#Sociedad

Reflexiones de un Grinch

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El centro de Santiago es una locura. Adornos de navidad, regalos. Pero no es solo eso. Los precios de todas las mercancías se han elevado a las nubes. Es la hora de comprarse ropa nueva para la fiesta de año nuevo, aunque, en general, es muy poca la gente que asiste a galas. Se trata sobre todo de ropa sport para asados y carretes por el estilo. Hay que celebrar sí o sí.


Lo importante es consumir, acaso aparentar y reventar los créditos antes de marzo. Mientras, la deuda hogareña crece de manera desmesurada.

La idea de la fiesta no me parece mala, de hecho, creo que en una sociedad gris como la nuestra es la mejor idea posible, pero ¿por qué esta celebración en particular implica un consumo así de desmedido? No soy tan viejo, pero creo que, dada la velocidad de los cambios, tengo todo el derecho de hablar como un anciano: en mis tiempos se insistía en el valor religioso de la navidad, o, en un hogar laicista como el mío, en su carácter de reunión familiar. Sí era el segundo momento del año en que los niños esperábamos ese gran regalo, ese juguete caro para el que habíamos hecho méritos durante el año completo, pero incluso a nosotros se nos decía que eso no era lo importante de estas fiestas. Lo importante eran o bien Jesús o la familia reunida, para quienes lo han olvidado o son demasiado jóvenes para haber vivido tiempos tan inocentes.

El año nuevo, por su parte, era la fiesta de los grandes; incluía trasnoche y algo de exceso de alcohol. Los niños comíamos las uvas y/o las lentejas y salíamos a dar vuelta a la manzana con una maleta, para que el año trajera viaje. En todo caso, salvo por los ahora llamados snacks de cocktail, no era nuestra fiesta, la nuestra había sido el 25 de diciembre, día que quizá no coincide con el nacimiento de Jesús de Nazareth, pues nadie sabe cuando nació, sino con el antiguo Sol Invictus, la fiesta pagana que Constantino cristianizó por allá por el siglo IV, pero nosotros todavía no sabíamos eso.

Hoy la gente se endeuda y compra. Tanto en las multitiendas como en los puestos callejeros del centro, los juguetes juegan un rol secundario. Es la ropa, son los cosméticos e incluso las ofertas para cambiar de automóvil lo que “la lleva”, junto con la nunca bien ponderada electrónica. Lo importante es consumir, acaso aparentar y reventar los créditos antes de marzo. Mientras, la deuda hogareña crece de manera desmesurada.

El viejo emperador Constantino no era un hombre de fe, sino un hombre práctico. Adoptó el cristianismo como una forma de crear una nueva identidad romana, porque la antigua se resquebrajaba producto de un proceso que no vale la pena explicar ahora, pero que incluía invasiones bárbaras y relajamiento de las costumbres. La Navidad fue creada como una forma de dominar, de crear una identidad colectiva muy parecida a la de las barras bravas, pero a nivel imperial. Más tarde, padres de la iglesia dieron a la fiesta un sello más espiritual, pero continuó siendo una forma de adhesión, esta vez a la iglesia, aliada con los diversos tronos europeos, era una forma más de mantener el orden.

Claramente que en el siglo XXI, con ese historial de servicio al poder, la Navidad debía ser la fiesta del capitalismo: los dioses del consumo se enseñorean de las mentes de los súbditos de este nuevo imperio multinacional y el ritual de consumir se transforma en la nueva fuente de sentido e identidad. Hace años que, aparte de ir a ver a mi madre y a la familia, no la celebro. Compro regalos baratos, si es que, y más allá de una cena familiar, no es nada. Los religiosos harán sus rituales que, si bien normalmente me causan sospecha, en estos días me parecen mucho más significativos que la fiesta del consumo desmesurado. En general reina la orgía del capital con bacantes y ménades alienadas por un éxtasis que no tiene esta vez nada de dionisíaco, nada de divino, en una catarsis que traerá más deudas a los hogares que cargan con una cruz de déficit. Pero todo sea por recuperar el sentido, todo sea por ganarse una alegría efímera que causará los males gástricos cuando lleguen las cuentas. No importa, el Omeprazol se vende barato.

TAGS: #Navidad #SociedadChilena Consumo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Sonia

15 de Diciembre

Nada más cierto. Éstas festividades, como otras tantas de el año, se me hacen cada vez más insoortables. Caemosenun consumismo desmesurado y ya no existe ese espacio para recordar a Jesus, mas bien en su nombre gastamos con despilfarro.
No soy creyente ya, pero respeto a Cristo hombre y no me interesa la locura de compras, quiero un día tranquilo, amor por siempre para quienes amo y para mi país deseo verdad, justicia, nueva constitución, respeto a ladiversidad, más igualdad, más cultura y sobre todo mas decencia. Felices fiestas a ateos, agnósticos y creyentes y regalen lo que no puede tocarse, es más trascendente

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo