#Trabajo

Reforma Laboral: Más poder para trabajadores y trabajadoras

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Aún queda mucho camino por recorrer para generar un nuevo marco de relaciones laborales, que debe ser fruto de una discusión democrática, normada por una Constitución legítima

¡Por fin se viene la Reforma Laboral! Entre festejos, críticas, miedos, disputas y esperanzas, llega al Congreso la Reforma Laboral. Digo por fin, porque a 35 largos años de la instalación del Plan Laboral de José Piñera, hoy recién se abre un camino para cambiar las relaciones laborales impuestas.

En este momento me parece bueno recordar algunos aspectos de la historia de nuestra institucionalidad laboral, para situar esta reforma en su contexto (1). El primer Código Laboral chileno, de 1931, consagra una serie de derechos que conquistaron los trabajadores, destacándose el descanso dominical, salario mínimo, prohibición de pago con ficha, sala cuna, sindicatos y huelgas, entre otros. Desde entonces hubo un proceso de continuidad de las conquistas sindicales, adquiriendo trabajadores y trabajadoras condiciones cada vez más dignas de trabajo y de mayor equilibrio en la negociación colectiva hasta 1973.

Sin embargo, este proceso fue truncado con la dictadura: se deroga el Código del Trabajo, se proscriben los sindicatos al igual que los partidos políticos y se levanta el Plan Laboral a partir de 1979. Ello significa un quiebre rotundo en la institucionalidad laboral, una “revolución laboral” en palabras de su ideólogo, que culmina con el Código del Trabajo de 1987. El Plan Laboral busca, en primer lugar, que las relaciones laborales sustenten, y no obstaculicen, el modelo económico neoliberal impuesto en aquellos años. Se instituyó la subordinación del trabajo al capital, buscando garantizar la mayor tasa de ganancia sin interferencias por el “poder monopólico” de la negociación colectiva y los sindicatos. Enarbola las banderas de la libertad, entendiéndola como la expresión de la libertad individual y la restricción completa del derecho colectivo. Esto se expresa en múltiples aspectos de nuestra legislación, como las enormes limitaciones a los sindicatos, a la huelga y la negociación colectiva.

La vuelta a la democracia tuvo procesos de normalización de las relaciones laborales, sin embargo, más o menos atenuados en nuestra legislación, la gran mayoría de los postulados del Plan Laboral se mantienen vigentes.

El día de ayer, se anunció una Reforma Laboral que rompe la lógica del Plan Laboral, atreviéndose a abrir paso a un nuevo modelo de relaciones laborales. La mayoría de los puntos de la reforma se enmarcan en lo que puede denominarse la restitución de derechos colectivos. Se resuelven elementos pendientes desde la imposición del Plan Laboral y se avanza en “equiparar la cancha” para las relaciones laborales. Volver a tener derecho efectivo a huelga, contar con el piso de la negociación anterior para la nueva negociación colectiva y ampliar su cobertura, son aspectos fundamentales para fortalecer la organización, equilibrar la relación con el empresariado y reducir la desigualdad en nuestro país.

¿Podemos estar conformes? No. La situación laboral en nuestro país sigue siendo precaria. La negociación sigue estando limitada a nivel de empresa o inter-empresa y no por ramas, quedan enclaves de la dictadura en una Constitución que consagra el derecho a libertad de empresa y propiedad privada en mayor rango que el derecho al trabajo, a la sindicalización colectiva y a la huelga, lo que limita su pleno ejercicio. Aún queda mucho camino por recorrer para generar un nuevo marco de relaciones laborales, que debe ser fruto de una discusión democrática, normada por una Constitución legítima, que es justamente la discusión a la que debemos abocarnos prontamente. Sin embargo, estamos felices, porque esa discusión y las que vengan, las daremos en mejores condiciones. Aunque algunos se oponen, sea por impacientes o retardatorios, contaremos con actores fortalecidos para la negociación colectiva y para la lucha, para conquistar relaciones laborales para un país de justicia y dignidad. Estamos contentos porque esta reforma significa más poder para los trabajadores y las trabajadoras.

[1] Un análisis más detallado en mi tesis “Desafíos de la reforma laboral chilena”.

TAGS: Reforma Laboral

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Paola

01 de enero

¡Que cuesta hacer justicia social en Chile! Luchas éticas conseguidas hace tanto tiempo en el mundo occidental, enfocadas bajo el prisma del derecho del trabajo internacional y de los derechos humanos; en Chile son una quimera. A veces pienso que esta ” isla” es como una película, un thriller, donde todo aparenta estar bien, pero no lo está

juan sn martin

04 de enero

Es difícil imaginar que una reforma tan consensuada con los empresarios vaya a cambiar la realidad de los trabajadores. Dentro del llamado espíritu de esta reforma no esta el cambiar la dinamica de la relación laboral, en esto la ministra Blanco mas que enfática. Un cambio real seria el derecho a huelga efectiva y eso no va en el proyecto de reforma. No es bueno seguir engañandose ya que la ex concertacion hoy NM por mas 20 años no hizo nada por cambiar el código del trabajo de piñera, al contrario lo profundizo aun más. A Igual que la Iraci quisiera creer que esta reforma va recuperar 40 años de derechos de los trabajadores, pero los antecedentes y los discursos no va a ser así.

Rodrigo Vàsquez

07 de enero

El artículo carece de un conocimiento jurídico, es más , està muy, pero muy lejos del proyecto de ley que ingresó al Congreso. Es decir, el artículo es un listado de buenas intenciones, pero que nada tiene que ver con dicho proyecto.
Se instaura la flexibilidad laboral, se termina con varios fueros del sibdicato intetempresa, este sindicatoya no podrà negociar en conjunto, se desaforarà a dirigentes que según el empleador lo ofendan o que obstaculicen el ingreso a la empresa en la huelga, la entrada en vigencia de la ley, serà un año después de promulgada, el empleador podrà modificar contratos individuales, convenios, anexos de contrato, reglamento interno etc. En definitiva, la negociación colectivs terminarà siendo un intercambio de bonos por flexibilidad laboral, o sea, desapareceràn las horas extras y se extenderàn lis horarios de trabajo en ciertos periodos sin pago extra. Por años esperé esta reforma, nunca pensé encontrarme con esto, es preocupante y vergonzozo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

En “Tapete” podemos observar que la motivación del trabajo del artista para con el espectador es la búsqueda del cuerpo que se puede apreciar en la fotografía; un cuerpo que se presenta como una mera ...
+VER MÁS
#Cultura

Tapete: exposición de Gabriel Navia

Chile no está en caos, Chile no es un mal país, Chile no va cuesta abajo, es todo lo contrario, basta de engañar a los chilenos, la banca tiene ganancias históricas, CODELCO, tiene las mejores ganancias ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chilezuela y la caricatura que quieren instalar

En términos generales el IPSA se ve fuertemente influenciado por la especulación del mercado, que puede ser llevada al común de las personas y que tiene por objeto solo hacer un volador de luces frente a ...
+VER MÁS
#Economía

La caída del IPSA y como esta pretende influir en la votación

Ya ni rastros quedan del poderoso partido del cual fue a partir del año 1964 con el ascenso al poder de Eduardo Frei Montalva, teniendo el control absoluto en la Cámara, alcanzaba el tercio del Senado, pe ...
+VER MÁS
#Política

Requiem para una DC

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos