#Ciudadanía

Participación ciudadana: una ley sin difusión

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La nueva ley de Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública es sin duda es un avance para la sociedad civil, ya que entre otras cosas reconoce el derecho de asociación de todas las personas y la facultad de crear asociaciones que expresen la diversidad de intereses sociales e identidades culturales. Los ministerios y servicios públicos tienen seis meses para dictar su respectiva norma de aplicación general.

Con la recién promulgada Ley Nº 20.500, sobre “Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública” culmina un largo ciclo que comenzó en 2004 con la participación de decenas de organizaciones, entre ellas la plataforma de ONGs ACCION. Y se inicia otro. El nuevo ciclo, previo a su plena vigencia, es responsabilidad del Ejecutivo y está destinado a definir el reglamento que debe velar por su adecuada implementación y aplicación en beneficio de los ciudadanos y ciudadanas, organizados y no organizados y del mejoramiento de los procesos democráticos de la institucionalidad pública chilena.

Durante el debate de esta Ley, ACCIÓN siempre insistió en que la participación es un tema más amplio, vinculado a la profundización de la democracia, lo que implica un bloque de reformas a la Constitución, al sistema binominal y a otras iniciativas que contribuyan de manera efectiva a aumentar la participación y a redistribuir el poder. Por lo tanto esta Ley, aunque representa un avance, es insuficiente.

Para garantizar el derecho de asociación, la Ley reconoce un conjunto de principios y normas generales, crea un registro nacional de personas jurídicas sin fines de lucro, el estatus de organizaciones de interés público y un fondo al que podrán acceder bajo condiciones de transparencia e igualdad. Además, reconoce normas sobre el voluntariado y sus organizaciones.

Por otra parte, la ley homogeniza el estatuto jurídico de las organizaciones facilitando la constitución, modificación y disolución voluntaria de corporaciones y fundaciones, y entregando a estas el control autónomo de estas actuaciones.

El nuevo régimen asociativo está concebido en forma descentralizada, radicando en el municipio la constitución de toda asociación con personalidad jurídica, estableciendo en el Registro Civil el registro público único de los principales actos de la vida civil de las organizaciones y manteniendo en el Ministerio de Justicia atribuciones de fiscalización.

Por otra parte, la ley introduce el principio de participación ciudadana en la gestión pública y concreta algunas formas de dicha participación en los órganos del Estado, a través de normas generales destinadas a ese propósito, el ejercicio del derecho a la información, la práctica de cuentas públicas anuales y la creación de consejos consultivos de organizaciones de la sociedad civil.

La completa y efectiva vigencia de esta ley está prevista para dentro de los doce meses siguientes a contar de la fecha de publicación en el Diario Oficial, plazo que la misma ley señala para implementar las disposiciones permanentes de la ley referidas a las reformas del régimen asociativo. A su vez, la ley concede un plazo de seis meses para que los ministerios y servicios públicos dicten su respectiva norma de aplicación general que establecerá modalidades específicas de participación que tendrán las personas y organizaciones. Se reconoce a toda organización y, en especial, a las organizaciones comunitarias el derecho a federarse y confederarse en los niveles regional y nacional.

Más allá de los contenidos de esta normativa, cuyos orígenes se remontan a un mensaje legislativo iniciado durante el gobierno del ex presidente Ricardo Lagos en 2004, llama la atención la prácticamente nula publicidad dada por el Gobierno a la promulgación y entrada en vigencia de esta ley, que regula materias de gran relevancia para el mejoramiento de la calidad de los procesos democráticos de deliberación y acción del Estado, y que consideran formas de participación de ciudadanas y ciudadanos en la gestión pública.

Es de esperar que en este período de definición del reglamento, el Ejecutivo se allane a recibir sugerencias de las organizaciones ciudadanas y escuche sus aprehensiones, sugerencias y comentarios para que su aplicación práctica responda a las necesidades de la sociedad civil, y no se transforme en una ley muerta incapaz de hacerse cargo de la urgencia de más y mejor democracia. Al menos en ACCION estamos trabajando para ello.

————-

Foto: Participation inequality – verbeeldingskr8 / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Sostenemos que esta ley no es aplicable a menores de edad por tres razones: la Convención; el caso Norín Catriman y otros con Chile; y el principio de especialidad de la LRPA.
+VER MÁS
#Justicia

¿Es correcto aplicar la Ley de Seguridad Interior del Estado contra Menores?

Parece al menos irrisorio que sea un instrumento como la encuesta la que finalmente direccione y controle el debate público
+VER MÁS
#Política

La sacralización de las encuestas, poder y flojera democrática

El problema de la democracia, que temía tanto Platón como Aristóteles, es que, efectuada dentro de un grupo social, o una masa pensante que, precisamente su problema estaría en aquella ausencia intelect ...
+VER MÁS
#Sociedad

Sobre el estatus social y el espíritu en Chile

El problema de la derecha no es nuevo, se basa en el temor a la pérdida de privilegios económicos que tienen asegurados con la actual Constitución.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La actitud antidemocrática de la derecha

Popular

Sostenemos que esta ley no es aplicable a menores de edad por tres razones: la Convención; el caso Norín Catriman y otros con Chile; y el principio de especialidad de la LRPA.
+VER MÁS
#Justicia

¿Es correcto aplicar la Ley de Seguridad Interior del Estado contra Menores?

Parece al menos irrisorio que sea un instrumento como la encuesta la que finalmente direccione y controle el debate público
+VER MÁS
#Política

La sacralización de las encuestas, poder y flojera democrática

El problema de la democracia, que temía tanto Platón como Aristóteles, es que, efectuada dentro de un grupo social, o una masa pensante que, precisamente su problema estaría en aquella ausencia intelect ...
+VER MÁS
#Sociedad

Sobre el estatus social y el espíritu en Chile

El problema de la derecha no es nuevo, se basa en el temor a la pérdida de privilegios económicos que tienen asegurados con la actual Constitución.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La actitud antidemocrática de la derecha

Popular

La redistribución que hacemos referencia se trata de crear vía para que fluya la riqueza entre personas para compensar la injusticia que es inherente a la economía de libre mercado
+VER MÁS
#Economía

La explicación científica de la Desigualdad

La idea del parásito es diseminante y es muy preocupante que, por ejemplo, se vea al débil como un parásito. Esta idea está ligada a los momentos más oscuros del siglo XX,
+VER MÁS
#Política

¿Parásitos?

Este tipo de lectura constituye no sólo una forma diferente de acceder a un libro o una manera de superar una carencia producto del ELA, es más bien una expresión concreta del apoyo al otro, que se trans ...
+VER MÁS
#Medios

Resplandores de la voz

¿Podría subir a la cama, morderme o violarme ? ¿Y el virus Hanta? ¿Y la rabia? Varias preguntas pasaron por mi mente sobre la esencia vital de este ratón hasta que, vencido por el sueño, me quedé dor ...
+VER MÁS
#Cultura

El pequeño ratón que duerme en mi cama