#Política

Estallido social: una reflexión

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Los sucesos ocurridos en los últimos meses en nuestro país, sumado al cúmulo de expectativas que provoca el proceso para dar cuerpo a una nueva constitución, me han empujado a reflexionar políticamente sobre nuestro pasado y presente (dictadura, transición y actualidad). He intentado plasmar ideas que se agolpan en mi espíritu de hombre común, de ciudadano común, desde hace tiempo.


Si es posible albergar algo de esperanza, esta yace en el hombre y mujer común, en aquellos que, en estos últimos meses, han golpeado una cacerola, han salido a manifestar su descontento, han marchado, han participado en asambleas populares, a los que han empujado la rueda del cambio social

El fin abrupto del gobierno de la Unidad Popular y el exterminio al que fueron sometidos los partidos de izquierda a partir del once de septiembre de 1973 no es únicamente el término de un proyecto político sino la conclusión de cualquier posibilidad real de lograr transformaciones sociales  que abrieran las grandes alamedas para las clases populares. De esta manera, la izquierda que surgió tras la dictadura se moldeó a partir de su propia derrota, o dicho de otra forma, tuvo que aceptar el triunfo de la contrarrevolución y de la institucionalidad que se originó a partir de ella.  De esto resultó una “no izquierda”, despojada de su proyecto transformador histórico. Esta situación fue vista como necesaria para poder jugar en la nueva cancha política que había instaurado Pinochet y los tecnócratas que lo asesoraban. No había vuelta atrás, y una muestra de ello es el triunfo de la retórica “histórica” acerca de la responsabilidad de la propia izquierda en el quiebre democrático y actuar de las fuerzas armadas tras el 11 de septiembre de 1973 (¿Es posible pensar que las víctimas que sufrieron violaciones de los derechos humanos, son responsables de su propio calvario?) 

El estallido social de octubre, como se ha venido a denominar los eventos ocurridos a partir del dieciocho de octubre del año pasado, supone la posibilidad de terminar con la herencia de la dictadura y romper las ataduras que tenían sujeta a la izquierda desde hace décadas, es decir, enterrar el legado de Pinochet. A mi parecer, no tenemos que pecar de optimismo y dejarnos llevar más por sueños que por la realidad. Se necesita más que una nueva carta constitucional para cambiar el orden de cosas imperante. Los golpistas de 1973 pronto se dieron cuenta que era indispensable dejar sentadas las bases para la creación de un “nuevo hombre” con una nueva “espiritualidad” basada  en el individualismo, el consumismo, la certeza de lo inutilidad de público y la creencia en la promesa de que la pobreza tiene una de sus mayores causas en la falta de esfuerzo personal y no en condiciones estructurales del modelo económico. Sin un cambio en este fenómeno, la nueva constitución se asemeja más a letra muerta. No obstante, quizás se está abriendo una pequeña ventana que permita ir avanzando en cambios más profundos. Todo ello está por verse. 

Profundizando en lo anterior, la idea de una nueva constitución que dé esperanzas a un nuevo pacto social tiene sentido sólo si va aparejado  de un cambio en la clase política, especialmente en los partidos que se denominan de izquierda. Sin ir más lejos, el desencanto de lo público que aqueja a la sociedad civil es su responsabilidad: ellos, con más razón, son los que deberían impulsar que la esfera pública se haga cargo y resuelva los problemas de la ciudadanía. No es posible olvidar que la “izquierda” que pactó con la élite empresarial, se dio cuenta que no era difícil deshacerse del paradigma de la lucha de clases para cambiarlo por reuniones gerenciales, lobby, sueldos millonarios, una fe ciega en las privatizaciones, con la conveniente amnesia por la falta de justicia por los compañeros torturados y caídos durante la dictadura, sin dejar de mencionar su ceguera a los problemas causados por la inequidad. Por su actuar no hay que guardar esperanza alguna en ellos. Este punto es lo que debiera preocuparnos más, en conjunto con el oficialismo han buscado desprestigiar al movimiento social (“la violencia intolerable”) para hegemonizar la conducción del proceso en un sentido “democrático e institucional”, a sabiendas de lo estrecho de nuestra democracia, y que es precisamente la incapacidad de ella para resolver los problemas sociales lo que ha tocado fondo. 

Si es posible albergar algo de esperanza, esta yace en el hombre y mujer común, en aquellos que, en estos últimos meses, han golpeado una cacerola, han salido a manifestar su descontento, han marchado, han participado en asambleas populares, a los que han empujado la rueda del cambio social, a los abusados por el poder, a los explotados por el modelo, a los cansados de la injusticia. Posiblemente ellos pueden lograr que nuestro país cambie para mejor. 

TAGS: #ChileDespertó #NuevaConstitución Descontento Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad