#Sociedad

Distancia Social

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Esta distancia es la más difícil de controlar al parecer. ¿Donde más radica la humanidad sino en sus cuerpos?

El término correcto según la OMS sería distancia física. Dicen que las condiciones y sistemas existentes facilitan el contacto social y solo debemos reforzar el distanciamiento físico, de los cuerpos, para ser más específicos.

Podrán obtener toda clase de respuesta filosófica y espiritual, al efecto. Pero lo cierto es que la evidencia indica que tentados por la angustia del contacto, somos capaces de agolparnos y aglomerarnos aún cuando conocemos los peligros de esto hoy.


Esta desobediencia esta vez aplica a una especie de huelga, negarse a abandonar los hogares, no concurrir al trabajo ni enviar a los niños a clases.

Claro, usted dirá, eso es consistente con aquellos que tienen la posibilidad de mantener la distancia de los cuerpos, pero existe un número superior de personas cuyo distanciamiento físico es abolible a causa de las sujeciones contractuales o de esclavitud en las que vive.

Dicho en simple hay quienes pueden optar por quedarse en casa y otros que no.

La obediencia es un argumento regresivo. No posee beneficios psicológicos ni prácticos para quienes la ejercen. Porque no permite hacerse cargo en forma efectiva de los conflictos. Al contrario, solo los mantiene latentes y por más que surjan intentos de legitimar su corrección, estos no hacen más que posponer y agravar la herida que propone una crisis como la que vivimos.

Fíjense en el siguiente tuit de un actor muy famoso, quien al mismo tiempo es lo que diríamos un “líder de opinión“:

Una invitación a “dejar atrás el miedo y obedecer”, todo sería cuestión de actitud. Sin embargo. El tuit olvida a que los argumentos de quienes “dejan atrás el miedo” y salen día a día de sus casas, no lo hacen por un mindset de liderazgo o cualquier otra superchería. Quienes salen día tras día durante la pandemia lo hacen principalmente obedeciendo, es decir, obligados a hacer y actuar. Por miedo.

Para traficar, todavía más este motor de quienes salen día a día a trabajar, podemos citar esta frase:

 

Con esta pieza de arte en el ámbito de los que nunca se debe hacer en la comunicación estrategia, se hace claro el motor y la acción de los obligados. El miedo a perder el empleo antes que el miedo a morir, a secas.

El gobierno de Chile, continuando con su estrategia militar de copamiento selectivo por zonas para el “control de la pandemia“ ha decidido plantear una estrategia de retorno a la normalidad, es decir, la apertura gradual (aunque espera que no tan gradual) del comercio (comercio establecido, servicios públicos, educación). O sea, todos aquellos lugares de alta afluencia de público, como elemento clave para el restablecimiento de la economía. Ya sea por presiones de las grandes cadenas del retail, o bien para aprovechar (palabra favorita de Palacio) algunas semanas antes del nubarrón del peak de la pandemia y el tsunami de la crisis económica mundial en ciernes. Con todo, la apuesta por obligar a las personas a dejar sus casas usando de ejemplo a los trabajadores que hoy forzosamente salen día a día no ha alcanzado a convencer a la comunidad mayoritariamente. Es más, ha promovido el enfado y cierta convocatoria a utilizar el mismo dispositivo que para las revueltas post 18-O, la desobediencia civil.

Esta desobediencia esta vez aplica a una especie de huelga, negarse a abandonar los hogares, no concurrir al trabajo ni enviar a los niños a clases. Desobedecer para protegerse en la esfera nuclear e individual. Cuyo resultante es una estrategia colectiva. La agregación de posiciones aquí actúa inicialmente como el deseo de cuidado o protección social.

Pero, la pregunta que cabrá hacerse en los días futuros es si esa desobediencia civil que estamos aprendiendo poco a poco es solo una medida momentánea, propia de de la evasión , o bien se compone como una herramienta de protesta no solo hacia quienes toman las erráticas decisiones de hoy, sino también contra la ética del auto cuidado, de la mascarilla como nueva frontera de los cuerpos y promueva formas democráticas y comunitarias de activar nuestra economía, política y más importante que todo, nuestra salud.

TAGS: #Coronavirus #Cuarentena #DistanciaSocial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia