#Política

Las recetas de Lavín

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Muchas personas difícilmente pueden leer una receta y ponerla en práctica, ya que el analfabetismo funcional es producto de una pésima educación. ¿No sería mejor entregarles educación de calidad a todas y todos para que lean, busquen, escriban las recetas que quieran?

Estas letras van para Ud. señor Joaquín Lavín Infante. Quizás no le llegarán como es mi intención. No importa. Sepa que no pretendo contrariarlo ni hacer burla de su persona, mas Ud. es un hombre público que en su labor debe aceptar las críticas de las y los ciudadanos. Lo que hay aquí es una crítica a su labor, a sus políticas sociales que Ud. señor ha impulsado parafraseando al presidente con esmero, fuerza y garra.

Hace algún tiempo también le escribí una carta mostrándole las contradicciones en su pensamiento político frente a las demandas estudiantiles cuando Ud. era ministro de educación. Debe saber muy bien que en política muchas veces las palabras tienen consecuencias reales, por lo que Ud. diga está señalando el camino que han emprendido sus pensamientos encaminados en su ideología.

Debo decirle que no me molesta la palabra «ideología» como al resto de sus correligionarios de la UDI, es más, creo que es saludable que muchas personas expongan las suyas porque podemos conocer el pensamiento y el consiguiente accionar político que tendrán. Mi problema es cuando Ud. dice que está en contra de todas las ideologías, siendo que la suya propia intenta destruir y negar cualquier otra. ¿No es a caso ideológico pensar que el mercado como deux-ex-machina podría solucionar diligentemente las contradicciones del país? Y perdóneme por usar la palabra dios ya que a Ud. como Opus Dei le debe molestar y además que la escriba con minúscula, pues para mí es un sustantivo más.

Señor, debe saber que los problemas de la gente son mucho más complejos que un eslogan de campaña que Ud. haya tomado como máxima irrefutable: «solucionar los problemas reales de la gente». Es más fácil de decir que de llevar a la práctica. No sé cuáles serían para Ud. estos problemas reales. Me imagino que le ha preguntado a la gente sobre ellos y abiertamente le han contestado y cual tribuno de la plebe, se ha esmerado por ser el adalid del pueblo, perdón, de los más desposeídos. Los patricios le aplauden. Las Juanas y los Pedros quieren gritarle en la cara.

Una de las cosas que aprendí en mis cursos de sociología es que los problemas sociales no son definidos desde arriba, sino que son las personas quienes manifiestan cuáles son sus problemáticas. Es una contraposición metodológica. Por ello, mi asombro es inefable cuando descubro que los problemas reales de la gente son la falta de nieve, tener una playa al lado de la casa o tener a disposición un botón de pánico. Políticamente -porque creo es un terreno que Ud. debe manejar mejor que las ciencias sociales -, darle voz a las personas para que se manifiesten es un imperativo moral y que ellos se transformen en actores que los resuelvan un asunto democrático. Pero creo que su ideología le impide entregar cuotas de poder a las y los ciudadanos. Mejor entregar recetas de cocina para que se sostengan en vez de hacer que sus sueldos valgan monetariamente la pena (y estoy hablando en términos exclusivamente económicos porque Ud. los conoce de sobra). Sí, los sueldos de quienes Ud. les ha entregado esas recetas con tanto esmero no alcanzan, a pesar de lo que digan las encuestas sobre la economía. Si no lo sabía, muchas personas tienen niveles de subsistencia similares a las de Angola. Esas mismas personas que deberían cocinar con dos mil pesos, tienen y han tenido distintas estrategias para llegar a fin de mes y darle de comer a su familia y no necesitan recetas gourmet para poner la mesa sino tener seguridad de que pueden ganarse los porotos.

En ningún momento las políticas asistenciales que ha implementado Ud. o que ha promovido su partido han estado en mejorar las condiciones de vida de los pobres, perdón, de los más necesitados. No es política suya que aumente el salario mínimo por sobre las condiciones de miseria. No es política suya entregar a las personas instrumentos para exigir sus derechos. No es política suya promover que las personas exijan tener mejores salarios a través de los sindicatos u otras organizaciones. Lo suyo es entregar una receta, los lineamientos que deben seguir los demás pues Ud. ha bajado desde el Monte Sinaí con ellas. Y se me olvidaba, muchas personas difícilmente pueden leer una receta y ponerla en práctica, ya que el analfabetismo funcional es producto de una pésima educación. ¿No sería mejor entregarles educación de calidad a todas y todos para que lean, busquen, escriban las recetas que quieran?

Le repito, no piense mal. No es mi intención hacer una puya de Ud. Yo como muchos pensamos que es un tipo inteligente, no por nada su Revolución Silenciosa fue exitosa para el país. Bueno, para sus amigos y sus vecinos.

Y termino esto porque tengo que ir a cocinar, recordándole con las palabras de Jorge González que a veces es mejor morir de hambre que de inanición.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
CATA

17 de abril

Señor Carlos, tanto me recuerda su columna a mi época de estudiante en que por esa volada semi intelectual, para mi gusto mal entendida, la única lectura permitida era Kafka y Nietzsche, y se olvidaban de papelucho o Juan salvador gaviota. A veces en la simpleza de la vida están los cambios más radicales. Nadie dice que los grandes cambios no son profundamente necesarios, pero claramente estos requieren una política de gobierno y de sociedad, que, aunque apoyo que no se está haciendo, no resta a estos pequeños y simples ejemplos que pueden servir a una familia.

Oscar Encina

21 de abril

Buena columna Carlos Pinto. El Opus dei Lavín muestra la cara mas astuta de los falsos cristianos egoistas, si no dan la otra mejilla menos van a dar su dinero a los maaaas necesitados. El dinero del Estado lo dan en forma de Bonos, claro que sí porque no es de ellos (por ahora).
Lavín tras la apariencia de un Forrest Gump morón en realidad oculta una cara perversa. No suban el salario, aprendan a comer con las 2 lucas que tienen !mal agradecidos!
Estos falsos cristianos volverían a crucificar a Cristo si vuelve on su discursito socialista.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?