#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En diciembre 2021 escribimos una columna de opinión referida a Plaza de Dignidad (Plaza Baquedano-Italia), proyectando desde ahí, los espacios de poder que la Geografía de la Multitud había generado. A la luz de ese momento, hoy se observa una aparente contradicción, pues la sociedad territorialmente organizada entregaba el 2021 su apoyo a la opción ‘Apruebo una Nueva Constitución’ con un 78,31%, en un universo de participación cercana a los 7,5 millones de personas y, meses después, una parte importante de la misma ciudadanía entregó su confianza a la opción constitucional del plebiscito de salida 2022, que no modificaba el modelo de AFP, ISAPRES y Educación Privada, entre otras. Esto, nos permite afirmar que los electores del 2021 aprobaron la idea de una nueva constitución en dignidad, y que cuando participó la sociedad en su conjunto el 2022 (13,028 millones), su convicción fue que no era suficiente con la idea de dignidad, sino que requirieron respuestas y soluciones, más que símbolos (dura constatación/hipótesis).

Entonces, junto con la legitima crítica hacia nuestro sistema de partidos políticos, aunque contradictorio que parezca (otra vez), le resultaría (resulta) ineludible su participación/conducción de un nuevo itinerario y órgano constituyente, lo que es propio de una democracia representativa; entendiéndosele dicha acción, además, como consecuencia insoslayable e inapelable del resultado del plebiscito del 4 de septiembre, donde solo el 38,11% (4,8 millones de electores) ratifica la idea de nueva constitución presentada por los 154 Constituyentes.


El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Así, en cuanto proceso, la nueva etapa constitucional tiene como antesala acuerdos y gestos sustantivos desde varios sectores políticos con representación en el Congreso, quienes, con mayor o menor asertividad, se allanaron, en primer término,+ a cambios de quórum para darle continuidad al proceso constituyente, si es que la opción rechazo se imponía (los 4/7); luego Chile Vamos (coalición de Derecha) vía compromisos constitucionales, prometía su involucramiento en la continuidad del proceso, si es que perdía la opción Apruebo. Entre los compromisos expresados públicamente están: i.- derechos sociales como el de vivienda; ii.- reconocimiento constitucional a los pueblos originarios y iii.- temas medioambientales, entre otros. En este marco de compromisos, desde el Partido Socialista salieron voces a expresar que era necesario mirar con cuidado los ofertones de la Derecha, pues la historia no le permitía buen antecedente respecto de sus promesas democráticas. En este escenario, donde el rechazo avanzaba sin freno, los partidos políticos de gobierno (Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático, las dos almas), haciendo uso de algún aumento de confianza societal, establecieron un acuerdo para reformar la constitución, posterior al resultado favorable al apruebo, en algunos aspectos que estaban haciendo “ruido” (plurinacionalidad, algunos referidos a temas judiciales, entre otros).

Cómo se indicó, los partidos políticos, resolverán los acuerdos para el necesario proceso Constituyente tal como ocurrió el 15 de noviembre del 2019, canalizando los pilares que dieron origen a la movilización de multitudes como resultado de la sedimentación social descontenta con las estructurales brechas socioeconómicas, sociopolíticas y socioterritoriales que organizaron y organizan nuestra sociedad (sin perjuicio de importantes avances en diversas materias, reconocidos, inclusive, por el actual mandatario).

Vale recordar, que otro momento importante de canalización del malestar social estuvo en el segundo gobierno de Michelle Bachelet vía reformas políticas (sistema electoral, partidos políticos y reformas de descentralización) y una parte del proceso constitucional en una de sus fases (bases de participación ciudadana institucionalizada y proyecto de nueva constitución a ser gestionado por el Congreso Nacional vía plebiscito), posteriormente, guardado por el segundo gobierno de Sebastián Piñera. Esto, digno de una investigación, nos permite plantear una hipótesis a probar, pues, el no permitir la continuidad del proceso, pudiese haber contribuido, aún más, a la sedimentación del malestar, devenido en octubre 2019, y sus derivadas.

De ser lo anterior confirmado, se colige, que la continuidad de la coalición que sostuvo ese gobierno con los ajustes correspondientes, era la responsable (Nueva Mayoría, Frente Amplio incluida la Democracia Cristiana) de propiciar la deliberación social con una perspectiva nacional, pero dado que nuestra estructura social se basa en el quehacer institucional del Estado, entonces, los teóricamente encargados, no materializaron la continuidad de un trabajo social de amplias dimensiones. Baste recordar lo difícil que les resulta (resultó) realizar primarias formales, para entender que el sistema político, no pudo asumir la responsabilidad de conducir lo que pertinentemente había dispuesto el programa del segundo gobierno de la presidenta Michelle Bachelet.

Ahora, este tercer momento de canalización del proceso constituyente, debe administrar la aparente dicotomía entre un contexto sociopolítico diferente, donde la idea fuerza, el lenguaje, el encuadre discursivo y el relato vigente, se ven articulados por la inmediatez de la seguridad pública- económica v/s la problemática -aún vigente- de pensiones en el 2019, salud, migración, medio ambiente, descentralización, entre otros, que inundaban el simbolismo de aquel año (y aquellos años).

Así, en este nuevo esfuerzo canalizador, donde lo que no fue, esperamos que ahora SI deba ocurrir, es que el logro del nuevo órgano redactor, que acá llamamos Comité Constitucional, sea integrado en un 100% por ciudadana/os, y en su magnitud, todas las correlaciones de fuerza incumbentes, que representen políticamente el territorio, estén presentes.

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren. Por ello, su integración en la búsqueda de soluciones (dinámicas territoriales), aportan al país, también en su condición de independientes a las soluciones que el territorio requiere (en la segunda etapa constituyente, hubo varia/os independientes que fueron un real aporte). Esta dimensión, como las ya indicadas, deberían, aunque parezca obvio, contribuir al fortalecimiento de una democracia entendida como un sistema de deberes y derechos siempre perfectible en el máximo histórico en el que la patria se encuentra y proyecta.

Co – escrita con Hernán García Moresco

Profesor de la Universidad Academia Humanismo Cristiano. Magister© Ingeniería Informática USACH. Diplomado en Big Data Universidad Católica. Diplomado en Ciencias Políticas y Administración Pública. Universidad de Chile. Licenciado en Educación en Matemática y Computación USACH
TAGS: #NuevaConstitución #ProcesoConstituyente Geografía de la multitud

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Gonzalo Vicuña

27 de octubre

Muy buena su redacción, mas que análisis parece una cartita al viejito pascuero, y lo digo sin ánimo de ofender; está repleta de deseos que puede que se materialicen y lo más probable es que no. Por el momento no sucede nada, la derecha no necesita apurar el proceso de nueva constitución, y el soberano que rechazó comienza a exigirle al presidente Boric populismo, cortan carreteras por perdonazos de deudas, y otras dádivas, en suma : Quieren todo gratis, y no son comunistas. Para evitar el próximo estallido social, que viene, veremos que propone la UDi y el resto de la derecha que no sea lo de siempre, agudizar la crisis económica culpando al gobierno para promover un golpe de Estado.

31 de octubre

Estimado Gonzalo… tiene Ud. mucha razón. En esta vuelta, donde las correlaciones de fuerzas se encuentran en ajustes, unos u otros buscan maximizar sus réditos simbólicos y materiales. Habrá que seguir observando. Gracias por su atención y sus valiosas y provocadoras interpretaciones.

Saludos

Maca

27 de octubre

Veo en el fondo dem Wallmapu socialista de republica mapuche. Lo mismo que quisieron y no será. Sigan avanzando por el mismo camino que la derrota les doldrá esta vez de entreda y no de salida.

31 de octubre

Gracias por si atención

Saludos fraternos

01 de noviembre

Muy de acuerdo ,pero, lo que falta son liderazgos al interior de lo partidos que den sentido de cuerpo en primer lugar; luego , que ese sentido de cuerpo sea volcado a la ciudadanía, de modo tal, que se convierta, en un referente de ideas y proyectos. Lo que ha sucedido, es un sentido de «lote», que proyecta falta de unidad en la visión y en el propósito, lo que inevitablemente ha atomizado las propuestas.

saludos

01 de noviembre

Tiene razón Pablo, en el contexto en el cual se organiza el sistema político, se precisa de liderazgos convocantes, creíbles y posibilitadores de síntesis sociopolíticas, socioeconómicas, socioculturales y socioterritoriales. Es la búsqueda y encuentro de un consenso vinculante, como bien lo ha expuesto en alguna oportunidad Ud mismo.

Saludos y gracias por vuestra atención

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?