#Internacional

El arte de sobrevivir en una Venezuela al límite

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La crisis aparentemente interminable de Venezuela parece haber entrado en un capítulo nuevo, oscuro y alarmante.

Como salida de las páginas de un aterrador relato de suspense, la crisis, que parecía haber alcanzado su peor momento en meses recientes, ha sufrido otra escalada tras varias semanas de manifestaciones desencadenadas por la ira y la frustración que genera lo que ya parece un catálogo infinito de problemas.


Si sales a la calle para ejercer tu derecho humano a expresar lo que opinas, podrías ser atacado con gas lacrimógeno (incluso desde helicópteros), golpeado, encerrado durante años en prisión sin el debido proceso o incluso alcanzado por disparos de grupos paramilitares que, aunque no están reconocidos por las autoridades, ya actúan sin control por todo Venezuela.

El lunes, dos días antes de las manifestaciones pacíficas convocadas en todo el país para el 19 de abril, el presidente Maduro ordenó desplegar el ejército en las calles. Dijo que el ejército marcharía “en defensa de la moral” y “en repudio a los traidores de la patria”.

Terror en las calles

En medio de una de las manifestaciones más multitudinarias de los últimos meses, esta “llamada a las armas” del gobierno fue catastrófica: al menos dos personas murieron en circunstancias sospechosas (sumándose a las más de 16 muertes registradas durante las protestas de las últimas semanas) y hubo varios cientos de heridos y detenidos. Aumentaron los indicios de que grupos armados parapoliciales se están tomando la justicia por su mano. Se han convocado nuevas manifestaciones para los próximos días.

Pensaba que vivir (o sobrevivir) en Venezuela había preparado a la población para cualquier cosa. Las interminables estrategias para conseguir dos kilos de arroz o hacerse con medicamentos anticonvulsivos o para tratar la hipertensión arterial nos han hecho a todos expertos en el arte de arreglárselas con lo que hay.

Ahora, la gente debe enfrentarse también al terror mayúsculo de salir a la calle. Viejos y jóvenes temen poner el pie fuera de sus casas, participar en manifestaciones pacíficas o quejarse de lo que hay que hacer para sobrevivir aquí.

Si sales a la calle para ejercer tu derecho humano a expresar lo que opinas, podrías ser atacado con gas lacrimógeno (incluso desde helicópteros), golpeado, encerrado durante años en prisión sin el debido proceso o incluso alcanzado por disparos de grupos paramilitares que, aunque no están reconocidos por las autoridades, ya actúan sin control por todo Venezuela.

Las autoridades utilizan hábilmente la violencia ejercida por algunos manifestantes para justificar la represión generalizada y perpetuar el discurso del “nosotros frente a ellos” que tanto ha perjudicado a nuestro país. No hay más que salir a la calle para respirar el miedo.

La represión y la violencia en las manifestaciones no son una novedad en Venezuela; en 2014 perdieron la vida más de 40 personas, entre ellas al menos 6 miembros de las fuerzas de seguridad. Más de 650 personas resultaron heridas y hubo más de 2.000 detenidos. La impunidad ha sido generalizada.

Muchos, tal vez ingenuamente, pensaron que eran episodios aislados. Nosotros creímos que el país aprendería de su historia reciente; sin embargo, en las últimas semanas, una nube de incertidumbre y violencia ha vuelto a ensombrecer el panorama en Venezuela. Día tras día nos despertamos con noticias de nuevas manifestaciones seguidas de imágenes escalofriantes de enfrentamientos violentos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Desde que arrancó esta nueva ola de manifestaciones el 4 de abril, hemos visto crecer las tensiones a diario. Parece como si la gente no tuviera nada que perder, y en muchos casos así es.

Lo que empezó siendo una sucesión de protestas normales por la situación política y humanitaria del país y en contra de la resolución de la Corte Suprema —ya anulada— de “prohibir” el Congreso no tardó en transformarse en algo mucho más preocupante.

Al tercer día nos encontramos acogiendo a manifestantes heridos en el vestíbulo del edificio donde vivo; allí, mi familia y yo prestamos primeros auxilios a mujeres y hombres contusionados y doloridos, frustrados y agotados por la realidad de la vida diaria en Venezuela.

Vi como se lanzaban botes de gas lacrimógeno desde helicópteros mientras el presidente Maduro, hablando desde Cuba, intentaba tranquilizar a la población diciendo que “Venezuela está en paz […] y pequeños focos violentos […] fueron hoy neutralizados”.

Sus palabras contrastan claramente con la realidad sobre el terreno; en sólo una quincena, al menos siete personas han muerto en las protestas y varios cientos han resultado heridas.

A los pocos días de la primera oleada de protestas, el Ministerio Público de Venezuela anunció una investigación para encontrar a los responsables de los homicidios. Pero este esfuerzo en favor de la justicia y la rendición de cuentas no debe ser un mero ejercicio para salvar las apariencias, sino un compromiso genuino con el pleno respeto y la protección de los derechos humanos, en el que las personas con opiniones diferentes a las del gobierno no sean calificadas de enemigas y los autores de violaciones de derechos humanos comparezcan ante la justicia.

