#Ciudadanía

Coronavirus y la invencible vulnerabilidad humana

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Si hay una verdad humana innata e irrebatible, es la que nadie nunca desea morir. La muerte es, junto al nacimiento del que no tenemos conciencia, paradojalmente el más importante episodio de nuestras vidas. Por vivir balanceándonos siempre en el inestable péndulo de la vida y la muerte, se evidencia nuestra fragilidad al confirmar constantemente la única certeza que tenemos desde que abrimos la conciencia, nuestra mortalidad.

Pero con la perplejidad de una amenaza de muerte por una catástrofe colectiva inesperada, estalla una alarma general que se multiplica cada segundo en una simbiosis entre la devastación de nuestra seguridad y la dura evidencia de nuestra vulnerabilidad por una posible muerte impensada de la que no tenemos control alguno.


La conclusión más relevante en esta catástrofe global, es que regresamos fielmente a lo que nos ha unido y convertido en el animal más exitoso de la tierra: la solidaridad, la fraternidad y la cooperación de todos para todos, que ha sido, es y será la única fórmula para sobrevivir superando encrucijadas y catástrofes

Esto es lo que nos está pasando con la amenaza global de la macro crisis sanitaria, cuya onda expansiva erosiona gravemente la economía y la política que quedan colonizadas por la pandemia. En esta triple crisis, sin duda, no caben las trincheras ni el aprovechamiento partidista, sino sólo la unidad.

Cada catástrofe desencadena las miserias y bondades de nuestra especie. Como los ciberataques a la estructura sanitaria española en medio del drama; o los buitres financistas carroñeros aprovechando la crisis para hacer especulación bursátil; o los irresponsables que incumplen la cuarentena. Estas miserias humanas ―una mezcla genuina de maldad, estupidez y crimen― se enfrentan en medio de la tragedia.

Pero está también la bondad de la mayoría. Como las cajeras de supermercados o el personal sanitario comprometiéndose hasta las últimas consecuencias. Son heroínas y héroes anónimas que, sin buscar estrellas en el pecho, ofrecen sus vidas por nosotros.

Porque nosotros, el homo sapiens, somos la especie mejor preparada del planeta por tener una condición insuperable para enfrentar con éxito cualquier catástrofe: la cooperación, la fraternidad y la solidaridad, que son los valores humanos que han sacado adelante a nuestras civilizaciones y han hecho posible nuestra reproducción como especie. En esta mega triple catástrofe no será distinto.

Esta pandemia sin precedentes en la historia de la humanidad, abre un nuevo ciclo con un antes y un después. En las otras grandes pandemias las personas indefensas no pudieron protegerse más que con plegarias a sus dioses, como en las pestes medievales que arrasaron civilizaciones cambiando la historia.

Y es que, por primera vez en la historia de la humanidad, una pandemia de una fuerza mortífera enorme es enfrentada y, seguramente, vencida en corto tiempo. Un hecho inédito que cambiará la historia de nuestra civilización.

La gran diferencia, es la fortaleza actual de la ciencia.

Toda la planificación estratégica para controlar la propagación de la pandemia está basada en conclusiones científicas. Y la salvación será por la inteligencia humana creando una vacuna. Y por el poder público, principalmente del Estado democrático que gestiona la crisis con un dilema gigantesco que resolver: mantener los equilibrios entre una atención sanitaria que no colapse e implementar medidas de rescate que minimicen la debacle económico-financiera que produce la paralización productiva de países enteros.

Sin duda, esta pandemia reproducirá las desigualdades estructurales que padecemos, local y globalmente. Los pobres ―personas y países― serán nuevamente los más perjudicados. La desigualdad socioeconómica determinará quién se salva y quién no.

Así, queda al descubierto la fortaleza de los servicios sanitarios públicos y la capacidad del Estado democrático de cada país para enfrentar la crisis. Que este drama global sirva para entender la importancia de las instituciones públicas; y que no deberían seguir separándonos unos modelos económicos que alientan sólo la acumulación obscena de riqueza en una élite cuyos inconmensurables privilegios se obtienen por una desigualdad social tan radical como insostenible.

Por otra parte, el individualismo competitivo consumista extremo que exige el modelo neoliberal global, ha reducido a la irrelevancia los valores colectivos de la solidaridad y la cooperación, financiarizando las relaciones humanas. Los valores deshumanizados se han confinado a un “todo lo que tienes es todo lo que vales”.

Sin embargo, en estos momentos apocalípticos todas las miradas están puestas en el Estado democrático, tan vilipendiado, minimizado y desfinanciado los últimos 40 años por el neoliberalismo hegemónico. Ese Estado en esta crisis está distribuyendo el bien común, protegiendo la salud y la seguridad de toda la población.

La conclusión más trascendental en esta catástrofe global, es que regresamos fielmente a lo que nos ha unido y convertido en el animal más exitoso de la tierra: la solidaridad, la fraternidad y la cooperación de todos para todos, que ha sido, es y será la única fórmula para sobrevivir superando encrucijadas y catástrofes.

En esta crisis tenemos, además, la oportunidad desde nuestra fragilidad y enorme vulnerabilidad, de mirarnos frente a frente para comprobar que no nos tenemos más que a todos nosotros, y que por eso debemos siempre apoyarnos y protegernos. No sólo en una catástrofe como la que estamos sufriendo, sino siempre. Nuestra vulnerabilidad nos hace dignos y tener conciencia de los valores fundamentales de nuestra especie.

Nuestra vulnerabilidad es nuestra fortaleza.

TAGS: #Coronavirus #Humanidad #Pandemia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de Abril

Es cierto que la solidaridad, la cooperación y la fraternidad son valores fundamentales que nos permiten sobrevivir, pero esos valores sin desarrollos tecnológicos, investigación, recursos (que implica generación de riqueza) e industria, no son más que buenos deseos, quienes buscan la destrucción de la economía, de los mercados, de las iniciativas, inventos y emprendimientos, es decir del desarrollo de la inteligencia y las capacidades humanas, y siempre bogan por un colectivismo que nivela hacia abajo, no entienden, ni nunca podrán entender que además de ser integrantes de colectivos, también somos individuos, en ambos contextos somos humanos, buscar el equilibrio es la gran tarea pendiente.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
En Aysén reserva de vida se han fundido nacidos y criados con venidos y quedados. La única condición: albergar un cariño entrañable por la Patagonia
+VER MÁS
#Sociedad

Ese diverso (y revuelto) río de nacidos y avecindados

El rol del Estado y el fortalecimiento de "lo público" constituyen hoy no sólo necesidades imperantes, sino incluso, exigencias éticas en la lucha contra la desigualdad develada esta vez por la ...
+VER MÁS
#Política

La pandemia de la desigualdad

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Popular

En Aysén reserva de vida se han fundido nacidos y criados con venidos y quedados. La única condición: albergar un cariño entrañable por la Patagonia
+VER MÁS
#Sociedad

Ese diverso (y revuelto) río de nacidos y avecindados

El rol del Estado y el fortalecimiento de "lo público" constituyen hoy no sólo necesidades imperantes, sino incluso, exigencias éticas en la lucha contra la desigualdad develada esta vez por la ...
+VER MÁS
#Política

La pandemia de la desigualdad

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

Es importante que la labor del Estado, en este momento apoye y genere condiciones. Es preciso dejar la rigidez del proyecto político y ayudar a mejorar la salud mental de profesores y estudiantes, que por ...
+VER MÁS
#Educación

Generemos un nuevo equilibrio en el ejercicio de la pedagogía