Los verdaderos héroes de la Mina San José - El Quinto Poder
#Sociedad

Los verdaderos héroes de la Mina San José

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“Señor Ministro, le pido un favor. Mire, yo creo que la fortaleza debiera tenerla usted, no flaquear ahora delante de la gente, porque provocó un sentimiento encontrado en ellos, se asustaron mucho más. Si hay que darles esperanzas, hay que darles esperanza… le pido firmeza, Ministro” (7 de agosto).

Ese momento ha sido a la postre el reflejo de lo extrañamente hermoso que muestra la historia que se ha ido tejiendo con los mineros atrapados a siete cuadras bajo tierra: la clase trabajadora instruyendo a la clase dominante.

Se ha de dimensionar el contraste: un ex-ejecutivo top para el cual personas, como este familiar, fueron números vistos desde su oficina en la gerencia de las empresas de Horst Paullman; un ministro ad-hoc al estilo Piñera, al igual que el resto del gobierno, que no entiende a la gente sencilla, ni se compenetra con ella; gente que vaya si puede dar lecciones. Es cierto, esto le sirvió a Golborne para que se pusiera las pilas, y a la larga, para que comenzara a hacer bien su trabajo. No solo éste, sino el que le queda por delante; y qué bien que los equipos de Piñera comiencen a hacer lo mismo, porque cambiará su manera de ver los problemas, y de solucionarlos.

Pero este ciudadano no solo dio cátedra a la autoridad, también representó a millones de chilenos que están cansados de las desigualdades que presenta el país. A todos aquellos que están chatos de trabajar como bueyes, no siendo reconocidos y para que brillen otros; a aquellos que están cansados de esperar verdaderas soluciones pasado ya medio año de ocurrir un terremoto grado ocho coma ocho y, sobre todo, de sufrir la muerte de parientes que en algunos casos pudo ser evitada, de no ser por la estupidez de las autoridades; a aquellos que tienen que viajar todos los días en un error creado por gobiernos que se suponían aptos para ejercer su labor; a aquellos que tienen que aguantar la postergación de vivir en pequeños pueblos que ya a nadie les importa.

El encauce al ministro fue también una especie de “¡Aprende, tal por cual!”, que se escuchó en este lado del país al que la elite mira desde sus castillos.

Esta lección para las autoridades no se ha tratado de un acto aislado. Los familiares fueron los que insistieron en la participación de mineros que conocieran la mina San Esteban, en los equipos de rescatistas; y así se hizo. Los familiares estuvieron presionando, opinando, al acecho de la autoridad, la que se vio obligada a permanecer al pie del cañón haciendo la pega —los jefes supervisados por sus empleados—. Los mismos familiares que se pararon en un cerro, juntos, con banderas chilenas, a celebrar, allá donde las cámaras no llegarían, alejándose de la mentira comunicacional —aunque duró poco, porque alguien quería más—. Y, por supuesto, también los treinta y tres mineros que, aparte del ingenio utilizado para sobrevivir y también comunicarse, enviaron un mensaje completo, contundente: “Estamos bien en el refugio los 33”.

¡Es un triunfo de los postergados del país!

Por lo mismo molesta escuchar a analistas, a personas que parecen sensatas, decir que ahora el gobierno de Piñera logró ser apreciado por la gente, que el gobierno no perdió la esperanza (¡?), que comunicó bien (¡?), que el gobierno logró una hazaña, o que felicitan a Piñera y Golborne por lo bien que lo hicieron, cuando a lo más cumplieron con su trabajo, que por lo demás estuvo recargado de efectos comunicacionales.  ¡Si los familiares fueron carne fresca que los leones pudieron devorar, y, pasadas las horas, hasta las hienas pudieron comer!

Aquellos que tienen tribuna, ¡despierten! Ustedes saben que vivimos en un tiempo donde las autoridades, los políticos especialmente, viven su trabajo ‘comunicacionalmente’: solo si les ponen una cámara trabajan. El estandarte lo llevan el mismo Piñera, Jacqueline Van Rysselbergue, Guido Girardi, Alejandro Navarro, Evelyn Matthey, Lily Pérez, y muchos otros…

No he podido encontrar el nombre de la persona que dice las palabras que inician esta columna; no fue nombrada en la televisión, los diarios o la radio. Revisé en Youtube, Google, y nada; una periodista del diario Chañarcillo lo está averiguando. En mi búsqueda noté que lo más cercano a identificar a los familiares de los mineros, es ‘familiares de los mineros’. Noten que recordamos a Franklin Lobos por haber sido un futbolista famoso…

Dicen que los mineros cantaron el himno nacional cuando llegó el sonido hasta ellos. Qué felicidad la verdadera patria, qué felicidad para un puñado de compatriotas que sienten que no están solos, qué felicidad debiera sentir todo chileno de lo mismo, porque muchos se encuentran atrapados en un hoyo invisible, insentible, que cada vez se hace más profundo.

Desde aquí no sólo escucho su felicidad, escucho también un mensaje que nos recuerda a todos nosotros que los verdaderos héroes de la jornada son ellos, son también sus familiares, son los rescatistas que bajaron y arriesgaron el pellejo, los mineros que querían entrar sin importar los riesgos, los ingenieros que pensaron cómo hacerlo mejor y no se rindieron, todos aquellos cuyos nombres no conocemos. Nadie más.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de agosto

Los postergados son los poltergeists de los posgraudados de Harvard

27 de agosto

al igual que el resto del gobierno, que no entiende a la gente sencilla, ni se compenetra con ella; gente que vaya si puede dar lecciones esto es lo mejor.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La protección de los derechos humanos y la protección del planeta son dos caras de la misma lucha. El cambio climático exacerbará las desigualdades existentes.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los países ricos no pueden seguir fingiendo que el Cambio Climático no los afecta

Con lo poco que poseen y con lo mucho que se desarrollan, “no importa la sala de clases, lo que importa es el libro que lees”, me dijeron.
+VER MÁS
#Sociedad

Alamar, descripción de una comuna Cubana.

Contar con una mayoría electoral y parlamentaria es condición necesaria, pero en ningún caso suficiente para emprender un programa de reformas que aspirasen a alterar las bases sobre las cuales se susten ...
+VER MÁS
#Internacional

Recordando el ocaso de la Primavera de Praga

La idea de un Museo de la Democracia, donde los ciudadanos podamos ver como han evolucionado los primeros postulados en Atenas sería interesante
+VER MÁS
#Política

Izquierda y democracia

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda