#Sociedad

Los encapuchados: la barbarie en acción

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Los encapuchados han sido un dolor de cabeza! Qué duda cabe! Para quienes se manifiestan, para quienes sufren sus consecuencias, para quienes respaldan las ideas, los conceptos que están tras los movimientos sociales.


La democracia tiene todo el derecho a defenderse de quienes nos quieren retrotraer a tiempos violentos. La violencia nada engendra. El único camino hacia el progreso es el de la paz, la no violencia, el diálogo, el mirarse cara a cara, al descubierto. No hay atajos.

Sin querer queriendo, con sus acciones, los encapuchados están contribuyendo a perpetuar la vigencia de un modelo económico social que tiene al país sumido en un malestar cuya duración se está prolongando en demasía.

En efecto, los encapuchados están logrando objetivos que probablemente no tenían en carpeta. A modo de ejemplo, están logrando reducir los niveles de adhesión a las movilizaciones, están incrementando los niveles de escepticismo sobre las reales posibilidades de que las reformas, por las que supuestamente pregonan, se concreten. Esto es, están llevando agua a otro molino.

A un molino que junto con multiplicar sus actuar destructivo y sembrar inseguridad, espera agazapado su turno para instalar la dictadura que les provea la paz y seguridad que caracterizan a los cementerios. Un molino que en el fondo celebra alborozado sus actuaciones.

En democracia, en un estado de derecho, allí donde existe el debido proceso, los encapuchados no tienen razón de ser, y por lo tanto, su existencia debe ser constitutiva de delito. Bajo la dictadura, los que daban la cara, las vieron negras; en democracia, los que las deben ver negras son los encapuchados, no los que dan la cara.

Lo que en el fondo pareciera que están cuestionando los encapuchados es si realmente estamos en democracia o si seguimos en dictadura. Si bien nos falta para tener una democracia como Dios manda, con todas sus limitaciones, que no son pocas, no podemos ignorar que podemos expresarnos y disentir pacíficamente, sin que esbirros propios de las dictaduras nos vengan a sacar de las casas para hacernos desaparecer.

La democracia tiene todo el derecho a defenderse de quienes nos quieren retrotraer a tiempos violentos. La violencia nada engendra. El único camino hacia el progreso es el de la paz, la no violencia, el diálogo, el mirarse cara a cara, al descubierto. No hay atajos.

En el caso particular de las marchas estudiantiles, frente a la incapacidad por evitar la infiltración de encapuchados y la consiguiente secuela de destrucción, es hora de hacer un alto para reflexionar sobre caminos alternativos, pacíficos, que ayuden a sumar adhesión en vez de restar; que ayuden a acelerar las reformas, en vez de retrasarlas.

TAGS: #Violencia Encapuchados Movimiento Estudiantil

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de Junio

En tiempos de dictadura se PROTESTABA SE MARCHABA A CARA DESCUBIERTA, Los Pingüinos instalaron exigieron Educación de calidad, la Concertación les engañó, recuerdan las Manitos Arriba, Luego la Nueva Mayoría, PC, les apoyaba en las calles,ahí se dio inicio a la VIOLENCIA,DESTRUCTIVA,INCITABAN AL ODIO, Hoy se Querellan Acusan , si están””’ COSECHANDO LO QUE SEMBRARON”” LOS DIRIGENTES DEBEN CAMBIAR SU ACTUAR DEFINITIVAMENTE , ser Creativos,ASUMIR ERRORES, NO ACEPTAR LA COOPERACIÓN POLÍTICA, QUE LOS USA, EXCLUSIVAMENTE PARA SUS FINES, CIUDADANÍA AGOTADA DE LOS ASALTOS, ROBOS, MOLOTOV,DESTROZOS PÚBLICO ,PRIVADO, RECUPERAR EL ”’RESPETO”’ PARA EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL ES VUESTRA TAREA ,

Servallas

22 de Junio

Tengo la sensación que el diagnóstico esta errado, un encapuchado en general es alguien que no quiere ser reconocido, que no quiere mostrar su identidad y por lo tanto tiene libertad de maniobras, libertad para dañar a otros, desde este enfoque, un encapuchado no es alguien que le interese la democracia, porque es tremendamente honroso luchar por ella, tampoco es alguien que le interesen los cambios sociales, los haría saber en todos los frentes, dialogando, convenciendo, intentando promoverlos a cara descubierta y con argumentos creíbles, no con slogan ideológicos, tampoco es un opositor a un gobierno porque no evidencia ninguna alternativa de gobierno más o menos articulada, tampoco podemos considerarlo una víctima porque no hay evidencia que esté atrapada en alguna moledora de carne del sistema, quizás nunca pisó o cotizó en una Isapre, o pagó algún impuesto en la tesorería. Entonces ¿qué es?, pienso que es resultado de dos situaciones, una vida aburrida detrás de los juegos de computador, de tanto comer papa fritas y hamburguesas, de wasapear y carretear, y por el otro, de una sociedad que no quiere problemas, que se acostumbró al delito, a la fatalidad de que otros le hagan daño, una sociedad que se ató de manos sola generando una serie de leyes garantistas que protegen a los malos.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Esta multitud, no tiene anclajes en partidos políticos, o liderazgos sociales claros, es sólo manifestación de energía social motivada por rabia, decepción, pobreza, frustraciones
+VER MÁS
#Ciudadanía

La geografía de la multitud, tras la polis justa

Necesitamos un nuevo Chile, un Chile más pensante, más crítico, partiendo por quienes se eligen como representantes.
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Estado de decepción

Estoy molesto con lo que sucede en mi país, más cuando sé que fue ideado por chilenos que no creen en la democracia, pero lo que más lamento, es la ciudadanía crea que van a conseguir algo por esta vía.
+VER MÁS
#Política

El pueblo unido siempre es vencido

Chile no era un oasis como sostenía hace pocas semanas el mismo Presidente. Era más bien una jungla en la que los más humildes, los invisibles sobre todo, deben sobrevivir día
+VER MÁS
#Sociedad

El oasis y la guerra imaginaria

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine