#Política

Pandemia y bien común

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En una de mis pasajes favoritos, nuestra Constitución señala en su artículo 1 inciso 3: ”El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta Constitución establece”. Allende el lenguaje iusnaturalista en que está escrita y la consagración implícita que hace del principio de subsidiariedad, la norma constitucional citada es clara en establecer lo siguiente: el Estado no es el único responsable en la promoción del bien común. De ahí que el mandato para aquel sea ‘‘contribuir a crear’’ y no, lisa y llanamente, el de ‘‘crear’’ condiciones sociales él solo. Si el Estado contribuye, es porque existen otros, distintos a él, llamados a participar en la creación de tales condiciones.


Nadie es completamente inocente y nadie es enteramente culpable. La búsqueda deliberada de unos pocos culpables esconde la intención perversa de mantenerse en una sospechosa inocencia

La anterior distinción es relevante, más aún en el contexto de crisis sanitaria que nos toca vivir. De ella se sigue que si bien el gobierno (órgano del Estado encargado de la conducción política y administrativa del país) es uno de los principales responsables en la promoción del bienestar de sus ciudadanos (y, por tanto, juega un papel fundamental en el manejo de la pandemia), no es el único cuya buena gestión debe ser exigida. El Estado, por supuesto, tiene el deber constante de ayudar, coordinar, dirigir, regular, fiscalizar, e incluso suplir, en situaciones excepcionales, a las personas y comunidades intermedias. Pero la consecución del bien común general es una tarea que demanda mucho más que el solo esfuerzo estatal: las empresas, las universidades, los partidos políticos, la banca, los medios de comunicación, los gremios y sindicatos, las juntas de vecinos, las comunidades religiosas, las familias y, por último, las mismas personas, son todas ellas responsables, en distinto grado y nivel, del bienestar general. Todas ellas tienen, sobre todo en este contexto, deberes de hacer y no hacer (muchas veces no jurídicos, pero sí morales) cuyo cumplimiento debe ser reclamado (y su incumplimiento, criticado) por parte de la opinión pública.

Pero esa conciencia de la responsabilidad social multinivel ha sido olvidada, al parecer, por buena parte de los partícipes en el debate público. En efecto, en él abundan los cuestionamientos al gobierno (muchos de ellos, por supuesto, justificados) que, empero, parten de la base de una concepción asistencialista de la autoridad pública. Para estos críticos (entre los que se cuentan, lamentablemente, personeros de la oposición), el bien común, y por tanto, el manejo de la pandemia, dependen casi exclusivamente de las actuaciones del órgano ejecutivo. Al resto de la sociedad le cabe un papel secundario, insignificante en la práctica. Lo anterior ha llevado a estos críticos a adoptar una actitud que se contenta con recriminar el actuar del gobierno (‘‘te lo dije’’), y que no asume acciones propias que tiendan a corregir aquello en lo que, ellos estiman, el ejecutivo ha errado.

Con lo anterior no pretendo erigirme en defensor del gobierno. Ha habido actuaciones altamente condenables (en particular, el ampliamente criticado anuncio de la ‘‘nueva normalidad’’), así como otras iniciativas que no tuvieron la implementación más adecuada (como la falta de distinción entre empresas en la ‘‘Ley de Protección al Empleo’’ y la ayuda a familias vulnerables en forma de cajas de mercadería en vez de transferencias directas). Sin embargo, ello no obsta el cuestionamiento que, en otros ámbitos, merecen agentes no gubernamentales como la oposición, la banca, los medios de comunicación o, más abajo en la jerarquía social, las propias personas en sus decisiones diarias. No es de sorprender que para una concepción asistencialista del gobierno, la última columna de Carlos Peña (‘‘Las razones del desastre’’) sea tan dolorosa: ésta recuerda la gran responsabilidad que en el aumento de contagiados le cabe a los ciudadanos que, pudiendo hacerlo, no han obedecido las órdenes y recomendaciones de la autoridad.

Nadie es completamente inocente y nadie es enteramente culpable. La búsqueda deliberada de unos pocos culpables esconde la intención perversa de mantenerse en una sospechosa inocencia. Una adjudicación razonable de responsabilidades (y de tareas y desafíos futuros) considerará, desde luego, al gobierno y al Estado del que forma parte como uno de los principales encargados de mejorar la situación. Pero no olvidará que el éxito de esa mejoría no depende enteramente de su gestión. Para superar esta crisis se requerirá de la contribución al bien común de todos los agentes (estatales y no estatales) que conforman la comunidad nacional.

TAGS: #ResponsabilidadCiudadana #RolDelEstado Estado Subsidiario

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
anysur

05 de Junio

bien común…enseñarlo, empieza por casa, es una oportunidad que el aparato educacional debería aprovechar, mas que entregar muchos apuntes con contenidos curriculares, entregar textos con valores/conceptos a debatir en familia,aparte que estos tienen sus buenos errores, y no hay nadie que los clarifique.Aunque lo mejor es el ejemplo, el entorno….que les damos, pero a la vez carecemos en este encierro.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Nuevos

Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Para muchos -especialmente para la clase gobernante– es el “País de las Maravillas”, donde se espera cosas extraordinarias de gente común, con condiciones comunes. No, no, momento, con condiciones n ...
+VER MÁS
#Política

Chile en el país de las maravillas