#Ciudadanía

El Toqui

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los mapuches poseían una organización política cuyos conceptos me gustaría
replicáramos. No tenían líderes permanentes, no contaban con organizaciones
permanentes, sino que solo unían fuerzas cuando necesitaban enfrentar un problema que
afectaba a todos. De hecho existía cierta graduación en aquellas uniones, según fuera el
calibre del problema. Una unión forjada en sus vínculos ancestrales, en su solidaridad y
hermandad; el mingaco fue prueba de aquello, y, políticamente, los rehues, aillarehues y
el vutanmapu también lo fueron.

Cuando se dice que los españoles encontraron un pueblo desorganizado o dividido, es que no se entiende que, precisamente, era todo lo contrario: ellos vivían su libertad, pero cuando los problemas afectaban la nación adoptaban un vínculo férreo: fue la unión la que impidió el dominio ibérico por siglos. Aclaremos sí que no se trata de cualquier unión, pues la nuestra, la de estos días, tiene sus lados feos: la escala de la producción, el tamaño de la organización, lo cuantioso del usufructo, el tamaño del botín al fin y al cabo…, la unión de los mapuches era otra. Por cierto, aquella organización fue mermada por nuestra conquista; nuestras leyes los dividieron, porque precisamente les aplicamos nuestra organización, nuestra maldita forma de ver las cosas.

Y digamos que son —o fueron— un pueblo liberal. Cada lof o comunidad determinaba su
suerte y por algo se localizaban lo suficientemente alejados unos de otros, donde una
libertad no afectara a la otra. Y tampoco nadie se alzaba por sobre los demás, buscando
someter a sus hermanos… no se buscaba y no se permitía. En definitiva, el pueblo
mapuche rehuía al establecimiento del poder.

Cuando he planteado —y lo vuelvo a hacer— que eliminemos las reelecciones de todo
cargo popular, mi referencia de fondo es la desconcentración del poder. Elegir un alcalde,
debiera ser como escoger un cacique por un periodo determinado, para que comande la
tarea que le estamos entregando, la de solucionar nuestros problemas, pero luego,
váyase p’a la casa… Si los pueblos chilenos fueran rehues y los diputados loncos, no
cabría otra posibilidad de que ese hombre o aquella mujer ‘pertenecieran’ a ese pueblo,
sin embargo nos imponen representantes afuerinos con ‘domicilio legal’ en el lugar. Si las
provincias fueran aillarehues, nuestros senadores serían toquis, y de ellos, reunidos en un
vutanmapu, debería salir el Gran Toqui, alguien que haya venido de aquel lof o del otro o
de ese, pero no siempre del mismo lugar, el mismo lugar que creamos y aceptamos como
ovejas que van… como ovejas que van.

El problema de los mapuches es que han perdido aquello que los hizo indomables, y en
ningún caso me refiero a la violencia o su bravura, sino a su unión. Hoy más que nunca
necesitan escoger al Gran Toqui que los guíe en esta lucha. Un toqui que no cargue un
tronco durante horas, días, semanas, sino un toqui sabio, que encarne la esencia
mapuche y que busque a través del convencimiento que nuestro país por fin los entienda
y les retorne su espacio, su cultura.

El problema de nosotros es que nuestros toquis son los mismos de siempre, y pertenecen
a la misma casta que nos ha gobernado por 200 años, la misma que incluso terminó
domando al pueblo que alguna vez fue inconquistable en toda América Latina, y que
busca todo lo contrario, que seamos la nada misma, números que siguen las reglas
impuestas por unos pocos, vendiéndonos una individualidad que olvidó el bien común,
una individualidad sin el tesoro perdido: el tesoro de la verdadera unión de un pueblo en
su libertad.

———————–

Foto: Robinson Carimán – Tom / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
aymee suarez

23 de Febrero

Hola que interesante historia una union dividida llena de respeto y solidaridad

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Nuevos

Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, p ...
+VER MÁS
#Ciencia

Becas Chile, la oficina al fondo del pasillo y la pérdida de confianza

¿Existe un aparato judicial a la altura de las circunstancias?, ¿existe voluntad política para reformar las fuerzas de orden y seguridad?, ¿o están simplemente blindándose unos a otros?
+VER MÁS
#Justicia

Lo que remueve en nosotros el cuerpo de un niño flotando en el Mapocho