#Sociedad

¡Alguien que me escuche!

4
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Desde hace mucho tiempo y en reiteradas ocasiones, me ha tocado vivir algunas experiencias que han determinado mi forma de ver a todo aquel que se ha cruzado en mi camino por las razones que sean, algunas más cruentas, otras, la simple invitación a una conversación al pasar en cualquier lugar, ya sea en el metro, el bus, una playa o una plaza en alguna comuna de esta gran orbe y jungla que nos absorbe.

He visto en cada rostro esa avidez de buscar una palabra de aliento ante la desesperanza, una necesidad imperiosa de ser escuchado, aunque el resultado solo sea terminar una pequeña conversación con un apretón de manos o un abrazo sincero que deja mucho más que las promesas sin cumplir a lo que estamos acostumbrados.

La indiferencia que se nutre hoy en cada uno de nosotros, junto a los mecanismos de defensa, hacen de esta sociedad mercantil un caldo de cultivo para todo tipo de alteraciones mentales, aquellas que transforman al ciudadano común en “cosas” que guardan sus ambiciones, proyectos, preocupaciones y dolores en el más íntimo mutismo hasta que en algún momento alguien les preste un oído o simplemente un apoyo en el momento justo de su mayor desesperanza. 


Tantas personas frustradas, tantos viviendo una realidad dolorosa que merma cada día su alegría de vivir, representada en todo tipo de afecciones físicas que muy pocos tienen acceso a corregir, por lo que el dolor no es tan solo físico, lo emocional toma su puesto con fuerza realizando el escalofriante ejercicio de solo existir.

Tantas personas frustradas, tantos viviendo una realidad dolorosa que merma cada día su alegría de vivir, representada en todo tipo de afecciones físicas que muy pocos tienen acceso a corregir, por lo que el dolor no es tan solo físico, lo emocional toma su puesto con fuerza realizando el escalofriante ejercicio de solo existir. La salud mental es tan importante como tener el pan en la mesa, devolverle al ciudadano común esa alegría y esperanza de ser valorado, escuchado, contenido, tomado en cuenta, una reinserción emocional y social para conectarse con su propia solución al drama que muchos viven, es imprescindible para obtener no solo un ciudadano sano, sino que un entorno que promueva la unidad y empatía, el que mejorando su autoestima, podrá aportar con sus características a fomentar el entendimiento de una sociedad más justa y participativa.

No dejemos de estar presente para quienes se nos acerquen, la solidaridad no solo se produce con la Teletón, el anonimato de aquellos que buscan y no conocemos, así como nos buscamos todos en algún momento, nos hace ser iguales, sin credos, sin religiones, sin colores políticos, solo humanos tratando de entender y aceptarnos con todas nuestras carencias…en esos simples pero significativos momentos, nos daremos cuenta que nada de lo que pensamos con respecto a la situación del desconocido es ajeno a nosotros, los sistemas y la lucha de clases, es una máquina que no distingue nada de aquello.

Dejemos de una vez por todas la indiferencia ante el dolor; la forma de vestir, una apariencia fomentada por las vitrinas, la vida real no está en la tarjeta de crédito, no está en el que usa el mejor pantalón… La humildad del que es capaz de apoyarse en un desconocido habla mucho mejor de él, el mismo que con solo una palabra puede engrandecer el alma de quien escucha, de quien acompaña. Si podemos dejar algo más que la mera presencia en el otro, no habrá sido tiempo perdido ni en vano, habremos dejado en un pequeño espacio de tiempo, una parte de nosotros que de alguna forma hará sentir al receptor que no está solo y abandonado, que en algún lugar alguien lo escuchó, y fuimos escuchados, alguien que lo hizo reír, alguien empático con su dolor, estas pequeñas cosas menguaran, aunque sea por un momento, la rutina, preocupación, depresión, ansiedad y todo aquello que esté viviendo, y nos dejará una profunda satisfacción de ser partícipes, de una nueva visión, de una nueva forma de demostrar al otro que sí le importa a alguien, que no está solo/a, que hay mucho más allá afuera que insensibles manoseando la palabra solidaridad, empatía, igualdad. Una visión saludable del otro, crea un vínculo invisible en el momento menos esperado, y que permanecerá por mucho tiempo en su memoria y en la nuestra.

TAGS: #SaludMental Empatía Solidaridad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
kjfsdklfjsldk

07 de noviembre

Mmm… Mire… Yo lo entiendo así, de forma bien resumida.

He ahí la Biblia. Si usted la toma y camina con ella, su camino se ensancha, se llena de luz y aprenderá poco a poco a vivir con las espinas.

