#Cultura

Crowdfunding, una forma de mecenazgo y creación de identidad moderna

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En el mundo de los libros, el trabajo del editor pasa muchas veces inadvertido. El trabajo en la revisión, muchas veces reescritura y corrección, así como los llamados paratextos (esas cosas escritas en la contratapa o en las solapas), permiten que un producto literario acabado llegue a manos de los ávidos lectores. Sin embargo, la piratería, los archivos compartidos en internet e incluso los audiobooks que aparecen en diversas plataformas hacen que el mundo editorial quiera arriesgar menos en escritores desconocidos y se aventure solo en aquellos nombres consagrados. Por otro lado, “élites” tradicionales se han hecho con la mayoría de los medios de publicación, negando a muchos el acceso a ellas queriéndolo o no. Ellos son los dueños de la palabra escrita: los que aparecen en las portadas de las revistas y a quienes se les dedican grandes entrevistas en los diarios desde sus primeras obras.

Las editoriales independientes han hecho su parte en este esfuerzo, pero se encuentran con situaciones similares a las grandes, con el agravante de que, en este caso, estas editoriales independientes se juegan la vida como empresas.


El arte en general y la literatura en particular generan identidad y cohesión en un pueblo. Hoy, lamentablemente y con honrosas excepciones, vemos que muchas de esas áreas están a cargo de élites económicas que no arriesgan nada con las posibles pérdidas de un fracaso editorial.

La órbita musical hace tiempo que encontró una solución: el crowdfunding, es decir, solicitar al público destinatario de una obra musical el financiamiento en la medida de las posibilidades de cada destinatario del producto, a cambio de discos autografiados, entradas a conciertos o de aparecer en los créditos de la obra. En el caso de la literatura esto es más difícil: si bien se realizan presentaciones y lecturas en público, la palabra escrita es por naturaleza un placer reservado. Tales presentaciones y lecturas tienen por objeto principalmente ser una suerte de prólogo para el goce íntimo del lector ante el papel o la pantalla de su nuevo dispositivo electrónico. Por otro lado, la lectura se ha transformado en un placer caro, tanto por el costo de los libros en nuestro país, como por la escasez del tiempo. Muchas personas creen que debiera sacrificarse el costo de una salida a un bar con los amigos a cambio de un buen libro, pero ello es también un sacrificio; ¿acaso el goce de la conversación y la interacción social es el precio por la buena literatura? Empresas tales como Pentian y Bookolia han tenido éxito en el extranjero, pero en Chile aún pareciera que estamos en pañales en este sentido. Los aportes que estas compañías proponen además son modestos para los mercados internacionales, pero el tipo de cambio los hace onerosos para el público chileno.

Últimamente, hemos visto a personas como Leonardo Farkas o el mismo Andrónico Luksic que han sido capaces de ayudar a personas con las más diversas necesidades, sin embargo, su mecenazgo artístico aún es escaso. Los antiguos mecenas del renacimiento llegaron a ver su nombre inscrito en las páginas de la historia por su patrocinio a artistas e intelectuales, pero en Chile aún no vemos eso. Esto no se debe al egoísmo de los posibles mecenas, sino en gran parte a que la industria cultural se considera un negocio y se pide a los artistas ser además “gestores culturales” y empresarios de sus propios proyectos. Las cualidades empresariales, lamentablemente, no siempre van de la manos con las competencias creativas: así tenemos a muchos escritores manejando en Uber o como empleados de call centers, lo que tiene un inmenso costo en su calidad de vida y en su producción artística.

El arte en general y la literatura en particular generan identidad y cohesión en un pueblo. Hoy, lamentablemente y con honrosas excepciones, vemos que muchas de esas áreas están a cargo de élites económicas que no arriesgan nada con las posibles pérdidas de un fracaso editorial, pero que jamás tendrán tal experiencia, dado que además tienen acceso a medios de comunicación que los promocionan automáticamente. Por otro lado hay personas de un origen humildísimo que no tienen mucho que perder si dedican su tiempo a las artes, dada su costumbre en la vida menos que modesta. Tal fue el caso de un Pedro Lemebel. Una enorme clase media debe consagrarse a labores menores para financiar sus vidas y familias. ¿Cuál no sería su aporte si vieran concretados sus proyectos? ¿Cuánto no tienen que decir de la vida de la gran mayoría de los chilenos?

TAGS: #Crowdfunding #ProducciónArtística Literatura

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de abril

El arte no es que genere identidad, es que genera plata. El arte es una actividad economica, solo una mala comprension de lo que significa esta palabra, “Economia”, es la que lleva a pensar que el arte es economicamente inutil. Por lo mismo, suponer que el artista es un individuo o un colectivo fuera de la economia, es un pensamiento suicida. Condena a los artistas a no ser pagados ni retribuidos, pese al impacto economico de lo que ellos hacen. Una cosa es que el estado deba educar gratuitamente a las personas, algo que forma parte de mi credo personal desde siempre: otra es que el arte sea lo mismo que la educacion. No es lo mismo. Y el mecenzago tiene costos, tienes que depender de la voluntad de otra persona. A veces incluso someterte a sus dictados o lineamientos. No estoy para nada a favor del mecenazgo artistico, es tiempo de que los empresarios y lo el Estado dejen de dictar la pauta de lo que hace el artista. La clave de todo esto es que se entiende por “Economia”. La economia puede ser mejor o peor. Puede ser mas evolucionada o menos evolucionada. La gente puede pagar por ir a un prostibulo, actividad que no es de primera necesidad y que no tiene ninguna utilidad concreta para la vida, o puede leer un libro o ir al cine. A mi el victimismo artistico no me va, esto de que “no puedo pagar una entrada de cine o un libro, pero si puedo ir a una fiesta, al estadio o a un cabaret”, me parece una forma de manipulación de la sociedad. Que el artista no debe tolerar.

09 de abril

La verdad es que coincido contigo en casi todo. El arte es una actividad económica, sin embargo, está afectada por diversas distorsiones tales como monopolios, oligopolios además de estar muchas veces al servicio de los más variados intereses. Los mecenazgos, tanto el antiguo como el moderno, no son, sin embargo limosnas, sino una forma de inversión. Los antiguos mecenas del renacimiento no hicieron caridad, sino que invirtieron en los artistas para acrecentar su propio prestigio y para dar a conocer sus propias visiones de la vida. En el caso del crowdfunding es además una forma de inversión, pues las plataformas de corwdfunding hacen que los mecenas modernos reciban parte de las regalías de los diversos productos, como es el caso de Pentian. El crowdfunding sirve para diversificar el mercado, especialmente en un mercado editorial tan manipulado como el chileno. Por otro lado, si bien el arte es con todo derecho y propiedad una actividad económica, no es un mero negocio, sino además una actividad trascendental del quehacer humano.

10 de abril

Te encuentro toda la razón, tal como lo planteas. Sin embargo, creo que toda actividad económica es o debiera ser trascendente. Cuando gastamos en armas o en cosas que no necesitamos, en comida chatarra, o comprando compulsivamente, alimentamos una economia de inferior calidad. En cambio cuando comoramos arte, o cuando trabajamos en avtividades que benefician a la humanidad y no solo a nosotros, o cuando pagamos buenos salarios, alimentamos una economia superior. Podemos comprar o vender basura, o podemos comprar o vender cosas de provecho. Precisamente el neoliberalismo se caracteriza por exacerbar al máximo la compraventa y produccion de chimuchina, de malos servicios, bienes innecesarios. Es el negocio por el negocio, sin ningun afan de orden superior de beneficiar a los demas. Saludos, y gracias por tu columna y respuesta.

10 de abril

Tienes toda la razón, además que no se gana dinero escribiendo, salvo que seas una Isabel Allende. Lo digo por experiencia, tuve la suerte que RIL me publicara un par de libros y lo más que pude recuperar fue la mitad de lo invertido (la editorial me decía que eso ya era un logro).

Al final lo haces por un tema de satisfacción personal, además, es algo que de no hacerlo en algún momento te vas a arrepentir.

Ahora busco donde publicar el 3ero.

Saludos y describes una realidad

10 de abril

O sea, obvio. La gente cree que el arte es por satisfaccion personal, para sentirse bien uno, y no es asi. Evidentemente el que podria vivir del arte es el artista, el que escribe bien, que escribe buenas novelas, o pinta buenos cuadros. No el aficionado. Ademas hay que escribir mucho, crear mucho, y muy abundante, para poder vivir del arte. Porque es un trabajo. Es igual que ir a una oficina, o ser agricultor. No es grito y plata, es un trabajo constante. Tampoco es lo mismo crear libros de difusión o periodisticos, historicos, tecnicos, que novelas, obras de teatro, o pintar cuadros.

16 de abril

La misma historia con RIL con mi novel “Los Pájaros Negros”. No es que no se gane dinero con los libros, es que nosotros no ganamos dinero con ellos, pero te aseguro que si nos dieran la portada de una revista “Cosas”. “Caras” o “Capital”, lo haríamos. La palblra está secuestrada, estes es una forma de liberarla… a propósito: https://pentian.com/book/fund/5738

16 de abril

tu lo has dicho, Arturo, mejor expresado imposible, no es que no se gane dinero con los libros, es que los escritores no ganan, pero las editoriales si lo hacen, por algo existen… y se mantienen, contratan gente, y pagan un monton de cuentas. Todo artista conoce esa realidad, de hecho tambien hay otra cosa que la sociedad constantemente dice, y es que el arte o la literatura no se necesita para vivir, no se necesita para comer, yo invitaria a mucha gente a entrar a un supermercado y probar cuantas cosas de los estantes se pueden comer o son indispensables para la vida, les aseguro que no mas de un 40%.

16 de abril

Gio, te mandé un mensaje por dentro, no sé dónde te llegó.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

Los campamentos son una opción institucionalizada de carácter no formal que se configura como una opción y/o solución a uno de los hitos de mayor desigualdad que se producen en las ciudades desde antes ...
+VER MÁS
#Ciudad

Pobladores en pugna: La manipulación del Estado