#Economía

Cuando la base del modelo es egoísta

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La Teoría de Juegos, enunciada por John von Neumann, presenta un desarrollo posterior importante por John Nash y los Juegos No Cooperativos.

 Un ejemplo clásico es el “dilema del prisionero”: dos individuos son detenidos porque cometieron un delito; (i) si se ponen de acuerdo y ninguno confiesa, estarán presos 2 años, (ii) si, habiendo acuerdo, uno traiciona al otro, uno queda libre y el otro preso 10 años, (iii) si los dos confiesan, estarán presos 6 años.

¿Cooperarán o se traicionarán? A esta pregunta, responde Nash diciendo que las personas son individuos egoístas, no cooperativos, por lo que la solución es la (iii), es decir, el punto de equilibrio se logra cuando ambos confiesan. Competitivamente es la mejor. La alternativa (i) que podría ser la mejor para ambos (estarían presos sólo 2 años), no es posible, pues se impone el interés individual y sin duda uno traicionará al otro.

 La conclusión es que la competencia egoísta nos lleva a un punto de equilibrio denominado “equilibrio de Nash” en que los dos estén presos 6 años, punto de máximo beneficio personal. La teoría de juegos se ha convertido en un modelo dominante en la economía y en la política, pues siempre se trata de individuos egoístas que toman decisiones en conveniencia propia.

 Existe, además, una segunda etapa en el desarrollo de la teoría de juegos y es la de los juegos cooperativos o coalicionales. En esta etapa los grupos de individuos todavía son egoístas pero si ven que formando coaliciones aumentarán su beneficio, no dudarán en hacerlo.

 En la práctica explica también, la tendencia a formar 2 grandes grupos, coaliciones o holdings. Pues los pequeños grupos dominando el mercado (político o económico) maximizan su beneficio de esta manera, dejando grupos marginales, sin representatividad, fuera de estas coaliciones o holding en pos de convenientes acuerdos.

 En uno de los discursos del primero de mayo, uno de los oradores manifestó su preocupación porque su organización sindical era últimamente muy criticada a través de Internet y “no había que ponerla en riesgo” pues con todas su falencias era lo que habían logrado y que tenían que defenderla, aun cuando represente al 9% de los trabajadores que logran sindicalizarse. Este es un punto de equilibrio alcanzado hace ya algunos años con ligeras variaciones, en el contexto de un sindicalismo económico, con un código del trabajo que ofrece flexibilidad laboral, empleadores que dificultan la creación de sindicatos y las dos coaliciones políticas en equilibrio, dando sustento a este modelo económico y utilizando las mismas excusas.

 La semana pasada, comprando en un supermercado, al momento de pagar era posible anotar en una hoja los productos que no hubiera encontrado, retroalimentando la información de una de las dos cadenas que hoy existen, para evitar la deserción de sus clientes o para anular la posible presencia de pequeños negocios. De paso, estos dos grandes holding, creados a partir de “alianzas estratégicas” anulan en muchos casos la capacidad emprendedora y desarrollo profesional de individuos que sólo pueden optar a trabajar con ellos. Muchos empiezan desde antes, como jóvenes estudiantes universitarios que trabajan como empaquetadores en espera de una propina, duopolio al que tendrán que someterse a lo largo de su vida para sobrevivir.

La teoría de juegos no cooperativos explica también la desaparición del bien común. Por ejemplo al usar un automóvil, los competidores siempre utilizan una estrategia egoísta, provocando problemas de congestión, contaminación y abusos en la utilización de beneficios viales y de estacionamientos. Las industrias contaminan sin restricción, destruyen y depredan la naturaleza, pues si se preocupan del medio ambiente no están siendo competitivas (deben ser egoístas), lo que las pone en desventaja respecto del resto de los competidores. El único equilibrio de Nash posible es la “ruina común” y esto se intenta modificar con sanciones, multas, contratos, beneficios tributarios.

 John Nash descubre y desarrolla la teoría de juegos no cooperativos en su tesis doctoral al definir el concepto de “equilibrio de Nash” en el año1950. A través del tiempo se va transformando en un hombre solitario y egoísta, con el único fin de ser más competitivo, lo que fue unido a la imposibilidad de desarrollar rápidos descubrimientos en matemáticas y lograr reconocimiento de sus pares. En medio de su soledad y egoísmo desarrolla una esquizofrenia que lo hace huir hacia Europa perseguido por imaginarios criptocomunistas. Hoy ignora las alucinaciones y está preocupado de desarrollar modelos cooperativos como complemento de los juegos competitivos.

Por lo crudo y salvaje que es el neoliberalismo, es imposible que una persona normal descubriera los fundamentos matemáticos que lo explican, donde la gente y el bien común no tienen importancia, sino sólo la capacidad individual de competir de manera lo más egoísta posible lo que garantizará siempre el máximo beneficio con todas sus implicancias. El concepto de “equilibrio de Nash” no es trivial de entender ni menos de descubrir y, desgraciadamente, revela un modelo económico y político asociado basado en el egoísmo y la ausencia de solidaridad, en muchos casos a todo nivel.

 Si existiera la posibilidad de replantearse el modelo económico y de desarrollo que tenemos, un modelo económico sustentable, que considere la utilización racional de los recursos naturales sin contaminar ni destruir el medio ambiente y con respeto a las personas, sería la opción.

——

Foto: HikingArtist / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de mayo

Excelente la forma de explicar el tema y su influencia en la sociedad occidental actual.
Parece que involucionamos en vez de evolucionar a algo mejor como personas y sociedad….

08 de mayo

Me parece un poco forzado ligar lo planteado por Nash con el “neoliberalismo” y sus fundamentos matemáticos.

John Nash refleja mediante su teoría una cuestión relativa a la naturaleza humana, que es que tendemos a ser egoístas, incluso aquellos que se presumen filántropos o igualitaristas, actúan muchas veces –la mayor parte del tiempo- de manera egoísta.

Esa forma de acción humana no se origina por un modelo económico o social determinado, o por una cierta moral o por un cierto modo de producción, sino que es parte de la acción humana. De lo contrario, los traidores, los soplones, los dictadores que se enriquecen a costa de sus dominados y someten a sus viejos compañeros, que comen mejor que sus supuestos liberados, sólo existirían ahora.

Pero la acción egoísta –que se da a la par de las acciones cooperativas- la vemos cuando la gente elige rutas alternativas para evitar un atochamiento y finalmente generan otro; lo vemos cuando queda poco pan en el supermercado y todos se agolpan para acceder al mismo; lo vemos cuando los líderes comen mejor y visten mejor que sus seguidores, etc.

Ningún modelo económico y de desarrollo, ni siquiera el más “razonado y racionalizado” ha logrado suprimir el egoísmo humano del comportamiento humano. No obstante, algunos sí respetan de mejor forma los aspectos cooperativos que el comportamiento humano conlleva consigo.

Saludos y paz

09 de mayo

Durante el siglo pasado y aun hoy existió el interés de ligar modelos matemáticos con la economía, por ejemplo el uso del cálculo para explicar las curvas de oferta, demanda y el precio como un punto de equilibrio. El conocimiento perfecto como la sumatoria de los conocimientos individuales, la teoría de probabilidades. El primer trabajo que sienta las bases de la teoría de juegos elaborado por John von Neumann y Oskar Morgenstern se denomina “Teoría de Juegos y Comportamiento Económico”, después de eso, se esperaba que fuera Neumann el que completara el desarrollo de la teoría de juegos con el fin de aplicarla a la economía y como dice su título al Comportamiento Económico, sin embargo se dedica a otras cosas (En esta publicación Neumann explica los casos de juego en que hay dos jugadores y es uno el que siempre gana), tampoco es el causante de la guerra fría y sin embargo explica mediante este modelo matemático ese comportamiento. En el contexto de este desarrollo previo es que Nash descubre que existen juegos en que no gana ni uno ni otro sino que hay un equilibrio intermedio, y es lo que se populariza mediante el dilema del prisionero. Entonces tenemos un modelo que explica determinados tipos de equilibrio que le dan un fundamento “científico” a modelos económicos de libre mercado.

En lo que coincido con usted, es que de todas maneras las explicaciones de la economía que se consiguen utilizando modelos matemáticos son forzadas, sin embargo es lo que se ha hecho para sustentar este tipo de modelo, al parecer para ensalzarlos y mostrar que el Capitalismo es científico pues tiene un fundamento matemático y es lo mejor al contrario de los Modelos Socialistas que imperaban el siglo pasado (y que no pretendo defender), el dar un respaldo matemático a los modelos de libre mercado lleva inevitablemente a distorsiones en la interpretación que sería largo enumerar aquí. Entonces a Nash le interesa explicar el Comportamiento Económico en términos generales que era en su tiempo el desarrollo posterior esperado para la teoría de juegos.

Si bien es cierto que el egoísmo no se origina en un modelo económico, y en esta entrada tampoco lo dice, ahora opino que si bien es cierto no lo origina, si lo exacerba, o lo lleva a un nivel de importancia superior respecto de modelos que son más solidarios.

Parafraseando un libro de economía se podría decir que El equilibrio de Nash produce un resultado eficiente, las empresas no colusivas cobran precios iguales a los costos marginales. Sin embargo a veces la conducta no cooperativa contamina el planeta y daña el bien común y es donde deben aparecer conductas cooperativas distintas que escoger una ruta alternativa y provocar de nuevo otro taco, mejorar el sistema de transporte público por ejemplo, y dar racionalidad al crecimiento de la ciudades. La idea no es eliminar el egoísmo, sino como orientar en términos generales la conducta humana para que tengamos una calidad de vida aceptable y que es la intención de esta entrada.

Tres detalles más:
También hace algunos comentarios importantes respecto de la cooperación al repetir indefinidamente el dilema del prisionero, es decir los casos en que hay conducta cooperativa por sobre la competitiva (economía experimental)

La Academia Sueca cuando le otorga el Nobel lo hace con el argumento de que la teoría de juegos no cooperativos “ha probado ser muy útil en el análisis económico”, e ignora totalmente los aportes que realizó a los juegos cooperativos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Por favor, ayudemos a salvar vidas, compartamos esta información y hagamos consciencia de que el cáncer de mama detectado a tiempo se puede curar.
+VER MÁS
#Salud

Cáncer de mama: detectarlo a tiempo

Desde sus detractores neoliberales acusan la reforma al Código de Aguas de ser profundamente ideológica. Y por cierto que lo es. Lo es señalar que el agua debe contar con una priorización que permita en ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Reforma al Código de Aguas en el congelador: ¿Una nueva claudicación?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena