#Política

Roberto Ampuero y su (segundo) Diálogo de Conversos

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El 6 de septiembre asistí con mi amigo Darwin al lanzamiento del libro Diálogo de Conversos 2. La Fundación para el Progreso agradecía la ocasión para celebrar su lustro de existencia y con su director ejecutivo tomando la palabra recordé la primera vez que leí una tesis de Axel Kaiser: “el problema de Chile es la envidia”. Creo que con ese aporte inauguraba su connotada intervención pública en “la lucha por las ideas” –como le gusta decir. Y no es que quiera traerlo como una cita antojadiza; la sensación es que me encontraba por primera vez en un enclave donde esas ideas nacen y son vividas con la convicción de la fe.

Fue en el Golf, corazón de Sanhattan –“un lugar más céntrico”, nos comentó después uno de los organizadores del evento. A minutos de comenzar aparecen los autores, acompañados de un individuo cuyos permanentes tics nerviosos no dejaron de llamarme la atención. Se trataba de quien se sabe el próximo presidente de Chile.

En una columna del Diario El País Vargas Llosa daba mérito al Diálogo de Conversos: “un jaque mate a las utopías estatistas y colectivistas”. Tal como dice uno de los paladines ideológicos cosechados por la derecha latinoamericana después de la derrota de los proyectos históricos de la izquierda. No sólo para declarar el fracaso de utopías que derrotaron a sangre y fuego, sino también para alimentar la vieja caricatura de que la vía chilena al socialismo consolidaba una segunda Cuba. 


¿Por qué [Roberto Ampuero] habiendo tenido una experiencia totalmente secundaria en los procesos históricos insistes en aparecer como converso? ¿Desde qué experiencia llegas a esa conclusión? ¿Qué te hace (y nos hace) suponer que conoces lo que pasaba al interior de los regímenes comunistas?

Quien ha sabido arrimarse a este carro es Roberto Ampuero. Antes joven comunista, hoy firme liberal. Renovación que Vargas Llosa atribuye a un “realismo de cosa vivida”. El “yo sé, porque estuve ahí” que usa Ampuero para certificar la preeminencia de su conversión. Un recurso que le permite al Senior Fellow de la FPP instalarse en el epicentro de la escena, aprovechándose de la crítica disidente para aparecer bajo la doble treta: intelectual y converso.

He aquí un significado que merece ser restituido, sobre todo porque el vínculo de esas dos palabras remite al compromiso histórico y a la dignidad del sufrimiento humano en contextos de represión total.

A modo relampagueante señalemos el caso de Alejandro Solyenitzin. Símbolo de la disidencia y nobel de literatura, cuya obra denuncia las calamidades del comunismo soviético. Realidad que no conoció desde la comodidad del exilio, o a través de meras escuchas, sino a partir de la propia vivencia a la que fue condenado por casi una década en los campos de trabajo forzados.

Sobre Archipiélago Gulag –obra que le costó cárcel y destierro perpetuo a Solyenitzin -, retengamos la sola imagen de lo que habría sido componer semejante testimonio con la amenaza de la KGB detrás de la puerta. Este libro fue redactado en la obligada itinerancia de la clandestinidad, bajo la única garantía del silencio de quienes hicieron posible su publicación. Eso valía la literatura para el escritor ruso; una que no se pierde ni un instante en lo que le da vida: el deber de transmitir el sufrimiento de los más débiles.

A partir de casos como éste, la disidencia respecto de los socialismos reales exige calibrar su peso histórico. La conversión de Solyenitzin remite a circunstancias que a cualquiera de nosotros (simples mortales) nos serían imposibles de salvar; todo en cuanto dicen del contacto directo con el aparato represivo del régimen autoritario. De ahí que la dignidad del sufrimiento humano tenga un significado de trascendencia para el auténtico intelectual converso: la capacidad, pese a la infinita desventaja, de enfrentarse a la magnitud de los totalitarismos y de poder sostener un mandato interno que se resiste a domesticar la propia inteligencia.

Y, ¿qué hay de nuestro converso [Ampuero]? Casi una década entre la RDA y Cuba. Periodo que juzga como su “desencanto de los regímenes comunistas”. Sin embargo, él no salió como exiliado de Chile, sino como joven comunista becado. En los años siguientes podemos hablar de la realización de un escritor, estudiante universitario, periodista y traductor. Así, pues, su recorrido por el comunismo… y de paso una afirmación decisiva en primera persona: “¡esto no lo quiero para mi país!” –dijo recién llegado a la Isla en 1974.

Lo que no podemos agregar es que se las haya tenido que ver en algún frente de combate o que haya sido perseguido por algún aparato secreto de inteligencia. Tampoco podemos afirmar que tuvo un rol protagónico en la recuperación de nuestra democracia. Más bien, a Ampuero se le carga un pasado de militancia blandengue e incluso de ser un agente infiltrado.

No estamos reprochando el hecho de cambiar de principios, de renovarse, aunque ello responda a los amos de turno. La lista de intelectuales mercenarios en la vuelta a la democracia chilena merece varios tomos para asumir la soberbia de un ejercicio semejante1. Lo que nos interesa es poner en su lugar ese “realismo de cosa vivida”, el cual, frente a un Solyenitzin, por ejemplo, no es más que la verdadera caricatura sólo imaginable a través de la exaltación verbal.

Las preguntas a Ampuero llegan solas a esta altura: ¿Por qué habiendo tenido una experiencia totalmente secundaria en los procesos históricos insiste en aparecer como converso? ¿Desde qué lugar o experiencia llega a esa conclusión? ¿Qué le hace (y nos hace) suponer que conoce lo que pasaba al interior de los regímenes que declara como fracasados? En definitiva, ¿qué es lo que te hizo “converso” Roberto?

Sin embargo, hay que concederle un mérito: el saber rendirse en espíritu a la facticidad de lo real y hacer de ello una importante carrera literaria y política. Esa es la destreza del intelectual mercenario cuya función consiste en el decidido esfuerzo de la pura naturalización simbólica un statu quo acorde a los intereses de los grupos de poder2. No importa que Ampuero cumpla dicha función colgándose de la obra de autores que realmente sufrieron el rigor de los socialismos reales, o que sus argumentos suenen a un elemental parafraseo de Karl Popper o Jean-François Revel. El problema es que esta operación le permite un atajo gratuito y muy poco decoroso: arrimarse a un carro para denostar a quienes se jugaron la vida por la utopía de una sociedad más justa e igualitaria.

Una última pregunta entonces: ¿Qué tienes Roberto para decir sobre tanta gente generosa que te tocó conocer en tu recorrido por los socialismos reales y que hasta el día de hoy mantiene un compromiso de izquierda?

Notas

  1. Baste la mención a Eugenio Tironi, José Joaquín Brunner, Enrique Correa y Max Marambio, entre otros. Véase el libro de Mónica Echeverría (2016), ¡Háganme Callar!, Ceibo Editores.
  2. Cf. “Vida Social” (A 10), El Mercurio, 12-09-2017: http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2017-09-12&dtB=12-09-2017%200:00:00&PaginaId=10&bodyid=1
TAGS: #RobertoAmpuero Literatura

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de septiembre

Ampuero fue becado como joven comunista durante el gobierno de Allende a estudiar medicina a Cuba, tarea para la cual no le dió el mate y lo pusieron a estudiar historia. En algún momento abandonó las JJCC y se pasó a la Unión de Jóvenes Democráticos (UJD), organización del MAPU-OC (De Correa y Gazmuri). De Cuba lo sacó Enrique Correa, a la RDA, donde trabajaba de traductor en la Escuela de Formación Política “Wilhelm Pieck”, a donde llegaban jóvenes de todo el Tercer Mundo, es decir, una tarea de confianza. Vivía en un cómodo departamento con su compañera, una alta funcionaria de la Juventud Comunista de la RDA (la FDJ). Allí publicaron su primer libro. Él nunca vivió ni conoció la verdadera realidad de la RDA, sino de oidas.

Sergio

26 de septiembre

Pero, ¿qué tiene que hacer Solyenitzin aquí? Ampuero nunca luchó por ninguna causa realmente. Solyenitzin luchó en las filas del ejército soviético en la más dura guerra que ha vivido la humanidad. La basura de Ampuero, por el contrario, conocía el capitalismo subdesarrollado desde su infancia y se hizo “joven comunista” por esa razón… y mira donde terminó, saltando de rama en rama, durante toda su vida. Además, Solyenitzin escribió literatura, este otro mercenario sólo ha escrito mentiras y tergiversaciones.

Ana

26 de septiembre

Excelente columna!! Da rabia que un tipo tan básico abuse de un vocablo tan noble. Converso habla de un sufrimiento incomparable. ¿Cómo puede Ampuero ponerse en ese punto de comparación? Solyenitzin está a años luz… representa una inteligencia, compromiso y ética infinitamente superior. En cambio Ampuero nos ayuda a verificar el camino a través del cual medra el arribismo social en Chile, de insignificantes pequeño-burgueses de los cuales se nutrió la SS. Tal vez una categoría más adecuada para referirse a Ampuero sea la de “torturador intelectual a sueldo”. Y no puedo imaginar una categoría más miserable que esa.
Saludos!

28 de septiembre

Hola Gon, aunque te faltó poner: siempre un tipo insginificante “… también en la recuperación de nuestra democracia”…. esa que volverá a poner a su exjefecito (Piraña) en la presidencia de Chile. Slds! Y sigue así

28 de septiembre

Muy buna columna. Habría que señalar que el término converso fue acuñado para los judíos conversos en España. Y preguntarse de modo más radical ¿qué tiene que ver un tipo como Ampuero con esa experiencia? NADA

Al contrario, siempre ha sido un tipo que ha sabido arrimarse de rama en rama para sacar ventajas. Primero, con los privilegios de los socialismos reales, ahora sacando provecho de sus jefecitos neoliberales que le ponen la plata. “Por maní baila este mono”

Daniel

02 de octubre

Hay algo interesante de esta columna. Es que critican a Ampuero de no sufrir el yugo del marxismo para criticarlo, argumentando qe vivió los privilegios de ser un comunista. Es interesante por dos motivos; Para el escritor de la columna, hay que pasar por el martirio soviético para tener propiedad de reclamo (?), y por otro lado, da clara muestra de que en el socialismo los privilegios no se eliminan, sino que se reducen aún más para quienes se someten al reduccionismo ideológico del gobierno de turno, siendo el disidente y todo aquel ser que no comparta el afán colectivista antinatural, el que sufre de la miseria de la equidad que entregan sus caudillos.
Y de todos modos, aunque el columnista considere un papel secundario el de Ampuero, lo que tenga que decir él sobre el socialismo o lo “converso”, tiene muchísimo más valor y riqueza que esta columna misma, escrita por alguien que lo más probable no tenga ni siquiera un papel terciario, y lo más cercano que tenga de estas utopías, sean precisamente la historia romántica y el chamuyo con misticismo del que todos oímos y alguna vez nos enamoramos (y encandilamos)

02 de octubre

Gracias Daniel. Pero tenga presente lo que la palabra “converso” significa, a menos que no tenga reparos en comer vidrio. Sobre mi insignificancia, no importa, yo no me he puesto ningun disfraz. Saludos

07 de octubre

Que enredado para evitar algo muy simple. Converso es quien piensa de una forma, ve su error, y cambia su forma de pensar. Y el valor de ello no depende de si fue perseguido o no por un aparato represivo.

Y hay millones de conversos en Chile. Por ejemplo, el PC ha disminuido su votación desde un 16% antes de la dictadura al 5% ahora.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?

¿Qué vínculo directo puede existir entre las múltiples exigencias a las mujeres y la violencia machista? La relación es mucho más estrecha de lo que parece; los machos que abusan viven en una cultura, ...
+VER MÁS
#Género

Chile alerta. Violencia machista

El Gobierno ha perdido el control de la Agenda y extrañamente su demora en retomarlo le está golpeando bajo su línea de flotación
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Piñera y oposición imaginaria

Chile no cuenta con una política ambiental que haya sido debatida en regiones, de manera participativa, donde se plasmen diversas opiniones que definan la orientación definitiva que el país debe tener no ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Algunas cuestiones ambientales y la política ambiental que nos falta

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes