#Ciudadanía

¡Papieren! o Cómo abdicamos de la libertad

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“La delincuencia tiene cierta utilidad económico-política en las sociedades que conocemos. La utilidad mencionada podemos revelarla fácilmente:

Cuantos más delincuentes existan más crímenes existirán, cuantos más crímenes haya, más miedo tendrá la población, y cuanto más miedo haya en la población, más aceptable se vuelve el sistema de control policial.
La existencia de ese pequeño peligro interno permanente es una de las condiciones de aceptabilidad de ese sistema de control, lo que explica por qué en los periódicos, en la radio, en la televisión, en todos los países del mundo sin ninguna excepción, se concede tanto espacio a la criminalidad como si se tratase  de una novedad en cada nuevo día”.

Michel Foucault: “Las redes del poder”.

Globos de vigilancia ubicados estratégicamente en los sectores de menores recursos de las comunas más ricas, restitución del control preventivo de identidad, de la detención hasta por 4 horas, sin razón jurídica ninguna. Vigilancia y control. Derechos fundamentales de las personas, como la libertad, la privacidad, la privacidad del hogar, vulnerados de manera explícita por el estado y sus instituciones… y la gente lo acepta.


Cuantos más delincuentes existan más crímenes existirán, cuantos más crímenes haya, más miedo tendrá la población, y cuanto más miedo haya en la población, más aceptable se vuelve el sistema de control policial.

Y ¿cómo llegamos a eso?

Llevamos años expuestos a una campaña mediática impresionante. Un asalto ocupa 10 minutos de las noticias, que además fueron alargadas para incluir en ella más violencia y publicidad camuflada de noticia. Te asustan y te venden. Con eso se ha mantenido viva la televisión. En tiempos donde internet es, lejos, la mejor manera de informarse, con la libertad de poder elegir el lugar y la hora para hacerlo.
La campaña no era muy compleja: Mostrar delitos violentos por mucho rato haciéndolo parecer una gran noticia, luego agregar a un par de vecinos o lo que sea, que sentencien antes las cámaras: “En Chile la delincuencia hace lo que quiere y no hay justicia” .

La derecha acuñó la frase “puerta giratoria”. Muchos, de distintos sectores, se la tragaron y la repitieron como un  mantra.
La prensa hizo suya la frase y la agregó en todas sus noticias de crónica roja. De pronto los ciudadanos de Chile quedaron convencidos de que la delincuencia es el peor problema que tiene este país. Mientras, el Poder Judicial, Carabineros, la PDI y varias organizaciones entregaban datos que mostraban todo lo contrario.

Curiosamente la gente obvía la información, asimilan lo que llega vía show televisivo.

Sin embargo, uno ve gente paseando en bicicleta, corriendo, con sus aparatos tecnológicos en la mano, todos muy caros, sin ningún temor, todos los días. Familias enteras en los parques en bicicleta, teléfonos, tablets, computadoras… y eso no les da tranquilidad. La terapia de shock funciona a la perfección. El problema está en qué le pasa al país con esto.

Al instalar el miedo a cualquier otro que no conozcas, más aún si no es del mismo nivel socioeconómico, destruyen el tejido social. Convierten al otro en potencial peligro del que hay que cuidarse, en vez de verlo como un sujeto de derechos que vive en la misma ciudad.
La desconfianza también le sirve a los mismos a quienes les sirve el miedo. Habiendo desconfianza no hay unidad posible: divide y vencerás.
Los nazis “popularizaron” esto de andar con papeles en la calle, que confirmaran tu identidad y “la raza” a la que pertenecías. Cuando un soldado decía: “Papieren!” había que mostrar los documentos para obtener permiso de seguir caminando.
En el Chile de hoy dirán: “¡El carné!” Y habrá que mostrarlo para seguir adelante, de lo contrario podrás ser detenido hasta por 4 horas sin orden judicial. Y Chile no reclama, Chile lo acepta, las mujeres no piensan en que a sus hijos los van a detener, los tendrán 4 horas en la comisaría, a sus hijas las van a manosear, a los chicos pegarle. No, no piensan. Tienen miedo. Los asustaron, abdicaron de sus derechos.

El Estado sonríe feliz.

La teoría del enemigo interno triunfa otra vez. En los ‘70 y ‘80 eran los “comunistas peligrosos”; en los ‘90 fueron los musulmanes; ahora son los delincuentes. Todo sirve para asustar a una población que se informa solo por la TV, que pertenece precisamente a los grupos que quieren mantener el control social.
Sea obediente, trabaje, no reclame:  Papieren!

Y los ciudadanos aceptan ser tratados como sospechosos, con la ilusión de tener protección asegurada. Protección que es imposible obtener en una ciudad cualquiera.
Los delitos existen desde que existe la historia.
Y ¿qué haremos ahora? ¿Comportarnos como ciudadanos y exigir que se respeten nuestros derechos o portarnos como sospechosos, aceptando lo que digan para no meternos en líos?
Dicen “el que nada hace, nada teme” y entonces, yo les pregunto: Si nada temen, ¿por qué permiten que violen sus derechos y los de sus hijos? Si nada temen y son personas honestas ¿por qué permiten que los traten, a ustedes y a sus hijos, como delincuentes?

TAGS: Ciudadanía Control de Identidad Derechos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
servallas

02 de Octubre

Trinidad, quizás no sea tan terrorífico el escenario, mal que mal los nazis perdieron la guerra, y seguramente  no perdemos nada con mostrar el carnet, al fin y al cabo lo mostramos todos los días hasta para pagar la cuenta de falabella, y mientras no se cambien las leyes, quizás esto sirva para cuidarnos mejor de los malos.

03 de Octubre

Someternos a un Estado policial en que se restringen las libertades ambulatorias y se reprime comportamientos normales es un precio muy caro que pagar solo para postular ilusión de seguridad y ninguna mejora real. La represión de la delincuencia solo es justificable como medida de emergencia, y no como solución de fondo. Policía mas violenta, mas gente en la cárcel, mas desconfianza no hacen un mejor país. Un mejor país es uno donde los ciudadanos tenemos mejores opciones que ser delincuentes, mas confianza en un sistema que funciona y te protege, expectativas de poder construir un futuro deseable y no un desamparo por estar condenado a la miseria. Nada de eso se logra con mas control policial.

Sebastián Guillermo

03 de Octubre

Te compraste el cuento de que los comunistas se comen las guaguas.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia