#Sociedad

Poker de odios

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El tuyo y dos más …. Pago por ver.

Pareciera que la única forma de combatir el odio es odiando más. Terrible. Teresa Marinovic da su opinión en el canal Nueva Mente de YouTube, sobre lo que ella considera un grave error del gobierno, refiriéndose a la decisión del Ministerio de la Cultura de disponer de quince mil millones para salir en ayuda de la industria.


Es triste que el odio le nuble la visión a gente inteligente, pero a la vez es muy injusto que se pretenda perjudicar a familias que eligieron el camino de la música como el medio de construir su vida

Ella suscribe su ataque a los artistas justificando su póker de odios con las acciones de Mon Laferte, Nano Stern, Denise Rosenthal y otros, que han apoyado a la llamada Primera Línea, han culpado a Carabineros por la violencia y otras acciones que le parecen suficiente argumento para eliminar la asignación de recursos para estos “artistas” (comillas puestas por ella en su gesticulación).

Tere Marinovic es una mujer inteligente e informada, no me cabe duda, pero su ideología la lleva a omitir la realidad, porque no creo que ella sea capaz de “mentir” sobre la realidad (las comillas son mías). Ella sabe que no asignar dinero a la industria de la música sería la mejor muestra de que el odio se paga con odio, que apuesto que lo tuyo es poco, que te doblo la apuesta y te perjudico, te quito recursos, te acorralo porque tú te portaste mal, hiciste cosas llenas de odio… entonces yo tengo un odio más grande y te refriego en la cara.

Sabe que ni Mon Laferte, Nano Stern, Denise Rosenthal ni los demás que ella nombra, serán los beneficiados con el dinero del Ministerio, porque sabe que el dinero no es lo que les falta. Para ella no existe ningún folklorista en Chiloé, ningún músico de fagot en las orquestas sinfónicas, ningún pianista que toque en un restaurant, ni un trompetista que sólo tiene pega ocasional en la orquesta que ameniza los matrimonios de sus amigos. No existen los docentes que viven de las clases particulares de música ni menos los investigadores que recorren la provincia recopilando música de nuestros ancestros. Nada de eso está en su horizonte. Pero sí sabe que en SCD hay inscritos más de diez mil profesionales de la música que desde hace meses no generan un centavo para sus familias porque no pueden llevar a cabo lo que saben hacer, lo que han hecho durante toda su vida, que no es otra cosa que su profesión. Músicos. Pero eso no importa.

También sabe que hay más de diez mil personas que dependen de la industria sin ser artistas, las que tampoco perciben un centavo y que seguramente pasarán muchos meses más en igual condición. ¿Debo mencionar algunos? Está bien.

Trabajadores de todo tipo que prestan servicios fundamentales para que la actividad artística permanezca activa, hablo de sonidistas, iluminadores, tramoyas, asistentes de estudios de grabación, transportistas, cargadores de fierros que montan a pulso un escenario, acomodadoras de público en los recintos, productores independientes que con mucho esfuerzo realizan espectáculos de entretenimiento, expertos en sonido, especialistas en computación, cortadores de boletos. Una realidad interminable.

Pero que Mon Laferte muestre las tetas para escrachar a carabineros es demasiado para su odio.

El odio es el peor virus que ha infectado nuestra sociedad. En la industria de la música hay personas de todas las tendencias que equivocada o acertadamente han tomado partido con la realidad de nuestro país desde Octubre, pero si los que no son de su lado sino del otro tienen la posibilidad de que el gobierno -que no es precisamente de una línea a la que le gusten las acciones de muchos artistas- les asigne recursos, entonces Tere Marinovic filtra su espectro lumínico para ver y atacar sólo lo que a ella le causa urticaria. Es triste que el odio le nuble la visión a gente inteligente, pero a la vez es muy injusto que se pretenda perjudicar a familias que eligieron el camino de la música como el medio de construir su vida. Un medio, un oficio o una profesión que resulta más noble y de mayor esfuerzo que muchos otros.

¿Qué si las palabras de Tere Marinovic serán escuchadas ? … Pago por ver.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
J.A.

22 de Abril

Estimado, tiene Ud. razón, desde hace mucho tiempo todos juegan un poker de odio, las principales figuras, figuritas y figurones del país están muy metidos en el juego, todos, no sólo un sector como lo ve Ud. Pienso sobre este tema y sobre otros varios que se perdieron los equilibrios, que el estado entregue recursos ( que recoge de los que los producen con tanto esfuerzo) a ciertos sectores ( entre ellos a la clase política, TVN, ONGs, etc) , habiendo aún necesidades pendientes tan básicas como la salud, la vivienda y aún la subsistencia de tantos compatriotas es un despropósito.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La dignidad que hemos recorrido funda una antropología filosófica. Una donde es posible señalar la posición de cada cosa existente respecto de ella. El ser humano queda dotado de una centralidad incompa ...
+VER MÁS
#Cultura

Antropocentrismo desde una doctrina feliz de la dignidad humana

Es tremendo generalizar y siempre colocar a les jóvenes como los criminales, los indolentes, los irresponsables, los que no están “ni ahí” como bien dijo alguna vez el ex Subsecretario de Redes Asist ...
+VER MÁS
#Política

Juventud en pandemia: Fiestas clandestinas, fases, toque de queda

La derecha tiene más claridad respecto de la sociedad en que aspira vivir, pero eso no significa que en su seno no existan diferencias sustantivas
+VER MÁS
#Política

Partió la bolita

Me fascina hablar con personas desconocidas porque son un ramillete de colores, esperanza, vivencias, aprendizaje, no importa en torno a qué gire la conversación, siempre se aprende algo nuevo con ellas y ...
+VER MÁS
#Cultura

La mujer de ternura en los ojos

Nuevos

La dignidad que hemos recorrido funda una antropología filosófica. Una donde es posible señalar la posición de cada cosa existente respecto de ella. El ser humano queda dotado de una centralidad incompa ...
+VER MÁS
#Cultura

Antropocentrismo desde una doctrina feliz de la dignidad humana

Es tremendo generalizar y siempre colocar a les jóvenes como los criminales, los indolentes, los irresponsables, los que no están “ni ahí” como bien dijo alguna vez el ex Subsecretario de Redes Asist ...
+VER MÁS
#Política

Juventud en pandemia: Fiestas clandestinas, fases, toque de queda

La derecha tiene más claridad respecto de la sociedad en que aspira vivir, pero eso no significa que en su seno no existan diferencias sustantivas
+VER MÁS
#Política

Partió la bolita

Me fascina hablar con personas desconocidas porque son un ramillete de colores, esperanza, vivencias, aprendizaje, no importa en torno a qué gire la conversación, siempre se aprende algo nuevo con ellas y ...
+VER MÁS
#Cultura

La mujer de ternura en los ojos

Popular

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de r ...
+VER MÁS
#Política

Los cuicos y extranjeros

No necesitamos superhéroes convencionales, necesitamos ciudadanos, informados y conscientes, necesitamos proyectos colectivos, necesitamos esperanzas en la sociedad
+VER MÁS
#Política

Super héroes convencionales

La vida nos enseña que tanto las enfermedades, como el tratamiento y la muerte al fin, están dotadas de clase social, por una condicionante social que es el cuidado, el reposo, el tratamiento oportuno, la ...
+VER MÁS
#Política

La metáfora de la Muerte Roja

El seguidor de extrema derecha odia por igual a negros, judíos, latinos, árabes, feministas y cualquier otro grupo que invada según ellos su espacio nacional conquistado a los nativos, después recuperad ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y la revuelta de los bastardos