Sobrevivir, una lucha

El trágico contraste entre la Venezuela que describen las autoridades y aquella en la que realmente vivimos es tan marcado que cuesta explicarlo. El presidente Maduro habla de un país en paz, donde la gente recibe alimentos distribuidos por camiones que financia el gobierno, la población infantil asiste felizmente a la escuela,sin desmayarse en clase por no tener nada que comer en casa, y los hospitales están perfectamente abastecidos y prestan a sus pacientes la mejor asistencia posible.

Pero todo esto es mera ficción, en la línea de la celebrada tradición latinoamericana del realismo mágico.

Muy al contrario, la Venezuela en la que yo —como varios millones más— me despierto cada día es un verdadero laberinto donde comprar los artículos más básicos se convierte en una misión casi imposible.

“¿Cómo sobrevive la gente en Venezuela?”, me preguntan muchos. Todavía no he sido capaz de encontrar una respuesta.

Pero una cosa sí es segura: la actitud de las autoridades venezolanas de “mirar para otro lado” ante la crisis ya no funciona. Esconderse tras un velo de propaganda y hacerse la víctima de un oscuro plan internacional para desestabilizar el país no sirve a nadie para comer y conservar la salud en Venezuela.

Ha llegado el momento de que todas las instituciones del Estado cumplan con sus obligaciones y trabajen en favor de todas las personas que viven en el país.

Nadie sabe cuánto tiempo podremos aguantar así, pero lo cierto es que se puede y se debe hacer algo para impedir que nuestro país se precipite a un abismo sin retorno.

De Marcos Gomez, Director at Amnesty International Venezuela.

TAGS: #Amnistía #DerechosHumanos #Venezuela

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

28 de abril

Por estas cuestiones es que acaba uno concluyendo que el maniqueísmo de izquierdas y derechas es una soberana estupidez, una suerte de animismo político, de superchería religiosa. Como la Camila Vallejo se identifica de izquierda, defendería a los Castro, a Kim Jong-il y a Maduro incluso si éstos diesen un almuerzo a la prensa y allí sirviesen bien cocinados restos humanos de la oposición; y del mismo modo, Iván Moreira defendería la imagen de Milton Friedman o a David Ricardo aunque se descubriese que los resultados de sus trabajos los obtuvieron con un cubilete. La gente que se siente o proclama de izquierda o de derecha no piensa por sí misma, no analiza, no aplica valores, no razona, del mismo modo que el hincha no desea ver buenos partidos ni buenos jugadores, desea que su equipo gane.

Nina Moreno

30 de abril

Mentiras divulgadas por la prensa golpista internacional manipulada por la CIA!:
“La ultraderecha venezolana: Leopoldo López Mendoza, sobrino-nieto de un acaudalado empresario dueño de contratistas y bancos, que engrosaron sus ingentes fortunas durante los gobiernos antes de la llegada de Chávez al poder.
Los viajes realizados por Lilian Tintori, esposa de López, y el intenso lobby político en las más altas esferas del ámbito internacional para pedir la liberación de su marido, condenado en Venezuela por su responsabilidad en las acciones terroristas que propiciaron la muerte de 43 venezolanos, dan cuenta del poder que ostenta su familia. Vallas publicitarias con la cara de López se ven en Caracas, pero también en países como España o Francia. Y nada es gratis”.
“El resultado salta a la vista. En los últimos años, pese a la supuesta falta de “libertad de expresión” que denuncia la oposición, han proliferado los medios digitales en el contexto venezolano. Así, en un caldo noticioso donde abundan las noticias falsas, los rumores y la información “sin confirmar”, existe una caja de resonancia mediática que ha contribuido a ofrecer una imagen única de la coyuntura política, que silencia de manera adrede las voces del chavismo-gobierno e, incluso, las sataniza”.RT

Nina Moreno

02 de agosto

Los golpistas confunden “libertad de expresión” como el derecho a cometer asesinatos y atentados terroristas! No confíen en lo que publica Amnesty, están trabajando para los intereses de las multinacionales y los bancos! Confíen en los vídeos, que muestran quienes ejercen la violencia, quemando y destripando a personas, incendiando edificios con gente adentro: los guarimberos, que pasaron a una face más agresiva de hostigamiento, intentaron impedir que la gente acudiera a votar. Los golpistas venezolanos son como el ISIS y también financiados por el Pentágono y aperados con insumos de alta tecnología!

Sergio Medina

03 de agosto

dónde están los videos y las fotos que atestiguen del discurso de este articulo, que “raro” que no hayan, pues lo que dicen no es verdad, la gran mayoría de los muertos y heridos son proguvernamentales reales o supuestos, así como los quemados vivos por la oposición violenta, en realidad es el mismo discurso que transmiten los medios de la derecha, que son la gran mayoría, tanto nacional como internacional, siguiendo la pauta de EEUU, ahora con la votación de más de 8 millones de personas, a pesar del bloqueo de algunas calles y lugares de votación, muestran que el pueblo está por la paz y no la violencia provocada por la oposición violenta, la que quiere sacar al gobierno del poder fuera de todo plazo legal, en vez de esperar las elecciones programadas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera