#Salud

Odontología: Relación asistencial docente y otras yerbas

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

tal vez existan muchos más odontólogos, pero a mi juicio existe un problema más de fondo y es la Relación Asistencial Docente (RAD) que establecen las escuelas de odontología con la comunidad. Una relación que la gran mayoría de las veces es nula.

En mis tiempos la RAD o Relación Asistencial Docente se llamaba al revés: Relación Docente Asistencial. Menos mal que mutó al nombre actual, pues puso el foco donde debía: en la asistencialidad. Por otra parte, pero relacionado con lo anterior, hace unas semanas atrás en distintos medios se publicó que el MINSAL efectuaría una revisión de los convenios asistenciales docentes vigentes y, durante esas mismas semanas, los alumnos de medicina de la UDP a través de redes sociales masificaban sus protestas por falta de campos clínicos. Me atrevo a decir que nadie en el área odontológica prestó mayor atención al tema.

Se ha viralizado un artículo respecto de los costos en que los futuros odontólogos deben incurrir para finalizar sus ramos. O sea, parte del costo no menor del arancel de la carrera (de los más altos dentro de las carreras universitarias) hay que agregar un porcentaje del costo de los tratamientos de los pacientes. Obviamente ante la disyuntiva de “echarse un ramo” o pagar, no hay por dónde perderse. Nada nuevo bajo el sol para los estudiantes de odontología, de hoy y de ayer. Ahora, tampoco es inusual ver letreritos en los paraderos del transantiago por “extracciones económicas, venga a la universidad X”. Hasta hace un tiempo atrás eso era impensable. Aunque hoy en día sigue siendo de mal gusto para las universidades, algunos alumnos manifiestan que existe escasez de pacientes y por tanto recurren a estas medidas desesperadas. La crítica obvia es por el explosivo aumento de escuelas de odontología. Y puede ser verdad, tal vez existan muchos más odontólogos, pero a mi juicio existe un problema más de fondo y es la Relación Asistencial Docente (RAD) que establecen las escuelas de odontología con la comunidad. Una relación que la gran mayoría de las veces es nula.

Sí, porque a diferencia de las otras carreras de la salud que se insertan en los campos clínicos y se convierten en la mano obrera que mueve el sistema, siendo fundamentales en el funcionamiento cotidiano de los establecimientos, los odontólogos se forman de la misma manera que lo hacían hace 100 años. Si, porque los odontólogos se forman “indoor”, dando la espalda a la RAD, en grandes, lindas y costosas infraestructuras. Lejos de los centros asistenciales y esperando que los pacientes lleguen casi por milagro a atenderse. Entonces ocurre lo que se comenta en el artículo, los alumnos se ven obligados a pagar por los tratamientos de los pacientes como una forma de seducirlos y retenerlos, y así, terminar su año académico. Entonces, el sistema se vuelve perverso.

 Pero la perversión es más grande todavía, porque lejos de la RAD y sin presencia en la red asistencial, el odontólogo se trasforma en un “dientista” que deja de interesarse en el ser humano para sólo pensar en el hoyo que debe tapar, pues pierde la capacidad de relacionarse con los demás.

El odontólogo que se forma indoor, sin RAD, desconoce el modelo de salud imperante y cuando llega como profesional es un desadaptado, que no sabe trabajar en equipo y que busca excusas para no salir a terreno. El odontólogo que se forma sin conocer la realidad de un centro asistencial, principalmente de atención primaria, donde existe una necesidad casi infinita de odontología, conoce la epidemiología sólo en los libros, pero no le ve la cara, por tanto no comprende la necesidad imperiosa de invertir en prevención. La odontología pierde espacios preciosos cuando todo lo mira desde el diente, pues se hace pobre de conocimientos, pero más triste aún, se hace pobre de visión. No ve más allá y corre el serio riesgo de trasformase en un técnico. Uno de esos que sólo ejecuta, pero no sabe por qué.

Sueño con una relación asistencial docente poderosa en odontología, con el pregrado integrado en las escuelas y jardines infantiles haciendo prevención, con los internos en el sillón del CESFAM, ahí con la comunidad, haciendo control del niño sano y trabajando en el modelo de salud familiar. Sueño también con que ningún estudiante de odontología deba pagar de su bolsillo el tratamiento de sus pacientes, pero parece que para esto último aún falta mucho.

——-

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Sergio Uribe

28 de mayo

Gracias por compartir esta columna. Aprovecho de compartir un comentario escuchado en cualquier pasillo de cualquier esc odontología chilena:

“-a las cuatro viene el paciente de la fija unitaria y en la tarde veo dos clase II”….

“- qué tenía?
– no, puras clase I, no me sirve”

El problema de fondo, y que todos le hacen el quite, es el perverso sistema de evaluación por rendimiento. Pero claro, ese no es el problema según los estudiantes….

De todas maneras, vale la pena aclarar a los futuros colegas: la profesión es cara, la mayoría de los tratamientos no los cubre la salud pública y son los pacientes quienes lo deben pagar.

28 de mayo

sergio, manifiesto mi preocupación ante el hecho concreto que el diagnostico esta hecho y desde hace mucho. Lamentablemente nadie logra aunar conciencias para trabajar y cambiarlo.
un abrazo

Enrico Roncone Mondaca

17 de julio

Brillante Karlita!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?