#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Uno de los aspectos centrales que inevitablemente seguirá estando presente en el actual debate público y, desde luego, si efectivamente se abre un nuevo proceso constitucional – que a primera vista se está empezando a volver incompatible con un verdadero proceso democrático – será respecto al Estado y al rol que se le asigne a este en la sociedad, lo que también, y de paso, refiere a la concepción de democracia y de país que cada sector político postule. Qué tipo de Estado, qué proyecto país y cuál democracia, son las grandes tareas nacionales pendientes, que entendemos debiera seguir acometiendo el nuevo proceso constituyente y sin atisbo alguno de duda, el horizonte a seguir por quienes nos reconocemos del mundo socialista, progresista y de izquierda.


Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Hoy, en un contexto país más incierto al del día anterior al referéndum, continúa siendo central considerar el tipo de Estado a propiciar para el futuro de Chile: si uno en el que el Estado le reconoce a su población ciertos derechos civiles y políticos – también conocido en la jerga jurídica como derechos de primera generación- pero que, en el caso de los derechos sociales, esta visión (Estado subsidiario)le limita su realización a la capacidad de compra que tengan los ciudadanos en el mercado en cuyo contexto, además, con derechos prácticamente inexistentes. Adaptado al curso actual de la discusión de los bordes, esta nueva versión del Estado subsidiario, es el Estado social democrático y libertades. Para graficarlo en buen chileno, un Jurel disfrazado de Salmón.

Al respecto, cabe recordar que pocos meses antes del Plebiscito de salida, el sector de derecha agrupado en Chile Vamos, sin haber ido más allá del titular, adhería al concepto de Estado Social Democrático de Derecho. Y es que, durante gran parte del anterior proceso constitucional, este concepto resultó ser el más popular y apreciado por amplios sectores ciudadanos, lo que llevó primero a la derecha a prenderse a él, ganar el tiempo necesario para rearmarse políticamente, pero en simultáneo votarlo en contra en la Convención. Luego, hicieron lo propio los Amarillos por Chile, que también lo adoptaron, pero entregándole su realización a la derecha al votar junto con ella Rechazo. El punto, en un inicio sin contenido público conocido y reiterado hace solo algunas semanas, ha quedado hoy enteramente despejado: subsidiariedad 2.0.

La otra visión, es aquella forma de Estado que se plantea como propósito deliberado asegurar la provisión de derechos sociales universales – derechos de segunda generación – garantizados para la sociedad toda, también conocido como Estado Social Democrático de Derecho o Estado de Bienestar, adoptado por la mayoría de los países capitalistas con democracias liberales avanzadas.

La anterior forma de organización de la sociedad se funda en la solidaridad y le otorga al Estado un rol preponderante en la economía, dirección y sentido que Chile necesita emprender desde hace un buen tiempo, ya que sabido es que el mercado por sí solo no resuelve las desigualdades ni es capaz de disminuir la hiperconcentración de la riqueza.

Pero en su habitual ceguera, la derecha chilena, hiperideologizada y apegada a las expresiones más extremas del neoliberalismo, boicoteó la propuesta de la Convención, la que, en su definición de Estado Social Democrático de Derecho, dejaba suficiente espacio al desarrollo de los mercados y la iniciativa privada: (artículo 78, derecho de propiedad; artículo 80, libertad de emprendimiento; artículo 182, mercados; artículo 264.a tributos) e incluso, a diferencia de otros países que llegaron a esta forma de organización de la sociedad, por problemas peores o parecidos a los nuestros, la Convención no planteó la expropiación de empresas y otros activos privados.

Siendo esa la realidad de los hechos,  aceptar en las actuales negociaciones un principio constitucional subsidiario – que luego será reclamado para rayarle la cancha al nuevo eventual órgano constituyente – solo tendrá el efecto de reproducir un veto antidemocrático de carácter permanente hacia el futuro por venir. Ello pues, tal como ya ocurrió, las políticas públicas estarán determinadas por el ya conocido y cuestionado poder de veto a favor de los intereses de un sector reducido de la sociedad. Esa es la historia de los últimos 32 años, solo que ahora existe evidencia extraordinariamente concreta en cuanto a saber en qué podría desembocar.

En efecto, las causas que llevaron a sectores ciudadanos a la revuelta aquellos días de octubre de 2018, siguen estando presentes en amplios sectores de la sociedad chilena. Pero obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018, por lo que solo bastaría  un ligero maquillaje al marco institucional actualmente vigente.

Es nuestra interpretación que el universo de votantes que se pronunció a favor del rechazo, lo hizo en desaprobación a ciertas conductas al interior de la Convención,- no muy diferentes en todo caso  a las que ocurren hoy y antes incluso que se cierren los acuerdos para un nuevo proceso-  y no así a una nueva Constitución nacida en democracia. Por lo demás, al haberse tratado de un referéndum  binario, jamás podremos saber si el rechazo a la propuesta de la Convención, también incluía rechazar el cuerpo de derechos que ésta proponía. Si bien algunos lo querrían, nadie con un cierto sentido de realidad podría creer que, tal si en un estado de ensoñación (o de oasis, según lo hubiera  dicho el ex Presidente Piñera) los sectores sociales que marcharon por mejor salud, mejor educación y mejores pensiones, al votar rechazo habrían también renunciado a sus demandas.

En el contexto actual, caracterizado por mayor incertidumbre, un clima de hostigamiento permanente a la labor del Gobierno, clave resulta garantizar que, de haber un nuevo proceso constituyente, su órgano sea íntegramente elegido por la ciudadanía, debe ser paritario e incluir escaños para representantes de los pueblos originarios. Y no menos.

TAGS: #NuevaConstitución #ProcesoConstituyente Estado Social Democrático de Derecho

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Pepe Raus

19 de octubre

AHÍ quedaron del rechazo para reformar, los amarillos y los color salmón DC y socialdemocratas. Esperando que la derecha haga lo prometido. El concepto inglés, we on, es hasta las 12 no más.

anysur

19 de octubre

Ligero maquillaje….

20 de octubre

Me parece peligroso que los progresistas socialistas de izquierda propongan comenzar el proceso que eventualmente escribirá una nueva posible Constitución partiendo desde las mismas bases que consolidaron el comienzo del fracaso de la que ya fue rechazada. Esto porque particularmente se hace mención a la democracia del proceso, ya que la forma propuesta de reservar escaños para mujeres y «originarios» es una violación al principio del derecho a un voto igual, que es la base de la democracia, apenas, por lo tanto, ver atropellado el concepto para quienes tienen alguna esperanza en él, es una fría forma de comenzar el fin del término democracia, si se quiere escribir una «Constitución democrática» basada en la tiranía de un voto trucado.

Me gustaría añadir que el concepto del Estado Social de Derecho fue acuñado científicamente el año 1832, o sea, hace algunos siglos ya, y el Estado chileno lo ha incorporado en sus leyes de diversas formas, así es que no es ninguna novedad y mucho menos una panacea, porque en el mundo se ha producido un amplio debate sobre los recursos necesarios para poder financiarlo. En nuestro caso, tenemos por desgracia a un Presidente que ahuyentó a los generadores de trabajo, crecimiento e impuestos que permitían financiar algunas operaciones del Estado, entonces, hay una completa contradicción en quienes desean derechos garantizados para la población y los conceptos económicos que permiten generar los recursos necesarios para garantizarlos.

Peligroso.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

los propietarios podrán ejercer las acciones judiciales respectivas, exigiendo una justa indemnización, en contra de esa municipalidad por haber otorgado un permiso contrario a derecho y en contra del fon ...
+VER MÁS
#Ciudad

Los socavones en las dunas afectaron a edificios ilegales

En un contexto en que los discursos de odio van en aumento y continúan marcando aún más las desigualdades de nuestra sociedad, es de suma urgencia que Chile avance en esta materia, de lo contrario las co ...
+VER MÁS
#Justicia

Aprobar la reforma a la Ley Antidiscriminación puede salvar vidas

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

La finalidad reeducativa y reintegradora de la pena debe ocupar un lugar central en la recuperación del recluso para la sociedad, que favorezca las condiciones para consolidar en este el respeto por las re ...
+VER MÁS
#Justicia

Rescate y reinserción social

Popular

¿Porqué la molestia de tal diario? Debido a que se acordó incorporar nuevas inversiones que habrían obligado a retrasar la presentación de las ofertas, pero sin mencionar que esas obras tienen como obj ...
+VER MÁS
#Ciudad

A propósito de una autopista, se le aclara al diario El Mercurio

La seguridad pública y la justicia no solo se logran con la represión del delito sino también con prevención y la protección de los derechos de los ciudadanos
+VER MÁS
#Justicia

Cuenta pública 2024: un compromiso en justicia, seguridad social y derechos humanos

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

Todas las personas, tenemos derecho a expresión de diferentes pensamientos y creencias, pero no es sano para la democracia que impere intolerancia y escasa-nula disposición al diálogo
+VER MÁS
#Ciudadanía

Eutanasia: más que un compromiso presidencial, un derecho social