#Política

La unidad de lo político-social

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El complejo panorama social puede poner en cuestión el viejo paradigma que separa lo político y lo social, abriendo flancos para politizar lo social, o sea, dotar de iniciativa y poder a las asociaciones sociales (sindicatos, federaciones, juntas de vecinos) que actualmente no tienen ninguna posibilidad de tomar decisiones o ejercer control de sus destinos, superando el actuar de los partidos institucionalizados.

Los debates y líneas propuestas, en el plano de las elecciones, han buscado enmarcar el debate político en el voto. Sin duda este “encuadre” reduce el plano analítico, por lo que es preciso plantear otra cuestión política más profunda, la unidad de lo político-social. Esta comprensión se posiciona desde el análisis histórico del quehacer político en el país y de las practicas de constitución de poder, viven ciadas durante la historia chilena. Por consiguiente este campo de acción(político-social) comprende la división, instalada, de dos esferas del quehacer o devenir de nuestra sociedad (partidos-organizaciones sociales). A su vez estas esferas ponen su énfasis o acento en dos comprensiones básicas del ejercicio de lo político, una desde la representatividad y la segunda desde la participación.

Lo representativo ha predominado durante todo el siglo XX en todo orden de propuestas políticas. Con esto me refiero tanto a la izquierda, en todas sus gamas, como de la derecha. ¿Cuál es el principio que opera aquí? El que posiciona la estructura política por sobre el campo de la asociatividad social (medio de producción o relaciones sociales de producción), buscando en el campo del Estado (superestructura) modificar las correlaciones de fuerza a través de instrumentos políticos (partidos). El instrumento (partidos) es reservorio exclusivo del pensar y hacer político, entendiendo lo político como la acción y ejercicio de tomar control de la forma de “revolucionar” la vida (praxis). Este transitar ha posicionado al partido, sobre todo institucional, como forma hegemónica de organizar los esfuerzos por construir nuevos horizontes sociales y/o preservar los mismos. De acuerdo con esta mirada, es patrimonio de lo social (relaciones sociales de producción) solo la enunciación (demanda social) de lo que se debe cambiar, mantener o revolucionar, tomando un rol de participación como generador de relaciones sociales que canalicen al Estado las demandas sociales.

Este actuar institucionalizado, plantea dos disyuntivas de politización de las sociedades. El primero buscara revivir la “correa transmisora” entre partidos políticos y “mundo social”, lo que implica una necesaria modificación de la institucionalidad representativa en su conjunto, pudiendo incluso incorporar mixturasen el ejercicio de lo político (representación participativa). El divorcio social de los partidos despolitizados, instalará entonces nuevos elementos de representación o transformara los ya existentes. El segundo pone su énfasis en la politización del “entramado social”, o sea lo político sería dotar de “poder” a las estructuras de asociación del mundo social, con el fin de reconfigurar la política tradicional de representación, buscando así, una participación plena en el ejercicio de la configuración y administración de las nuevas o viejas realidades sociales.

Por lo tanto el complejo panorama social puede poner en cuestión el viejo paradigma que separa lo político y lo social, abriendo flancos para politizar lo social, o sea, dotar de iniciativa y poder a las asociaciones sociales (sindicatos, federaciones, juntas de vecinos) que actualmente no tienen ninguna posibilidad de tomar decisiones o ejercer control de sus destinos, superando el actuar de los partidos institucionalizados, promoviendo el auto gobierno como pilar de participación de la nueva política.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Felipe Albuquerque.

12 de Noviembre

No me queda algo claro de tu planteamiento, ¿cómo vas a dotar de poder a las asociaciones de manera que se establesca un autogobierno o que se supere a los partidos si no modificas la superestructura que “determina”, por ejemplo en términos de poder, a estas asociaciones?
Si quieres plantear la necesidad de la unidad entre lo político y lo social es necesario que las demandas sociales se instalen en la institucionalidad, que exista un canal -como existió hasta 1973- entre la totalidad (campo político) y lo particular (campo social). ¿cómo consigues la educación grutuita si no es a través de la institucionalidad? ¿El movimiento social a quién ha interpelado para que la educación sea gratuita? ¡a la institucionalidad! (gobierno y parlamento).
El asunto, claro, es que tenemos una institucionalidad que no nos permite, más bien permite, pero es muy difícil por el asunto de los quorums bajo la ley binominal, llevar adelante los cambios planteados.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Se ha visto un gobierno que no logra controlar el orden público y una clase política casi paralizada ante el estallido de manifestantes cansados de lo que consideran abusos de poder y falta de representat ...
+VER MÁS
#Política

Encauzar la bronca y diluir la violencia

Esta multitud, no tiene anclajes en partidos políticos, o liderazgos sociales claros, es sólo manifestación de energía social motivada por rabia, decepción, pobreza, frustraciones
+VER MÁS
#Ciudadanía

La geografía de la multitud, tras la polis justa

Necesitamos un nuevo Chile, un Chile más pensante, más crítico, partiendo por quienes se eligen como representantes.
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Estado de decepción

Estoy molesto con lo que sucede en mi país, más cuando sé que fue ideado por chilenos que no creen en la democracia, pero lo que más lamento, es la ciudadanía crea que van a conseguir algo por esta vía.
+VER MÁS
#Política

El pueblo unido siempre es vencido

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Chile no era un oasis como sostenía hace pocas semanas el mismo Presidente. Era más bien una jungla en la que los más humildes, los invisibles sobre todo, deben sobrevivir día
+VER MÁS
#Sociedad

El oasis y la guerra imaginaria

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?