#Salud

Odontólogos empáticos

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Vivo en Ñuñoa, donde el cartero me saluda por mi nombre y mis vecinos cuidan mi casa en vacaciones. Esta actitud colaborativa no es espontánea, surgió de acciones concretas de unos pocos, es decir, había muchos proclives a la buena onda pero sólo unos cuantos poseían el switch mental para saludar primero, luego armar un grupo WhatsApp, etc.


¿Habrá alguna otra manera de explicarse por qué si desde tiempos inmemoriales rezamos la misma plegaria, "lávese los dientes", la gente no lo hace? ¿No será que damos mal el mensaje?

En perspectiva, nada de esto sucedería si no existiese la voluntad de unos pocos en saltar la barrera del ensimismamiento y desconfianza. A esa habilidad para interactuar con otros  le llaman habilidades blandas, pero el concepto más actual es competencias sociales y, de un tiempo a esta parte, dejaron de ser las hermanas pobres de las competencias para transformase en imprescindibles en un currículo, y en ellas se  incluyen desde la autorregulación emocional, la comunicación efectiva, las actitudes prosociales a la asertividad y la solución de conflictos.

A mi humilde juicio, gran parte de estas habilidades se aprende en la casa con el simple ejemplo, se refuerzan en el colegio, se hacen necesarias en la Universidad y ultra imprescindibles cuando entras al mundo laboral. Pero en odontología, este tema hace agua.

El estándar de enseñanza perpetúa el individualismo profesional y no fomenta la multidisciplinariedad, instruye a los nuevos profesionales en un modelo sanitario reparador cuando el foco esta en lo preventivo y, sobre todas las cosas, insiste en estar al “pie del sillón”, cuando lo que se necesita son odontólogos que salgan del box y se internen en la comunidad para ser parte del modelo de salud familiar, donde es imperioso poseer estas habilidades.

El modelo del dentista solitario y encerrado en su consulta privada está en extinción. Ahora lo que “la lleva” son los grandes prestadores privados o el sistema público. En ambos sectores eres uno de muchos otros funcionarios. Entonces, tener habilidades sociales te permite sortear mejor la jungla, ya que el buen trato siempre te abre puertas; saber resolver conflictos te aligera la vida y ser empático te garantiza una agenda llena.

Pese a lo útiles que son, las mallas curriculares de odontología siguen sin potenciar las habilidades blandas. Lo mismo pasa con las competencias de educación (enseñar a enseñar). ¿Habrá alguna otra manera de explicarse por qué si desde tiempos inmemoriales rezamos la misma plegaria, “lávese los dientes”, la gente no lo hace? ¿No será que damos mal el mensaje?

Últimamente, las universidades se han dado cuenta que si quieren que sus egresados se empleen fácilmente, deben asegurarse  que obtengan estas habilidades, así que poco antes de egresar algunas tienen cursos de ortografía, trabajo en equipo y cosas similares. Algo así como “enchule a su odontólogo”, pero yo de verdad creo que estas habilidades no se aprenden de un día para otro y que la universidad es un minuto crucial, si no ya tardío, para incorpóralas en el ADN de la conductas aprendidas.

Hasta algunos años atrás, mi opinión no pasaría de ser una anécdota, pero ahora que estamos al borde de la sobrepoblación, y seguimos siendo restrictivos para una gran mayoría de la gente, y la necesidad que la población tiene de nosotros sigue siendo un “bien superior”, es decir, voy al dentista cuando me duele y ya no me aguanto, o cuando tengo plata, probablemente sea distinto. Y en ese contexto, existiendo cientos de dentistas ávidos de pacientes, son las facultades de odontología las que deben hacer ingentes esfuerzos por incorporar habilidades blandas a sus egresados: porque así les aseguran un mejor porvenir profesional al hacerlos más “empleables”, pero por sobre todas las cosas, porque si no aprendemos a trabajar  interdisciplinariamente nunca nos validaremos antes el equipo de salud y jamás lograremos ser una necesidad básica.

TAGS: Odontología Universidades

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Constanza Alegría

20 de Octubre

Orgullo es poco al lado de lo que siento al leer estas palabras que en el fondo me dicen que si (aunque en el inconsciente) quieres lo que estudiaste

FRANCISCO VALENZUELA CHAIGNEAU

12 de Diciembre

MUY BUENOS LOS ARTÍCULOS DE SALUD. ME INTERESA MUCHO POR MI PROFESIÓN DE ODONTÓLOGO

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

Juana se da cuenta que ahora las personas consumistas son mal vistas, que tener vehículos gigantes e ineficientes es terrorismo, que el minimalismo y el respeto al medio ambiente son religión
+VER MÁS
#Sociedad

Los siete pasos para lograr el éxito