#Ciudad

Vespucio Oriente: el problema no son las expropiaciones

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es una mala solución porque no hace más que dilatar la adopción de medidas que sí tienen alto impacto a la hora de enfrentar la congestión vehicular. El problema no es la falta de infraestructura, sino el exceso de vehículos. Una ciudad del tamaño y características de Santiago no puede basar sus políticas de movilidad en el uso del automóvil particular; no hay calles que aguanten ni economía que lo resista.

Nada mejor para un proyecto de dudosa conveniencia que centrar su discusión en un tema menor que logre desviarla atención de la opinión pública y así no entrar de lleno en el debate de fondo sobre las soluciones que plantea. Con el perdón de los potenciales afectados (que están en todo su derecho de reclamar por una propuesta que no se ha caracterizado por su transparencia), creo que es un error focalizar el problema de la Autopista Vespucio Oriente en el tema de las expropiaciones, ya que nos distrae del asunto principal, que es el de la autopista urbana como solución a la congestión vehicular en Santiago. Centrar la discusión en la posible demolición de casas nos hace creer que una vez salvado el obstáculo (ya sea evitando la demolición o llegando a un acuerdo satisfactorio para los afectados) desaparecen inmediatamente los problemas que lo originaron. Nada más lejano a la realidad. Vespucio Oriente no es una mala solución por la expropiación de las propiedades de algunos vecinos, sino porque en modo alguno resuelve las necesidades de movilidad de la ciudad. Más bien significa un retroceso.

Es una mala solución porque no hace más que incentivar el uso del automóvil particular, que es justamente el que produce los altos niveles de congestión en nuestras calles. El fenómeno se llama tráfico inducido, y se define como el progresivo aumento en la demanda (más autos en movimiento) a raíz del incremento en la superficie de circulación (nuevas vías). ¿Suena fantástico? Es exactamente lo que ha ocurrido con autopistas urbanas como la Costanera Norte, que en pocos años pasó de ser una vía rápida a un río de automóviles andando a baja velocidad en las cada vez más prolongadas horas punta. En materia de agilización del tráfico, Vespucio Oriente es pan para hoy y hambre para mañana.

Es una mala solución porque destruye el espacio público, no importando si se construye a nivel de suelo, elevada o bajo tierra. Un túnel puede dar espacio a un parque en su superficie, pero también debe contemplar grandes obras para entradas y salidas de vehículos –se informa que en este caso serían cinco- que producen profundas heridas en el tejido urbano, segregan barrios, y generan típicos cuellos de botella que a la larga originan gran congestión dentro y fuera de la autopista. En otras palabras, la velocidad que supuestamente se gana al interior de la vía expresa se pierde al momento de salir de ella y entrar a la vialidad local.

Es una mala solución porque no hace más que dilatar la adopción de medidas que sí tienen alto impacto a la hora de enfrentar la congestión vehicular. El problema no es la falta de infraestructura, sino el exceso de vehículos. Una ciudad del tamaño y características de Santiago no puede basar sus políticas de movilidad en el uso del automóvil particular; no hay calles que aguanten ni economía que lo resista. La congestión vehicular no se combate multiplicando la cantidad de vías para la circulación de más automóviles, sino ofreciendo más y mejor infraestructura para el transporte público, la bicicleta y la caminata, y adoptando medidas orientadas a hacer un uso más racional del automóvil, como la gestión del estacionamiento, el establecimiento de zonas de tarificación vial, y el fomento al uso del auto compartido.

Es una mala solución porque nos hace creer que es la ciudad la que tiene que adaptarse al número creciente de automóviles, y no al revés.

El desafío de los próximos años no es el aumento en el número de autos, sino cómo los utilizamos. Contrariamente a lo que se nos quiere hacer ver, Santiago no está condenado a Vespucio Oriente, una solución que sólo beneficia a quien la construye. Santiago necesita –y merece- otro tipo de respuestas, basadas en políticas de transporte y desarrollo urbano orientadas a disminuir distancias de viaje y a mover gente, no vehículos. Es de esperar que el debate suscitado por la construcción de Vespucio Oriente nos lleve a una discusión más rica sobre el modelo de ciudad en que queremos vivir y cómo queremos movernos en ella. Santiago tiene todo para tener un sistema de transporte público de alto nivel, integrado a redes peatonales y ciclistas, y que actúe de manera complementaria al transporte particular. Para avanzar en esa dirección no necesitamos construir grandes autopistas de supuesta alta velocidad, sino más bien plantearnos para qué queremos usar y cómo queremos vivir las calles y barrios que actualmente tenemos.

————-

Foto: La Tercera

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

31 de enero

Esa es una medida inteligente. Pero para eso pareciera que las personas que deciden no lo son sólo ve negocios
Que pena!
Y las personas que lo plantean como solución de futuro , como tantas buenas ideas pero que no producen dividendos inmediatos. NO TIENE ACOGIDA EN ESTE CHILE CORTOPLACISTA Y CORTODEFRENTES

31 de enero

El gran pensador Dn Otto nos ha enseñado a “vender el sofá” a modo de solución Esta lección ha sido utilizada mañosamente por los seguidores de Milton Friedman en $hile (país conejillo de indias ) Rodrigo Diaz lo explica claramente!!!!

Las expropiaciones son lo de menos – pedestre

31 de enero

[…] publicado en El Quinto Poder Imagen: Patricio Fuentes, La […]

01 de febrero

Como vecino de La Reina, ciudadano de ésta tremenda jungla de cemento llamada Santiago y ciclista consciente, que a diario tiene que lidiar con los tacos y el tráfico vehicular, comparto plenamente las ideas planteadas en éste artículo. Si bien muchos vecinos se verían tremendamente afectados por las expropiaciones de sus hogares por ésta irracional medida, tenemos que dejar de mirarnos el ombligo y pensar en grande, en el futuro de ésta metropolí, cómo queremos vivirla, cómo ocupamos los espacios públicos, cómo nos relacionamos y trasladamos de un lugar a otro, cómo comprtimos dichos espacios, etc. Saludos..

02 de febrero

PORQUE NO PUEDEN HACER LAS COSAS BIEN?????TANTA ES LA CODICIA , QUE NO LES IMPORTAN LAS PERSONAS ????

Anónimo

02 de febrero

[…] Fuente: El Quinto Poder […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?