#Ciudad

Bajo el pavimento, ayer hubo vida

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Debajo del pavimento había vida

Existen situaciones que, por cotidianas, transcurren inadvertidas.  Las vemos pero no miramos, las vivimos pero no nos detenemos a comprender su impacto en nuestra existencia.  Incluso en nuestras percepciones.

Los efectos de la artificialización en los ecosistemas es ejemplo de ello.  Avanzamos interviniendo territorios, necesario dada nuestra dependencia de la naturaleza, pero a niveles en que éstos dejan de cumplir sus funciones originarias y entregar servicios para nuestra propia vida de calidad, actual y futura.

Muestras hay por montones.


Sí, el pasto, ese simple pasto que crece sobre la tierra, permite absorber el calor, retener el agua y liberarla cuando se necesita, y generar minúsculas áreas de sombra.  Ese pasto tiene una función que cumplir.  Existamos o no nosotros.

Periódicamente en Chile somos notificados de la tragedia en que se transforman los aluviones que bajan de las cumbres y que, arrastrando todo a su paso, arrasan con caseríos, viviendas, bloquean carreteras.   Escrutando el cielo con consternación, no son los suficientes quienes relacionan el cambio de uso de suelo de las laderas (tala de bosques y vegetación nativa mediante) con la fragilidad de estos ecosistemas ante eventos pluviales extremos.  Los árboles antes ahí presentes, mediante múltiples y complejas interrelaciones, han evitado desde tiempos inmemoriales que el agua acumulada vaya sumando escombros y material que irá devastando todo en su tránsito sin obstáculos cerro abajo.

Porque los bosques en las montañas son mucho más que muebles, tablones, paneles o leña.

Hemos ido dejando múltiples entornos destruidos sin apreciar, siquiera, del importante rol que cumplen.  Y vamos así, ciegos por nuestro optimismo tecnológico (asumiendo que tecnología es fundamentalmente artificialización), dejando heridos y muertos en nuestro camino hacia lo que llamamos progreso y desarrollo.

Preocuparnos de esto, de comprender que la naturaleza no es sólo un recurso al cual echar mano (malamente, incluso), es necesario hoy más que nunca.  O, mejor dicho, porque no se consideró fundamental ayer, hoy es esencial.  Vital.

Lo vemos con la extracción masiva del Sphagnum magellanicum (pompón de las turberas), esencial para el ciclo hídrico. En el uso de fuentes energéticas que emiten material particulado a ambientes sin capacidad para su dispersión atmosférica.  En actividades productivas como la salmonicultura que asfixia e intoxica el maritorio por la codicia empresarial.

No es, como nos enrostra la caricatura, dejar de respirar para no emitir CO2.  Ni nunca más cosechar frutos de los árboles porque el calafate que comemos impacta el arbusto.  Es preocuparnos porque aquello que nos es fundamental siga siéndolo, por su capacidad de renovación.  Y que luego del proceso de transformación al cual lo sometemos, reflexionar sobre la capacidad del ecosistema de absorber el impacto y reincorporarlo al ciclo de vida, es decir, sin dejar de cumplir sus funciones.

Desde hace un tiempo ha llamado mi atención el efecto sistémico de las ciudades en los territorios en que se insertan.

Uno en particular que me convoca es el efecto conocido como “isla de calor urbana”, fenómeno  particularmente provocador.

Se llaman “isla de calor urbana” al impacto que produce en el clima local el cambio de uso de suelo, con el fin de desplazar vegetación por materialidad urbana.  Bosques, matorrales, pasto, por edificios, casas, pavimento.

Ya hace unos años recordaba lo que el académico de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, Hugo Romero, señala en el artículo “Ondas e islas de calor en los barrios de Santiago: Un fenómeno no registrado por los termómetros oficiales”: “Las construcciones se realizan destruyendo las cubiertas verdes –agrícolas, forestales o naturales–, lo que elimina el efecto de sombra y especialmente el consumo de calor por parte de los vegetales, que procede mediante el proceso de evapotranspiración, es decir, que las plantas y árboles sustraen desde la atmósfera para transferir el agua del suelo, captada por sus raíces, hacia las capas de aire que las rodean”.

A esto se agrega que “el cemento y asfalto de las construcciones absorben gran cantidad de calor, que solo podrían ser reducidas por la existencia de grandes superficies vegetales o cuerpos de agua”.

Hasta aquí, el foco está puesto en los servicios ambientales.  Los beneficios que al ser humano nos entrega la naturaleza.  Pero falta la variable ética.  La naturaleza, la biodiversidad, los ecosistemas, la vida, hay que cuidarla y protegerla porque es lo correcto.  Porque allá afuera, asumiendo que en el medioambiente hay un ellos y un nosotros, existen seres sintientes, individualidades que trascienden la decisión que el ser humano pretenda adoptar sobre ellos.

Sí, el pasto, ese simple pasto que crece sobre la tierra, permite absorber el calor, retener el agua y liberarla cuando se necesita, y generar minúsculas áreas de sombra.  Ese pasto tiene una función que cumplir.  Existamos o no nosotros.

Libros y expertos nos han enseñado que economía es la ciencia social que estudia cómo satisfacer las necesidades de las personas (prácticamente infinitas, la mente humana es muy creativa en ello) mediante los escasos recursos disponibles.  Lo paradójico es que, aunque se asume que lo que tenemos a disposición es limitado, en la práctica las decisiones que se toman en materia económica (con el crecimiento sin fin como puntal) dan por sentado que el planeta no tiene límites biofísicos.

En los correos que un amigo envía periódicamente, hay una firma muy especial: Debajo de los adoquines está la playa, dice su pie de página.

Por eso, cuando caminemos por la ciudad, siempre recordemos que debajo de ese pavimento alguna vez hubo vida.  Parte de los desafíos hoy es recuperarla.

TAGS: #CiudadesSostenibles #Naturaleza Desarrollo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

25 de Abril

Al leer este artículo, pienso en la Plaza de Armas de Santiago, que fue transformada en una costra de cemento, al igual que la zona entre los Tribunales de Justicia y el antiguo Congreso. Quizás, lo hacen para ahorrar agua para regar y pagar trabajadores que lo hagan, sin pensar en la salud de los habitantes, creando así otra forma de desigualdad social.

Áreas verdes mejoran la salud mental

Saludos

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza