#Ciudadanía

Santiago y su crecimiento: ¿proyectar o planificar?

7
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La semana recién pasada el Gobierno Regional Metropolitano de Santiago, una vez más, a espaldas de la ciudadanía, pero alineados con los intereses de las grandes inmobiliarias, aprobó la incorporación de 10.000 nuevas hectáreas a las zonas urbanizables de la RM de Santiago. Ello es una muestra más de la continuidad de las políticas urbanas que durante 20 años mantuvieron los gobiernos de la Concertación.

Respondieron así a la furiosa campaña comunicacional y a las públicas presiones, de destacados profesionales neoliberales y de representantes de las grandes inmobiliarias y del sistema financiero, desatadas después del rechazo del mismo, en junio del año pasado.  A través de esta campaña, se dedicaron a asustar a la población con el supuesto encarecimiento de los precios del suelo y de las viviendas, si es que éste no era aprobado a la brevedad.  Se habló incluso de que ya no quedaban terrenos disponibles para viviendas sociales, llegando incluso a jugar con las expectativas de los más vulnerables

De esta manera, el mercado nos ha impuesto otra de sus profecías auto cumplidas y nos llevará a que la RM llegue a 8 millones de habitantes dispersos en un territorio no planificado que consumirá 10.000 nuevas hectáreas de suelo rural, gran parte del cual ya se encuentra en manos de las mismas inmobiliarias que se la jugaron por la aprobación.

En su desvergonzada campaña, incluso han hablado a nombre de “la gente” y han afirmado que los habitantes futuros de la RM están dispuestos a viajar y pagar más y ver mucho menos a sus familias por vivir en una casa con más terreno y cerca de la naturaleza.

Curiosa tesis que lleva a pensar, a quien no conoce la realidad, que las poblaciones de Pudahuel Sur, Quilicura, Puente Alto, entre otras, hubieran acercado a las familias de nuestra capital a un mejor vivir y a un mayor contacto con la naturaleza.

Lo que estos “expertos” callan, es la gran diferencia que existe entre proyectar y planificar.  Mientras el primer término, solo se preocupa de constatar las tendencias sociales y del mercado y tomar decisiones  sin  cuestionar si estas son buenas o malas, el segundo, aborda las mismas, incorporando otras variables que contemplan  aspectos sociales, culturales, políticos y medioambientales, desde una mirada critica.

La planificación intenta ordenar el territorio, hacia un futuro mejor para todos los habitantes, o en su defecto, desechar una decisión que puede contraproducente o cargada de externalidades negativas, que la sociedad no es capaz de asumir y corregir de manera colectiva, cosa que no hace la proyección simple y pura, que se dedica a asumir las tendencias como si estas fueran un hecho irreversible.

Desde 1979, con la Política Nacional de Desarrollo Urbano de la época, en nuestro país solo hemos asistido a procesos de proyección territorial incapaces de cuestionar nada de lo que ha ocurrido durante todo este período.  Hace ya treinta y dos años que el libre mercado nos viene prometiendo una mejor ciudad y sin embargo, la que ha entregado, ofrece una, cada vez, peor calidad de vida a sus habitantes y favorece el centralismo y la concentración de la que tanto se habla pero sin hacer nada para remediarla. 

El mercado no ha logrado en 33 años construir barrios equipados y de carácter autosuficiente y, en cambio, ha extendido una ciudad fragmentada y segmentada en donde coexisten  el derroche y la escasez, el ocio y la superexplotación, la salud y la enfermedad, la acumulación y el empobrecimiento paulatino.

Como si fuera poco, en la ciudad del mercado cada porción de territorio posee una oferta de servicios equivalente a la que la demanda puede pagar, existiendo barrios en donde los que más tienen encuentran de todo en oposición a otros en donde los que menos tienen no encuentran nada.

El valor del suelo ha seguido subiendo y el promedio de viajes diarios por persona se ha más que duplicado, de la mano de las millonarias utilidades de los inversionistas que abogan por más suelo para seguir construyendo una de las ciudades más ineficientes, congestionadas y contaminadas del mundo.

Sería bueno que los Consejeros regionales que votaron por aprobar el nuevo PRMS, le explicaran a la ciudadanía, por qué Santiago habría de seguir creciendo en extensión cuando tiene mucho más de 10.000 Hectáreas en torno a su centro fundacional, en comunas como Quinta Normal, Lo Prado, Pedro Aguirre Cerda, Recoleta e Independencia, con un nivel de abandono y deterioro inexplicables y que podrían absorber el crecimiento de Santiago en los próximos treinta años, con un inmejorable acceso a infraestructura,  servicios básicos y con una disminución significativa del tiempo empleado en desplazamientos que podrían favorecer el desarrollo de todas las familias de nuestra sociedad. 

La respuesta que puedo aportar es simple: las utilidades de hacer negocios inmobiliarios en los terrenos de las comunas pericentrales de Santiago son significativamente menores que las obtenidas en aquellos lugares periféricos en donde el valor de la tierra es menor.  Como si fuera poco, el margen que los dueños de estos últimos terrenos, lograrán solo por el hecho del cambio de uso de suelo, es un negocio al que pocos logran resistirse.

Llama la atención, por lo mismo, que en todo este debate solo hayan hablado públicamente los expertos en proyección urbana, los especialistas en economía y los representantes de las empresas inmobiliarias, a través del oligopolio de la prensa nacional, en desmedro de la opinión  de los planificadores, académicos y dirigentes sociales que, desde el retorno a la democracia, vienen planteando la necesidad de contener e intervenir la ciudad con miras a generar equidad urbana, antes de que esta siga creciendo sin dios ni ley, solo regida por todopoderosa y eterna ley de la oferta y la demanda.

—————-

Foto: Olmovich / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de abril

Estimado Daniel, no es el mercado el que ha impuesto esto sino lisa y llanamente, el fuerte e imbricado nexo entre funcionarios políticos y directivos empresariales. Es decir, no es el mercado sino el mercantilismo moderno, el que por siglos ha otorgado privilegios económicos y legales y de todo tipo a algunos, a través de la expropiación y la confiscación, en desmedro de otros.

De hecho, lo que ocurre actualmente no se debe a una proyección del mercado libre, sino directamente a una planificación desde el poder gubernamental, en base a las influencias que funcionarios políticos y corporaciones establecen para beneficio mutuo, usando las herramientas legales y coactivas.

Contrario a lo que dices, lo que llamas planificación siempre termina por establecer decisiones no en base a si son buenas o malas, sino en base al beneficio inmediato para los planificadores y sus asociados corporativos. Y esto no es nuevo, es de larga data, y ejemplos tenemos muchos, donde las externalidades negativas de la planificación las terminan pagando ciudadanos comunes y corrientes y nunca los planificadores.

Saludos

10 de abril

Estimado Jorge:
En todo marco normativo, siempre hay personas detrás de las acciones que se realizan sobre el territorio. Al afirmar que es el mercado el que ha producido la mala ciudad de la que hoy somos victimas sileciosas, me refiero precisamente a que el marco normativo dentro del cual se han desarrollado las acciones sobre el territorio, ha estado regido por las lñeyes del mercado. independiente de la corrupción y del individualismo que siempre existirán mientras no haya participación y fiscalización efectiva de la ciudadanía hacia el quehacer político.

kmarky

08 de abril

Absolutamente de acuerdo con ambas opiniones.

Para agregar un poco de caldo a la discusion:

No seria mas economico (si es de economia el tema que se intenta discutir?) usar o utilizar un pueblo de menos de 3.000 habitantes, aplicar las mas modernas tecnologias y llevarlo al siglo XXII y asi experimentar formas mas factibles de desarrollo social y humano antes de seguir quebrandose el mate con una ciudad insalvable como Santiago????

Disculpen la extension de la pregunta, pero sin todo el texto no habria tenido sentido alguno la misma.

Para aumentar un poco mas aun al tema. Decir, que en los paises nordicos de las europas, hasta las comunidades (ni siquiera son pueblos) cuentan con los avances de punta en tecnologia. Ejemplos: Cuentan con conexion de hasta 32 MB a internet. Ya se prueba la posibilidad de llegar a los 100 MB de velocidad. Muchos tienen conexion de fibra de plastico (ja ja ja). Alambrado subterraneo. Mas del 95% de pavimentacion. Conexion aerea directa con centros hospitalarios. Multiples conexiones carreteras en todas las direcciones. Y un largo etcetera.

Si se tomara Molina o Pencahue o Traiguen, economicamente seria perfectamente posible convertirlas en ciudades del futuro… pues las inversiones son muy pequeñas en comparacion a las necesidades del Gran Santiagucho.

S2

08 de abril

Existe un dicho que se manifiesta más o menos así: “uno tiene lo que merece”. No deberíamos extrañarnos tanto de la forma en que se utiliza el suelo de una ciudad que se proyecta en un futuro inmerso en la sobrepoblación y por añadidura la contaminación de todo tipo. Lamentablemente las autoridades que permiten esto las elige uno; el problema es que mientras se están “cociendo estas habas” nosotros estamos preocupados de otros asuntos más personales. La sociedad y mercado que tenemos la hemos construido nosostros……¿cómo?…simple: mientras unos deciden, los otros están entretenidos en superficialidades o ensimismados en proyectos personales. Se olvida de pronto que la sociedad y el progreso se construye en conjunto…en SOCIEDAD….¿cuantos de nosotros participamos en sedes vecinales u otras instancias de participación ciudadana?. Por tanto cuando las decisiones están tomadas y ya nos bancaron un edificio carente de toda arquitectura, recién despertamos y nos damos cuenta de la ciudad….y a la hora de votar….¿nos acordamos?

comparto el blog del Arquitecto Federico Sánchez

http://bit.ly/g5ielD

kmarky

09 de abril

«uno tiene lo que merece»

Una de las cosas que he aprendido de las clases de Marketing, es que los medios de masas ya no informan, sino que simplemente crean opiniones, ideas y sociedades.

Chile es el producto de una estandarizacion mediatica. Cuando el 95% de los medios escritos, radiales y audio-visuales se adhieren a una teoria de sociedad, considerada como meros consumidores, entonces no nos puede sorprender el resultado.

Y por favor, que no se venga a hablar de que la Internet ha equilibrado las “fuerzas”, ya que hasta el mas idiota sabe, que menos del 20% de los ciudadanos tiene conexion real. Y de estos, menos de un tercio la usa como medio de informacion (cuestion de mirar las mediciones de los distintos actores).

S2

11 de abril

Estimado Daniel, confundes las leyes del mercado –oferta y demanda- con las leyes que podríamos llamar mercantilistas, que no las crea el mercado sino los legisladores. Y ese es el error en que incurres.

No es el mercado, entendido como libre acuerdos entre las personas, las que han generado una ciudad disgregada sino que las decisiones e imposiciones que establecen unos cuantos en algunas direcciones de obra…qué mejor ejemplo, que las expropiaciones en San Pedro de la Paz…

Y ojo, no confundas individualismo con egoísmo, son cosas radicalmente distintas…también hay egoísmo colectivo.

Saludos

Helios Murialdo

08 de agosto

Quisiera remitir al Alcalde y a otros interesados en este tema al artículo publicado por El Mostrador “Hacia una política demográfica integral” publicado el 7 de Agosto de 2015.
http:/www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2015/08/07/hacia-una-politica-demografica-integral/

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nuevo Impuesto Territorial o contribuciones de las propiedades se calcula considerando el avalúo afecto a impuesto, una tasa anual y una sobretasa dependiendo del caso.
+VER MÁS
#Economía

¿En qué consiste el reavalúo de una propiedad y cómo puedo apelar?

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores