#Salud

El financiamiento de la salud: un aporte a la desigualdad

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El financiamiento de la salud en Chile es regresivo. Los mecanismos que lo componen generan desigualdad y segmentación en la población a partir de sus ingresos, entre otros  problemas. Éticamente tenemos una tarea esencial: superar la desigualdad en salud. Para lograr este objetivo es necesario reponer la solidaridad como el pilar fundamental de la política de financiamiento de la salud.

El financiamiento actúa principalmente por tres vías: 1) las cotizaciones obligatorias del 7%. 2) El aporte fiscal directo, destinando al sector público. 3) El “gasto de bolsillo”, que son los pagos directos que realizan las familias chilenas en salud.

1.- La cotización obligatoria de salud: la recaudación por esta vía es de 2,4% del PIB. Dicho de otra forma,  representa el 35% del total del gasto en salud. Las isapres concentran el 16,5% del total de la población. Sin embargo, la parte de las cotizaciones que terminan allí ascienden a un 1,3% del PIB. Los afiliados de las isapres son “seleccionados” según su “riesgo” (edad y sexo). Por este motivo, tienden a ser más “sanos y menos riesgosos” y por ende más “baratos”. Casualmente, pertenecen a los quintiles más ricos. La población que está en Fonasa -es decir el 73,5% de la población chilena – mayoritariamente pertenece a los quintiles más pobres y concentra más “riesgo”. Esto implica que son más caros; sin embargo solo el 1,1% de PIB de cotizaciones termina en Fonasa, por lo que el Estado debe inyectar recursos para lograr financiar el sistema.

La cotización de salud no se distribuye a un solo fondo que concentre los recursos. Estos son divididos entre Fonasa e Isapres, impidiendo generar una redistribución, donde los ricos financien a los pobres, y los sanos a los enfermos. Esta condición aumenta la desigualdad, y consagra  una salud para los más pobres (Sistema Público) y otra salud para los más ricos (Clínicas Privadas).

La cotización funciona para aquellos con trabajo formal y, si bien en Chile se ha avanzado en el sentido de incorporar  grupos específicos que trabajan informalmente, aun hay población que no tienen ningún tipo de cobertura financiera de salud.

2.- El aporte fiscal se requiere para  financiar el sector público. El Estado aporta un 1,7% del PIB, para complementar los recursos financieros del sistema. Por esta vía se financian los programas ministeriales, la inversión en infraestructura, y se paga a los establecimientos de la red por las prestaciones que estos realizan.

Desde un punto de vista comparado, el aporte promedio del Estado en países de la OCDE es de 71,7% del total del gasto en salud, versus el 25% en Chile. El aporte fiscal en Chile es insuficiente y debe aumentar.

3.- El gasto de bolsillo, son los gastos directos que deben efectuar las familias para conseguir alguna prestación o acción de salud, léase exámenes, medicamentos, consultas médicas, y hospitalizaciones. Las familias aportan un total de 2,8% del PIB, esto equivale al 40% del total del gasto en salud. Las familias chilenas son los principales financiadores de la salud, con todas las consecuencias que esto acarrea. Para tomar el peso de esto, hay que tomar en cuenta que los cobros directos en salud constituyen barreras al acceso, afectando más a personas con menos recursos, porque el porcentaje de pago directo les afectará más a ellos que a personas con más recursos (recordemos que los precios no están diferenciados según ingresos). Esto hace que el gasto de bolsillo sea un factor determinante para comprender la desigualdad de la salud en Chile.

Nuestro sistema de salud es desigual, además de fragmentado (existen sub sistemas público, privado, mutuales, FF.AA), y por supuesto con un alto grado de segmentación (hay una salud para los ricos y otra para los pobres).

Alternativas

En términos gruesos, existen dos formas utilizadas en el mundo que generan mayor igualdad, estás son: los “fondos únicos” que concentran todos los recursos en un solo fondo, logrando generar una redistribución de los recursos de forma más equitativa. Otra posibilidad es eliminar las cotizaciones de salud, y generar el financiamiento del sistema, por la vía de los impuestos generales, aunque esta forma claramente requeriría una reforma tributaria.

Es imprescindible disminuir el gasto de las familias en salud, el promedio OCDE en este ítem alcanza 19% del total del gasto; en Chile es el 40%.

Debemos abordar el problema de la desigualdad en la salud. Es insostenible la situación actual, que perjudica la vida de miles de personas en nuestro país. Esto muestra la necesidad de realizar una reforma estructural de la salud en Chile, de modo que la solidaridad sea el pilar fundamental del sistema.

* Las cifras corresponden al año 2008. Más información en C. Cid; L Prieto 2011

————-

Foto: Hospital SalvadorLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de Julio

Les dejo para aquellos interesados, un link a una presentación que generamos en Salud un Derecho, acerca de las cifras de la desigualdad en salud: http://bit.ly/nfK5CJ

27 de Julio

muy bueno. gracias.

Vincent Kristov

17 de Junio

Excelente

Rodrigo Panes

09 de Mayo

prefieres que las lucas se vayan a fundaciones como la tuya?

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El intelectual contribuye a la toma de conciencia de la función histórica de la clase de la cual depende, pero a la vez entrega los elementos para que esta clase ejercite su hegemonía.
+VER MÁS
#Política

Gramsci y los intelectuales

¿Cuándo normalizamos pretender que hombres del mundo privado de una determinada área mejorarán la gestión del mundo público de esa misma competitiva área?
+VER MÁS
#Salud

Jaime Mañalich, el Gerente General ´en pausa`

Las miradas cortoplacistas de las izquierdas peleándose la coyuntura de una absurda autenticidad hegemónica, no dan el ancho en el inquietante panorama actual de regresión política,  global y local.
+VER MÁS
#Política

La ´izquierda boba`: el caso español (y chileno)

Sala Cuna (No) Universal
+VER MÁS
#Género

Proyecto de Ley de Sala Cuna ¿Universal?

Popular

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

En el momento que se comienza a pensar y usar su propia inteligencia en busca del libre albedrío, te vuelves peligroso para el sistema; peligroso para esas personas que están en el poder
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pensamientos desde el fondo de la estupidez global

No debe ser fácil para quienes creen ser dueños de la realidad y lo “posible”, que una vez más sea una política comunista la que venga a demostrar que no puede haber “consenso” cuando hay cierta ...
+VER MÁS
#Política

Camila Vallejo, la gran pesadilla de Piñera