#Política

Poder y Enfermedad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Uno de los un desórdenes de personalidad más inquietantes -según Owen- es el "síndrome de hybris". Concepto griego que en la actualidad alude a una suerte de orgullo o confianza en sí mismo, muy exagerada, especialmente cuando se ostenta poder. Se indica como una variación del “desorden narcisista de la personalidad” y alude a una suerte de "intoxicación de poder" expresada en una autoconfianza desmedida, cuyos síntomas se manifiestan en el aislamiento, el déficit de atención y la incapacidad para escuchar a cercanos o a expertos. Hoy, los ejemplos abundan.

Cuanto más poder posea un liderazgo, más necesaria es su lucidez y su salud. Este planteamiento ha sido abordado en importantes -y poco difundidos- estudios y ensayos que navegan en estas tormentosas aguas.

Los más nombrados en estos días son, entre otros: “Locos egregios” de Antonio Vallejo-Nájera (2002)  y “Aquellos enfermos que nos gobernaron” de Pierre Accoce (1978). Estos escritos relatan sucesos, hechos y acontecimientos producto de los cuales, el perfil clínico de sus protagonistas determinaron el destino de sus pueblos.

Además de compartir buena parte de los casos célebres, las obras referidas tienen algunas tesis en común. En primer lugar, afirman que los problemas de salud de los líderes afectan a menudo el desarrollo de la historia de la humanidad, puesto que toman decisiones desconcertantes y de graves consecuencias. Muestran, a su vez, como la estructura psicológica de una personalidad pública puede deformarse por la acumulación de falsedades repetidas. Actitud que puede llegar a convertirlo en un personaje que no guarda la menor semejanza con el “ser real”.

El año 2008, se publicó “En el poder y en la enfermedad” de David Owen. El libro analiza la interrelación entre la política y la medicina. Owen, médico neurólogo, ex rector de la universidad de Liverpool, ministro de asuntos exteriores (1977-1979), fue miembro de la cámara de los Lores y cofundador del partido socialdemócrata.

Señala este autor que la enfermedad en líderes y personajes públicos implica significativas dimensiones, entre otras: el poder sobre la toma de decisiones; los riesgos y costos de mantener en secreto la indisposición, achaque o enfermedad; o el inconveniente que impide entender la necesidad de destituir a los líderes enfermos. También explora esferas en que la salud física no lo es todo y recuerda importantes casos de personajes públicos que han mantenido sus capacidades y atributos casi intactos o se han sobrepuesto a vitales déficits de salud.

Pero en general los autores aludidos añaden que, muchas enfermedades, sin ser una patología psíquica, disminuyen la capacidad para el complejo y zigzagueante ejercicio del poder.

Owen reveló en un estudio del año  2006 que: el 29% de los presidentes de EEUU sufrieron problemas psíquicos durante su mandato y el 49% los presentaron en algún momento de su vida. Esto es superior a la cifra que en ese periodo, según la Organización Mundial de la Salud afectaba a la población en general: cerca del 22%.

Por otra parte,  Owen recordaba en una entrevista que el célebre “dictum de lord Acton Power” (“tends to corrupt, and absolute power corrupts absolutely”, frase traducida como: el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”), está precedido de una advertencia fundamental: cuanto más alto es el poder y la responsabilidad, más altos debieran ser los estándares de evaluación.

Uno de los un desórdenes de personalidad más inquietantes -según Owen- es el “síndrome de hybris”. Concepto griego que en la actualidad alude a una suerte de orgullo o confianza en sí mismo, muy exagerada, especialmente cuando se ostenta poder. Se indica como una variación del “desorden narcisista de la personalidad” y alude a una suerte de “intoxicación de poder” expresada en una autoconfianza desmedida, cuyos síntomas se manifiestan en el aislamiento, el déficit de atención y la incapacidad para escuchar a cercanos o a expertos. Hoy, los ejemplos abundan.

También, la “hibris” es un tema común en la mitología y las tragedias griegas. Estas aludían a un desprecio temerario y la falta de control sobre los propios impulsos, siendo un sentimiento violento inspirado por las pasiones exageradas, consideradas enfermedades por su carácter irracional y desequilibrado. Las historias relatan como los protagonistas que sufrían de “hibris”, terminaban siendo castigados por los dioses. Lo anterior expresado en el conocido proverbio: “aquel a quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco”.

El año 2005 se estimaba que una de cada cuatro personas padecía alguna enfermedad mental a lo largo de su vida y unos 450 millones de personas en todo el mundo la enfrentaban (Organización Mundial de la Salud. Mental Health: facing the challenges, building solutions).

Finalmente, otros autores recuerdan que médicos neurólogos como Sigmund Freud, al momento de advertir el riesgo de liderazgos “tocados”, señalaron también que: “los locos, los visionarios, los alucinados, han desempeñado grandes papeles en la historia de la humanidad”.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
No me digan que no pasó, que no es generalizado, que no sigue pasando. Sabemos que así es, y seguiremos estando del lado de las víctimas el tiempo que sea necesario hasta que esto se detenga, y se consig ...
+VER MÁS
#Justicia

Cuando se ataca al mensajero en vez de dar justicia para las víctimas

El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Popular

No me digan que no pasó, que no es generalizado, que no sigue pasando. Sabemos que así es, y seguiremos estando del lado de las víctimas el tiempo que sea necesario hasta que esto se detenga, y se consig ...
+VER MÁS
#Justicia

Cuando se ataca al mensajero en vez de dar justicia para las víctimas

El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.
+VER MÁS
#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?