Si usted la desecha, puede encaminarse con más facilidad hacia el túnel que va a un agujero donde no hay luz y donde se dice que allí es el lloro y el crujir de dientes…

Su llamado a ser oída se asemeja a lo segundo… Dicho de otra forma, está escrito con la perspectiva de aquello o bien hace referencia a personas que cumplirían esta condición.

En algún momento se vuelve lo primero, pero, no es eso…

Esa es mi base para conversar.

Es decir, creo que digo que nuestro primer amigo es uno mismo y ayuda lo que sabemos. O sea, toda batalla por la felicidad o bienestar personal, se libra dentro de nosotros mismos. Aparecen tipos de pensamientos clasificados tal como en los dibujos animados. Un pensamiento malo llega a nosotros y si nosotros le damos cabida, anidará en nuestra cabecita y producirá huevos y pollitos.

Pero, si ese mal pensamiento es contenido por la razón de un buen pensamiento, primará en nosotros lo bueno y no lo malo. Cuando revisemos nuestro recuerdo, nos sentiremos satisfechos de una consciencia que no nos está acusando y que permite que nuestros pensamientos se expandan a otra frontera.

Dígame que enseñanza adquiere de este video:

https://www.youtube.com/watch?v=9IYRC7g2ICg

07 de noviembre

Si Ud piensa que el titulo es referente a como me siento esta equivocado, he puesto este titulo pensando en aquellos que necesitan ser escuchado en todo sentido de la palabra, así ha sido el caso y los casos que he podido experimentar y no siempre tiene relación con leer o no la biblia, hablo de ver al ser humano tal y como es sin dogmas ni prejuicios¡

jsldkjlsk

07 de noviembre

Y yo más bien he hablado en general. No digo que sea su caso.

Por otro lado, me parece que no se pueden imponer temas con restricciones tales como “sin normas y prejuicios”.

Usted habla de una palabra o gesto de aliento hacia una persona. Eso y más que eso es lo que puede encontrar en la Biblia. No siempre puede que se trate de ello, pero, sí en la mayoría de los casos puede aplicarse.

Yo he experimentado que las personas, observando a otras en una situación particular, pueden hacer sugerencias o dar consejos y de hecho lo hacen, tal como usted, por ejemplo ahora. Lo que digo es que mejores consejos se pueden dar y que mejores caminos personales se pueden escoger, habiendo leído la Biblia…

07 de noviembre

respeto su opinión, aunque podría decirle que desde el contacto que he tenido, como todos en algún momento, las personas de lo que menos hablan es del contenido o necesitar leer la biblia…por otra parte, cada situación es un mundo aparte, un ser único que no busca consejos, solo un oído y la palabra que se entrega para compartir experiencias y las formas en que cada uno ve la vida. Cada situación nos muestra cuan semejantes somos , cuanto del otro hay en nosotros y si escuchar u oír, como también empatizar cuando es necesario, sin que medie el juicio, es para la persona en cuestión, un momento en su espacio y tiempo donde puede sentirse único y comprendido en su aflicción¡ lo importante es no intervenir en la decisión que tome de la búsqueda de su propio bienestar¡¡ Cada persona vera si toma o no toma lo que podamos aportar desde nuestro mundo interior, de todas maneras sera un lapsus de tiempo que le brindamos a otro¡

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cómo explicarnos que en el siglo XXI se apliquen prácticas crueles e inhumanas y quiten la vida a personas que hacían una tarea; cómo explicarnos que corten de tajo los sueños y aspiraciones
+VER MÁS
#Internacional

Qué hacemos. Aquí #NoSonTresSomosTodxs

El logro para que Chile se ubique en ligas avanzadas de producción de patentes y propiedad industrial, es de urgencia, ya que el desarrollo depende de este contexto, considerando que es por todos sabido qu ...
+VER MÁS
#Tecnología

Día internacional de la propiedad industrial. La importancia estratégica que tienen las patentes para Chile

Debe pues acordarse un nuevo contrato social donde cada región administrará los recursos que genera y aquellas ciudades o regiones que no les alcance para su subsistencia, pues negocien con aquellos prés ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Chile debe impulsar una ley de regionalización pareja

Son más de 70 permisos viciados, con inversiones privadas del orden de unos cuantos miles de millones de dólares, con utilidades conjuntas aproximadas de 500 millones de dólares, teniéndose presente que ...
+VER MÁS
#Ciudad

Otros guetos verticales ilegales en Santiago

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado