#Ciudadanía

El Toqui

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los mapuches poseían una organización política cuyos conceptos me gustaría
replicáramos. No tenían líderes permanentes, no contaban con organizaciones
permanentes, sino que solo unían fuerzas cuando necesitaban enfrentar un problema que
afectaba a todos. De hecho existía cierta graduación en aquellas uniones, según fuera el
calibre del problema. Una unión forjada en sus vínculos ancestrales, en su solidaridad y
hermandad; el mingaco fue prueba de aquello, y, políticamente, los rehues, aillarehues y
el vutanmapu también lo fueron.

Cuando se dice que los españoles encontraron un pueblo desorganizado o dividido, es que no se entiende que, precisamente, era todo lo contrario: ellos vivían su libertad, pero cuando los problemas afectaban la nación adoptaban un vínculo férreo: fue la unión la que impidió el dominio ibérico por siglos. Aclaremos sí que no se trata de cualquier unión, pues la nuestra, la de estos días, tiene sus lados feos: la escala de la producción, el tamaño de la organización, lo cuantioso del usufructo, el tamaño del botín al fin y al cabo…, la unión de los mapuches era otra. Por cierto, aquella organización fue mermada por nuestra conquista; nuestras leyes los dividieron, porque precisamente les aplicamos nuestra organización, nuestra maldita forma de ver las cosas.

Y digamos que son —o fueron— un pueblo liberal. Cada lof o comunidad determinaba su
suerte y por algo se localizaban lo suficientemente alejados unos de otros, donde una
libertad no afectara a la otra. Y tampoco nadie se alzaba por sobre los demás, buscando
someter a sus hermanos… no se buscaba y no se permitía. En definitiva, el pueblo
mapuche rehuía al establecimiento del poder.

Cuando he planteado —y lo vuelvo a hacer— que eliminemos las reelecciones de todo
cargo popular, mi referencia de fondo es la desconcentración del poder. Elegir un alcalde,
debiera ser como escoger un cacique por un periodo determinado, para que comande la
tarea que le estamos entregando, la de solucionar nuestros problemas, pero luego,
váyase p’a la casa… Si los pueblos chilenos fueran rehues y los diputados loncos, no
cabría otra posibilidad de que ese hombre o aquella mujer ‘pertenecieran’ a ese pueblo,
sin embargo nos imponen representantes afuerinos con ‘domicilio legal’ en el lugar. Si las
provincias fueran aillarehues, nuestros senadores serían toquis, y de ellos, reunidos en un
vutanmapu, debería salir el Gran Toqui, alguien que haya venido de aquel lof o del otro o
de ese, pero no siempre del mismo lugar, el mismo lugar que creamos y aceptamos como
ovejas que van… como ovejas que van.

El problema de los mapuches es que han perdido aquello que los hizo indomables, y en
ningún caso me refiero a la violencia o su bravura, sino a su unión. Hoy más que nunca
necesitan escoger al Gran Toqui que los guíe en esta lucha. Un toqui que no cargue un
tronco durante horas, días, semanas, sino un toqui sabio, que encarne la esencia
mapuche y que busque a través del convencimiento que nuestro país por fin los entienda
y les retorne su espacio, su cultura.

El problema de nosotros es que nuestros toquis son los mismos de siempre, y pertenecen
a la misma casta que nos ha gobernado por 200 años, la misma que incluso terminó
domando al pueblo que alguna vez fue inconquistable en toda América Latina, y que
busca todo lo contrario, que seamos la nada misma, números que siguen las reglas
impuestas por unos pocos, vendiéndonos una individualidad que olvidó el bien común,
una individualidad sin el tesoro perdido: el tesoro de la verdadera unión de un pueblo en
su libertad.

———————–

Foto: Robinson Carimán – Tom / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
aymee suarez

23 de febrero

Hola que interesante historia una union dividida llena de respeto y solidaridad

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad