#Ciudadanía

El Toqui

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los mapuches poseían una organización política cuyos conceptos me gustaría
replicáramos. No tenían líderes permanentes, no contaban con organizaciones
permanentes, sino que solo unían fuerzas cuando necesitaban enfrentar un problema que
afectaba a todos. De hecho existía cierta graduación en aquellas uniones, según fuera el
calibre del problema. Una unión forjada en sus vínculos ancestrales, en su solidaridad y
hermandad; el mingaco fue prueba de aquello, y, políticamente, los rehues, aillarehues y
el vutanmapu también lo fueron.

Cuando se dice que los españoles encontraron un pueblo desorganizado o dividido, es que no se entiende que, precisamente, era todo lo contrario: ellos vivían su libertad, pero cuando los problemas afectaban la nación adoptaban un vínculo férreo: fue la unión la que impidió el dominio ibérico por siglos. Aclaremos sí que no se trata de cualquier unión, pues la nuestra, la de estos días, tiene sus lados feos: la escala de la producción, el tamaño de la organización, lo cuantioso del usufructo, el tamaño del botín al fin y al cabo…, la unión de los mapuches era otra. Por cierto, aquella organización fue mermada por nuestra conquista; nuestras leyes los dividieron, porque precisamente les aplicamos nuestra organización, nuestra maldita forma de ver las cosas.

Y digamos que son —o fueron— un pueblo liberal. Cada lof o comunidad determinaba su
suerte y por algo se localizaban lo suficientemente alejados unos de otros, donde una
libertad no afectara a la otra. Y tampoco nadie se alzaba por sobre los demás, buscando
someter a sus hermanos… no se buscaba y no se permitía. En definitiva, el pueblo
mapuche rehuía al establecimiento del poder.

Cuando he planteado —y lo vuelvo a hacer— que eliminemos las reelecciones de todo
cargo popular, mi referencia de fondo es la desconcentración del poder. Elegir un alcalde,
debiera ser como escoger un cacique por un periodo determinado, para que comande la
tarea que le estamos entregando, la de solucionar nuestros problemas, pero luego,
váyase p’a la casa… Si los pueblos chilenos fueran rehues y los diputados loncos, no
cabría otra posibilidad de que ese hombre o aquella mujer ‘pertenecieran’ a ese pueblo,
sin embargo nos imponen representantes afuerinos con ‘domicilio legal’ en el lugar. Si las
provincias fueran aillarehues, nuestros senadores serían toquis, y de ellos, reunidos en un
vutanmapu, debería salir el Gran Toqui, alguien que haya venido de aquel lof o del otro o
de ese, pero no siempre del mismo lugar, el mismo lugar que creamos y aceptamos como
ovejas que van… como ovejas que van.

El problema de los mapuches es que han perdido aquello que los hizo indomables, y en
ningún caso me refiero a la violencia o su bravura, sino a su unión. Hoy más que nunca
necesitan escoger al Gran Toqui que los guíe en esta lucha. Un toqui que no cargue un
tronco durante horas, días, semanas, sino un toqui sabio, que encarne la esencia
mapuche y que busque a través del convencimiento que nuestro país por fin los entienda
y les retorne su espacio, su cultura.

El problema de nosotros es que nuestros toquis son los mismos de siempre, y pertenecen
a la misma casta que nos ha gobernado por 200 años, la misma que incluso terminó
domando al pueblo que alguna vez fue inconquistable en toda América Latina, y que
busca todo lo contrario, que seamos la nada misma, números que siguen las reglas
impuestas por unos pocos, vendiéndonos una individualidad que olvidó el bien común,
una individualidad sin el tesoro perdido: el tesoro de la verdadera unión de un pueblo en
su libertad.

———————–

Foto: Robinson Carimán – Tom / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
aymee suarez

23 de febrero

Hola que interesante historia una union dividida llena de respeto y solidaridad

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Ver a mujeres de diferentes orígenes, países y posiciones hablar abiertamente ha dado a muchas egipcias valor para compartir poco a poco sus experiencias de manera anónima o dando la cara.
+VER MÁS
#Género

#MeToo y #TimesUp ayudan a las mujeres egipcias a romper el silencio

La ley de pesca dejó muchos heridos y las causas judiciales por soborno, fraude al fisco y cohecho denominadas “Corpesca” y “Asipes” han dejado al descubierto lo intervenido y frágil que está el ...
+VER MÁS
#Economía

Jibia: Fin a la pesca de arrastre

La naturaleza del Petro fue muy controvertida, pues no cumple con varios elementos propios de las criptomonedas. No puede llamársele dinero virtual y tampoco se puede determinar con certeza si es un títul ...
+VER MÁS
#Economía

La CriptoVenezuela y el Petro

Poesucia, o la poesía sucia es un estilo que une la rebeldía sexual con la lucha de clases de una manera especialmente contemporánea: nada tiene que ver con el realismo socialista de otras épocas
+VER MÁS
#Cultura

¿Quién es Poesucia?

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

Voltaire, ya nos había advertido: “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”.
+VER MÁS
#Ciudadanía

A mano armada: Helicópteros, caballos y nepotismo

Algo que es transversal para ambos gremialistas es que acusan que esto es producto de maniobras y aprovechamientos políticos, con ello tratando de minimizar el vacío financiero de sus comunas y normalizan ...
+VER MÁS
#Municipales

La Florida y Viña del Mar: Administrando el desfalco municipal

Se requiere de un entorno flexible (digital) y abierto que diversifique y amplifique las formas de participación efectiva de los usuarios en torno al texto escolar, garantizando libertad de uso de los recu ...
+VER MÁS
#Educación

Hacia el Texto Escolar Abierto: Nuevos antecedentes