#Chile 2030

Agenda 2030 en Chile, de poetas y cuenteros

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Debo comentar un asunto serio. Este año nuestro país será sede de uno de los eventos más relevantes en el contexto del cambio climático que el planeta está padeciendo desde hace años sino decenios, la Conferencia de las Partes número 25 o COP25. Esta reunión anual de expertos medioambientales, científicos, ONG’s y funcionarios políticos de distinto rango y pelaje vinculados a los ministerios de incumbencia ambiental, se efectúa año tras año para tratar de contener el desastre en marcha que la especie humana ha ayudado significativamente en su fortalecimiento y desarrollo. Lamentablemente con escaso éxito después de un cuarto de siglo de esfuerzos de la comunidad científica y de las organizaciones ciudadanas por llamar la atención a la clase política y económica mundial (y local), sobre las desoladoras consecuencias que ya están padeciendo los grupos humanos y no humanos más vulnerables del planeta. Y nuestro país será sede de ese evento. Un país de poetas (van quedando menos lamentablemente) y de cuenteros (cada vez son más, por lo visto).


En esta época donde las utopías parecen inexistentes, lo que conlleva a una degradación total de la imaginación del ser humano al servicio del ser humano, la casta político institucional criolla podría echar mano a alguna de las ideas fuerzas contenidas en esta Agenda 2030

Siempre me ha llamado la atención las declaraciones y resoluciones sensatas y realistas que se aprueban en pomposas sesiones plenarias en el edificio neoyorkino de Naciones Unidas que tienen que ver con temas socioambientales (y de otra índole), donde la gran mayoría de las Naciones aprueban sus contenidos, los que posteriormente son ratificados por sus parlamentos respectivos; como ocurre regularmente con el Estado de Chile (a excepción del Acuerdo de Escazú hace no tanto tiempo). Lo curioso son las acciones contradictorias que adoptan posteriormente los Estados, las que colisionan directamente contra el espíritu y la letra de los acuerdos internacionales que se firman y ratifican. Nuestro país es un claro ejemplo de por qué a 25 años de la primera reunión COP en Berlín, las tasas de emisión de gases de efecto invernadero es muy difícil que lleguen disminuir en un horizonte de tiempo cercano.

El último ejemplo que refuerza mi teoría fue la firma de la Agenda 2030 en 2015 por parte del Gobierno de Chile de ese entonces, la cual pretende transformar el mundo a través de acciones concretas para avanzar en el contexto del Desarrollo Sustentable y convertirlo en 11 años más en un mundo significativamente mejor (¡!??). Para aquellos que no la conocen, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible fue aprobada en sesión plenaria de Naciones Unidas en septiembre de 2015.

Contiene 17 objetivos de desarrollo sustentable que abordan temas tan peliagudos como poner fin a la pobreza, garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad o lograr la igualdad de género y empoderar a mujeres y niñas. Asimismo, entre otros objetivos enunciados igual de peliagudos a la luz de nuestra realidad socioambiental, están garantizar la gestión sostenible del agua, promover el crecimiento económico con trabajos decentes para todos, adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático, conservar y utilizar de manera sustentable los océanos y mares, así como los ecosistemas terrestres, entre otros.

Como dato adicional hay que señalar que estos 17 objetivos están asociados a 169 metas de carácter integrado e indivisible (Naciones Unidas 2018). Como ya dije, una cosa son las declaraciones y firmas pomposas por parte de nuestras autoridades políticas en estos eventos de la alta jerarquía diplomática mundial y otra cosa muy distinta son las acciones que se adoptan a posteriori que desnudan, en los hechos, la ausencia de un compromiso genuino que se pretende refrendar ante este tipo de iniciativas a nivel planetario, con una firma vacua a nombre del Estado de Chile, un Estado vacuo en materia socio-ambiental y temas asociados a desarrollo sustentable. ¿Exagero la nota? Pienso que no. Al revisar en la página oficial del Gobierno de Chile respecto de esta materia la importancia que se le da dentro de la orgánica institucional, llama la atención que materias que involucran el accionar coordinado de todo el aparataje institucional de un país, se delegue el accionar de los esfuerzos para honrar la firma del Estado de Chile en 4 ministerios, liderados por el Ministerio de RREE (¿¿??) y secundados por el Ministerio de Economía, el de Desarrollo Social (a través de una de las Subsecretarías) y el de Medio Ambiente. Asistidos todos ellos por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), para aportar con datos duros respecto de indicadores varios (Gobierno de Chile, Agenda 2030. 2019).

Si se lee la Declaración de Naciones Unidas de la Agenda, sus compromisos y principios ahí expuestos, así como el diagnóstico del mundo actual, reconocido por el concierto de Naciones, firmado por los Jefes de Estado de más de 150 países; y se contrastan dichas declaraciones con lo que ha sido la realidad de esta Nación firmante de la Agenda que traigo a colación durante los últimos 30 años, uno no puede más que concluir que la época dorada de los poetas acabó hace mucho tiempo y dio paso a la era de los cuenteros que creen que por vestirse con ropajes dorados y rociarse de perfumes impedirán que emane el hedor de la verdadera naturaleza de sus actos.

Desde la caída del Muro de Berlín y el término del mundo bipolar, las utopías por alcanzar un mundo mejor cada vez son más difíciles de levantar. El pragmatismo brutal de la globalización del neoliberalismo a escala planetaria ha potenciado una casta político-institucional, soportada por economistas y un aparato jurídico del Siglo XIX, que se han encargado de desmantelar, torpedear o amañar para el beneficio de unos pocos, cada uno de los esfuerzos emanados de esas sesiones plenarias estériles que se votan de vez en cuando en Nueva York. En esta época donde las utopías parecen inexistentes, lo que conlleva a una degradación total de la imaginación del ser humano al servicio del ser humano, la casta político institucional criolla podría echar mano a alguna de las ideas fuerzas contenidas en esta Agenda 2030, con el objeto de idear políticas públicas que verdaderamente ayuden a erradicar la pobreza dentro de este fundo con vista al mar, o que permitan desarrollar una política educacional de calidad y equitativa para todos los inquilinos de este fundo, o que se adopten las medidas que aseguren una gestión adecuada y sostenible del agua entre mar y cordillera, por mencionar sólo algunas ideas. En lugar de eso, nuestra casta político-institucional se ha encargado de generar políticas públicas cuyo común denominador, desde hace casi 46 años, ha sido profundizar inexorablemente la desigualdad económica y cultural entre unos pocos que tienen casi todo y muchísimos que tienen casi nada.

Así las cosas, es muy probable que en 11 años más nuestro país, firmante de esta quimérica Agenda 2030, siga siendo uno de los países más desiguales del continente, el único país donde el agua está en manos privadas, donde la cuna de nacimiento marcará de por vida la calidad de vida de ese ser humano, donde el crecimiento económico a toda costa define el accionar de dirigentes y empresarios (públicos y privados), donde la incultura e ignorancia nos ubica como sociedad en los peldaños más bajos del bienestar humano. El accionar de nuestro país en tres años desde que firmó dicha Agenda, delata una falta de imaginación y compromiso por parte de las instituciones gubernamentales encargadas de liderar este proceso, donde las expectativas creadas en distintos grupos sociales difícilmente podrán ser satisfechas.

Me pregunto cuáles serán las explicaciones que dará el Gobierno de turno cuando despliegue sus disfraces dorados para inflar indicadores que reflejarán de manera mañosa una aparente realidad color de rosa de un mundo real gris y nauseabundo?. Para explicar lo inexplicable, nuestros políticos y dirigentes de elección popular despliegan las dotes verborreicas que cualquier cuentero de categoría debe tener.

TAGS: #Agenda2030 #Cop25 #DesarrolloSustentable

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de Mayo

Precisamente el día de ayer (en la conferencia regional que está desarrollando la YMCA Santiago), estuve conversando con un personero de la CEPAL sobre este tema y le pregunté: ¿Qué se está haciendo para involucrar a las grandes corporaciones y grandes inversionistas en la Agenda 2030?, la respuesta fue bien triste, pues nada y estamos sujetos a su “buena voluntad”.

Es decir, gracias a esta intima relación Político/Empresarial y neoliberal, nos encontramos subordinados a la buena voluntad de quienes llevan realmente las riendas del planeta y esto lo vemos, por ejemplo; en el TTP-11, que pone oficialmente a las grandes corporaciones por sobre los países, es decir, si promulgamos una ley que favorezca a los trabajadores o al medio ambiente, pero ellos vean que afecta sus ganancias, sencillamente nos demandan.

Saludos

Agenda 2030: falta un actor importante

anysur

10 de Mayo

ellos son los dueños…

11 de Mayo

“”””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””En esta época donde las utopías parecen inexistentes, lo que conlleva a una degradación total de la imaginación del ser humano al servicio del ser humano, la casta político institucional criolla podría echar mano a alguna de las ideas fuerzas contenidas en esta Agenda 2030

Mmm…. Me hace falta ese emoticón que expresa cuánto se duda de lo que se dice, en particular, en este caso, cuando se procura que algún político pueda decir algo que tenga sentido, más, si consideramos las nauseabundas cosas que ellos dicen, que a nadie convencen, que a pocos interesan, como si alguien pudiera creer en ellos, jajaja…

La manga buitres mamones de las tetas del Estado, cuyas reglas inventaron y vigilan para alimentar a sus pobres estómagos, bolsillos y cerebros chiquititos…

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

El nuevo Modelo Educativo que debemos de promover debe de tener una mirada prospectiva hacia la Cuarta Revolución Industrial, teniendo como base la neurociencia y la epigenética
+VER MÁS
#Educación

Nuevo modelo educativo