#Política

Desarmando al liberal-progre y el “cambio de conversación”

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Ser “liberal-progre” en Chile es ser de la élite. Ideológicamente y también materialmente. Ideología y entorno cultural/material están directamente relacionados, pero a menudo esa relación es negada por los liberales-progre en favor de una forma de visualización del entorno cultural y material que es producto de las decisiones individuales de colectivizarse. Es así como organizarse socialmente es visto como un placer, como una forma de fetiche jurídico que construye un espacio público en el que los individuos realizan sus sentido por medio de las causas comunes.
 
El problema que esa visión liberal-progre tiene respecto a la organización social es el mismo que describía hace un tiempo cuando contrastaba a los ‘rabiosos’ y ‘culposos’ que protestaban en el marco del conflicto ambiental de Punta de Choros. En el fondo es la trampa del “chorreo” elitista de los valores liberales, que se encauzan y desarrollan en condiciones materiales diferentes a las de quienes no gozan del lujo o fortuna de jugar con las ideas que alimentan el alma no tradicionalista de la política criolla: el alma progre. Los espectadores del show liberal-progre se enfrentan a la desintegración de la familia y los vínculos sociales no solo a causa de las formas de explotación y segregación del trabajo y la ciudad (promovida por la élite tradicional), sino también porque esos vínculos sociales básicos, la familia, la pareja, el vecindario, son vistos por los liberales como la realización y la opción del individuo. Un lúcido y entretenido ejemplo de este argumento es la historia de Chilevisión y su influencia para formar la hegemonía liberal-progre en Chile.
 
El discurso liberal-progre en sí mismo, en su forma elitista, en sus círculos de influencia, demuestra que ya el problema político de hoy no puede limitarse a la visión de derechas versus izquierdas. Esas categorías crecientemente representan solamente diferencias de identidad, testimonio, y símbolos, pero cada vez son más limitadas para entender la política como diferencias ideológicas, como diferencias en conciencia producto de condiciones materiales. Y es allí donde surge la organización social como necesidad en oposición a la organización social como un placer. El discurso liberal-progre crea una metanarrativa del individuo como agente de cambio, como generador de organización por opción, y de creación de poder por mérito. Desvincula al individuo de su entorno cultural, de sus condiciones materiales, lo iguala jurídicamente en términos de deberes y derechos, y lo culpa por no actuar como el individuo ideal(izado): el ciudadano.
 
Disminuir el rol del individuo como componente central de la asociación colectiva es inadecuado, pero exacerbarlo al punto de que sea sólo una opción personal es irreal e incorrectamente idealizado. La acción individual, así como la misma identidad, es en efecto un producto de las organizaciones colectivas, no solo en términos políticos, sino principalmente culturales y sociales. Son nuestros vínculos afectivos primarios los que determinan en gran parte el marco valórico de nuestras acciones como individuos organizados, nuestra moral. Son las condiciones materiales las que limitan nuestro campo de acción, pero también las que ofrecen los recursos para la acción colectiva. Son las instancias colectivas, con sus artefactos y las interacciones entre sus miembros experimentados y los no tanto, las que reproducen las comunidades que adquieren sentido cultural y político. Y es por ello que organizarse es una necesidad, porque ofrece un marco de acción, una identidad, una práctica y oportunidades de aprender. Cuando se exalta el efecto coercitivo de lo social, se niega la naturaleza misma de la colectividad, que es efectivamente reproducirse mediante normas que deben ser transmitidas a quienes se incorporan en ella. Cuando se exalta o idealiza la capacidad individual de organizarse como opción (como placer/fetiche), se pierde la perspectiva de que lo social es una constante negociación entre lo que internalizamos de nuestro entorno cultural y lo que idealizamos como naturaleza del individuo, el “deber ser” social. Pareciera que para los liberales-progre el “deber ser” es un “no deber ser” en lo absoluto, y es por ello que niegan de lo colectivo, no porque no reconozcan su existencia, sino porque reducen lo colectivo a una decisión individual.
 
Esa forma ideológica liberal-progre no puede ser sino producto de una desconsideración de las condiciones materiales en que los individuos (idealizados) participan diariamente. Es la lucha por la consagración jurídica, y por tanto abstracta, de que “todos somos iguales en derecho” y por tanto el mérito es el que nos forja en nuestras capacidades políticas colectivas. Pero a su vez, es una ideología que promueve un relativismo moral e identitario que se expresa individualmente como estética y comportamiento carente de vínculos afectivos duraderos, pero que sigue cayendo en una de las categorías de disputa básicamente inter-burguesas, elitistas. Por ello, es un pensamiento de clase, básicamente de clase dominante.
 
Por mientras, el “deber ser” popular, del “poblador” al que se le niegan sus condiciones materiales para considerarlo igual al “ciudadano” liberal e idealizado mediante dispositivos jurídicos, seguirá siendo visto con desdén desde el mundo liberal-progre. Es el poblador el que reconoce en la acción colectiva una forma natural de organización, un conjunto de recursos para la vida diaria y las proyecciones afectivas, una necesidad para el poblador, pero un placer para el ciudadano. Y ello no representa ningún cambio de conversación al que se enfrenten los liberales-progre, sino simplemente es una expresión de que el pensamiento liberal está tan lleno de contradicciones de que necesitará mucha defensa corporativa si quiere mantener la hegemonía cultural que hoy ostenta, al menos en nuestro país.
——————————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

03 de enero

Interesante aplicación de criterios marxistas para el análisis y cuestionamiento del pensamiento “liberal-progre”, pero claramente débil y errada en sentido estricto.

Desde el punto de vista marxista y del artículo, la ideología no se origina en la inteligencia individual sino que es reflejo de la condición de clase material, se impone en la mente por la realidad y por tanto, sería idéntica en todos los miembros de la clase.

A partir de ese argumento, las ideas e intereses de la mayoría –la acción colectiva como algo natural- serían las correctas pues sería fiel reflejo del entorno cultural material de los individuos. Cualquier atisbo de individualidad o cuestionamiento a la mayoría es visto como revisionismo e incluso traición.

De ahí que no sea difícil que el autor, considere a cualquiera que no considere a “la acción colectiva como algo natural”, sino como algo individual, un desclasado o un representante del pensamiento de la clase dominante.

Pero todo eso parte de un error, que es presuponer que la las personas carecen de voluntad propia, y que sus acciones responden totalmente a las condiciones materiales donde se desenvuelven.

Lo cierto es que no existen intereses colectivos inmanentes, que estén por sobre los intereses y subjetividades individuales.

Cada individuo persigue su propio interés, incluso el líder más igualitaristas y altruista. Eso no quita cooperar y actuar colectivamente, pero siempre esa decisión es individual.

04 de enero

Jorge, en ningún momento he señalado que los individous carecen de voluntad propia ni que sus ideologías sean idénticas de acuerdo a su clase social. Lo que critico es la facilidad con la que se asume la voluntad como eje organizador de la vida material, y por lo tanto como forjador de ideología, desde el ala liberal-progre. Las condiciones materiales limitan los espacios de voluntad, y ello no puede desconocerse como organizador de la vida y de la internalización individual de la moral colectiva. Lo que tu señalas con certeza como un error de mi argumento (de que no existen intereses colectivos inmanentes por sobre los colectivos y subjetividades individuales) es una postura, no representa un error probado, sino que emana de formas axiomáticas de entender la organización social.
Si estoy de acuerdo en que los individuos persiguen sus propios intereses, pero ello ocurre en un marco material y cultural, y por lo tanto los intereses serán reprimidos o facilitados de acuerdo a comportamientos y dispositivos morales, no necesariamente serán normados jurídicamente como se pretende hacer desde el mundo liberal-progre.

03 de enero

Me gustó la idelogía “liberal-progre”.
Gracias.

05 de enero

Iván, dices no haber “señalado que los individuos carecen de voluntad propia ni que sus ideologías sean idénticas de acuerdo a su clase social”.

Pero partes tu artículo diciendo: “Ser “liberal-progre” en Chile es ser de la élite. Ideológicamente y también materialmente. Ideología y entorno cultural/material están directamente relacionados”.

Luego, en otro párrafo dices: “Esas categorías crecientemente representan solamente diferencias de identidad, testimonio, y símbolos, pero cada vez son más limitadas PARA ENTENDER LA POLÍTICA COMO DIFERENCIAS IDEOLÓGICAS, COMO DIFERENCIAS EN CONCIENCIA PRODUCTO DE CONDICIONES MATERIALES”.

Clarito, condiciones materiales establecen diferencias en conciencia.

Y luego, nuevamente refuerzas esa idea al contestarme, diciendo: “Las condiciones materiales limitan los espacios de voluntad, y ello no puede desconocerse como organizador de la vida y de la internalización individual de la moral colectiva”.

¿Cómo las condiciones materiales limitan los espacios de voluntad? ¿Acaso no tener unos zapatos caros me limita a ejercer mi voluntad de caminar?

¿Y cuál es la moral colectiva? ¿Cómo surge, de la condiciones materiales comunes?

Y fíjate, renegando de eso, dices: “Lo que critico es la facilidad con la que se asume la voluntad como eje organizador de la vida material, y por lo tanto como forjador de ideología, desde el ala liberal-progre”.

Pero olvidas que efectivamente, la voluntad, en gran parte opera como eje organizador de la vida material de las personas…así decidimos qué comes, qué vistes, cuando duermes, etc.

Concuerdo en que no necesariamente es forjadora de ideología, que es un concepto más complejo que sólo una falsa idea o falsa conciencia, como creo la consideras.

Saludos

05 de enero

El problema es redundante. Es la diferencia entre tu postura y la que expreso en el texto: ¿es la voluntad forjadora de la vida material o la vida material forja la voluntad?. Mi postura es la segunda. La liberal-progre es la primera. Lo demás es criticar los recursos retóricos del texto.
Saludos.

05 de enero

Iván, creo que no es simplemente un tema de posturas. Si fuera así, tu artículo no tiene mucho sentido.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Por favor, ayudemos a salvar vidas, compartamos esta información y hagamos consciencia de que el cáncer de mama detectado a tiempo se puede curar.
+VER MÁS
#Salud

Cáncer de mama: detectarlo a tiempo

Desde sus detractores neoliberales acusan la reforma al Código de Aguas de ser profundamente ideológica. Y por cierto que lo es. Lo es señalar que el agua debe contar con una priorización que permita en ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Reforma al Código de Aguas en el congelador: ¿Una nueva claudicación?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena