#Política

Socialismo, reformas y socialdemocracia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El éxito en la construcción de una democracia social de derechos, profundamente arraigada en nuestra cultura política y particularidades territoriales, dependerá del rol que jueguen los actores de la izquierda y centro-izquierda chilena en este periodo de definiciones.

Los dichos de diferentes personeros de la derecha chilena acerca de la vuelta del “marxismo” al gobierno han causado gran revuelo en la esfera política nacional. Por un lado, la UDI ha agudizado sus críticas hacia el programa de la Nueva Mayoría, haciendo alusión a que sus medidas estaban en la misma línea de “otros” gobiernos de Latinoamérica, en cuyos casos, han causado desastres económicos, políticos y sociales. Por otro lado, en la Nueva Mayoría le bajaron el perfil a esas palabras diciendo que el programa de Michelle Bachelet no significa una izquierdización del bloque, sino más bien, la revaloración de ciertos proyectos que no se pudieron realizar en los periodos pasados, y que hoy, con la construcción de esta “Nueva Mayoría” serían posibles de ejecutar.

Más allá de las implicancias reales de las opiniones –fundadas o no- de la derecha, esta polémica trae a discusión dos problemáticas que durante los 20 años de gobiernos de la Concertación no se resolvieron.

En primer lugar, existe cierta incomodidad dentro de algunos sectores de la centro-izquierda, específicamente en la antigua élite concertacionista, la que mantiene aún antiguas añoranzas de aquella época donde cierta ética de la responsabilidad impresa en la racionalidad del avanzar en la medida de lo posible, extirpó del proyecto de la Concertación las energías utópicas que cualquier proyecto político de largo plazo debiese tener. Restó importancia a las cuestiones ideológicas y éticas, inclinando la balanza hacía la técnica y el cálculo macroeconómico. De esta forma –situados en el escenario actual de legitimidad de una serie de reformas- la vieja Concertación mira con recelo la supremacía discursiva y política de sectores que han irrumpido en el mundo de la centro-izquierda aportando ideas para la construcción de un “nuevo modelo” sumando nuevas visiones y energías a las antiguas lógicas tecnocráticas de lo posible. La antigua disputa autocomplaciente/autoflagelante se reedita, con la reconfiguración de las fuerzas y con una nueva legitimidad de las ideas de los sectores más reformistas.

Por otro lado, la acusación que hacen los sectores neoliberales acerca de la construcción del “socialismo” tiene relación con un viejo debate de la izquierda tras el fracaso del proyecto de los socialismos reales. Desde el mundo occidental la caída de la ex URSS significó el triunfo de dos pilares fundamentales del modelo neoliberal: la democracia y el mercado. Las experiencias socialistas, del este de Europa, China, Cuba, en conjunto con otras experiencias revolucionarias, habían fracasado en su aspiración de construir un modelo de desarrollo basado en la igualdad, la apropiación de los medios de producción por parte del Estado y en el control de ciertas libertades para mantener la paz social. Este fracaso significó el repliegue de todas las fuerzas socialistas, socialdemócratas y laboristas, iniciando un ciclo de gobiernos neoliberales, que en algunos casos desmantelaron el Estado y removieron de raíz las antiguas conquistas de los movimientos obreros y nacional-populares. Sin embargo, -tal como reflexiona el intelectual español Ludolfo Paramio en su libro “La socialdemocracia”- la caída de los socialismos reales debió significar el triunfo de la otra estrategia socialista, de la estrategia del socialismo en democracia, más conocida como socialdemocracia.

Lamentablemente el ciclo neoliberal y las indefiniciones de los propios socialistas del mundo llevaron a los socialdemócratas, laboristas y progresistas, a transformar sus antiguas banderas de lucha en solo símbolos estéticos, volcando su ética –tal como en Chile- a lo posible, al cálculo carente de ideas; pragmatismo expresado en los recortes fiscales, apoyar la guerra en Irak, deficitarias políticas contra el desempleo, privatización de servicios sociales, etc.

Hoy las ideas socialistas democráticas están en crisis, pues sus propias élites desplazaron su ética de la convicción del socialismo en democracia, hacía la ética de la responsabilidad del neoliberalismo “social”.

Volviendo a la polémica de los dichos. Lo que intenta expresar la derecha, ignorando por cierto, años de crecimiento y autocrítica de la izquierda es: el gobierno de Bachelet es una vuelta las ideas socialistas fracasadas de antaño, es decir, a los proyectos socialistas de matriz autoritaria y populista. Sin embargo, lo que no han leído – o lamentablemente no lograron entender- es que hubo un modelo socialista exitoso, en el que fue posible reunir libertades civiles, con la construcción de un Estado de derechos que promovió el pleno empleo y la imbricación entre movimientos sociales y partidos políticos.

A pesar de que ese modelo ha sido profundamente cuestionado, tanto desde la izquierda por su coqueteo con el modelo neoliberal, como por la derecha, por sus políticas ineficientes en materia macroeconómica, la socialdemocracia fue una respuesta efectiva en la tarea balancear las libertades individuales con la construcción de instituciones que garanticen amplios niveles de bienestar y resguarden derechos fundamentales.

Hoy Chile se encuentra en un momento de definiciones. Los antiguos miedos de la élite de centro-izquierda chilena fueron sobrepasados por movimientos sociales, quienes con una nueva energía, pusieron en el espacio público nuevas demandas que se encuentran profundamente arraigadas en la idea de una construcción de un Estado de Derechos.

Los viejos imposibles de la racionalidad pragmática están hoy impresos en un programa de gobierno que pretende inaugurar un nuevo ciclo político. Frente a este contexto no es adecuado avergonzarse de las etiquetas y conceptos asociados a estas reformas. El nuevo ciclo político requiere de la construcción de un nuevo modelo, diferente del ciclo tecnócrata anterior, con definiciones en materia de políticas públicas, de reformas institucionales, de cuanto Estado y cuanto mercado y con energías utópicas que logren de una vez interpretar a una gran mayoría de chilenos y chilenas, construyendo un nuevo pacto social entre sectores populares, sectores medios, organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos

El éxito en la construcción de una democracia social de derechos, profundamente arraigada en nuestra cultura política y particularidades territoriales, dependerá del rol que jueguen los actores de la izquierda y centro-izquierda chilena en este periodo de definiciones. Al parecer, llegó la hora de dejar atrás los miedos de la transición y proponerle al país un nuevo modelo.

————–

Foto: Michelle Bachelet / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos
+VER MÁS
#Política

El barrio: la primera línea del Apruebo de salida

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.
+VER MÁS
#Justicia

Una nueva Constitución se asoma mientras se vulnera la protesta

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.

Hoy nos encontramos con un borrador de la Constitución que muestran un aporte considerable para lo que hemos visto en materia del medio ambiente y de la protección de la naturaleza
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Borrador de la Constitución: la esperanza de vivir y dejar a nuestros nietos un país ambientalmente limpio y sano

Hoy nos encontramos con un borrador de la Constitución que muestran un aporte considerable para lo que hemos visto en materia del medio ambiente y de la protección de la naturaleza

No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo ...
+VER MÁS
#Política

Apruebo una nueva Constitución

No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo han implementado.

Nuevos

La región que podemos observar tiene alrededor de 100.000 millones de galaxias y cada una de ellas tendría, en promedio, unos 100.000 millones de estrellas y, a lo menos, un planeta por estrella, por lo t ...
+VER MÁS
#Sociedad

La importancia de saber que no estamos solos en el Universo

La intensificación tecnológica es entonces, indisociable de la intensificación de la desigualdad y la injusticia (por mencionar dos flores del jardín de indeseables propiciados por deseo) pues posibilit ...
+VER MÁS
#Tecnología

Igualdad, justicia, tecnología y rastrillazos en la testa(ruda)

El bien común ha de estar libre de ideologías, banderas e intereses mezquinos. Quizás sea una de las pocas armas no letales y democráticas que se pueden utilizar a diario, por lo menos para volver a hum ...
+VER MÁS
#Sociedad

El bien común

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos
+VER MÁS
#Política

El barrio: la primera línea del Apruebo de salida

Popular

No y mil veces no, los profesores no están con licencia porque quieren, es porque el sistema educativo en Chile no entrega las condiciones óptimas y/o mínimas de trabajo
+VER MÁS
#Educación

Se necesita profesora, de reemplazo

Si sólo se ponen medidas de contención, pobres y sin valor real en la detención del delito, la violencia será imparable
+VER MÁS
#Política

Los 700

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Lo que el sistema y la sociedad no entienden es que las soluciones las necesitamos “ahora”, porque cada día que pasa es un día menos de apoyo al crecimiento de nuestras hijas e hijos, a desarrollar su ...
+VER MÁS
#Educación

Hagan funcionar bien sus Programas de Integración Escolar