#Política

El no gobierno

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El viernes 18 de octubre de 2019 será recordado en la historia de Chile como el día que expiró el segundo gobierno del Presidente Sebastián Piñera, fue por muerte súbita, aun cuando muchos estaban advertidos que el colapso podría ocurrir en cualquier momento. Del mismo modo, el lunes 2 de marzo de 2020 ocupará su respectivo lugar en la memoria colectiva nacional, como el día que el cadáver del gobierno fue entregado a sus familiares para sus exequias. A estas alturas de la catástrofe solo falta determinar la causa del deceso. En principio esta tendría su origen en un cuadro de hipertensión arterial provocado por el estrés que comenzó a sufrir el gobierno luego que dos millones de personas salieron a la calle a manifestar su hastío.


La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades

Más que una muerte natural, agobiado por sus circunstancias, es dable pensar que este gobierno se suicidó, se quemó a lo bonzo; consciente que sus días se agotaban, sucumbió por mano propia. Aunque, en rigor, no fueron los millones de chilenos que salieron a la calle a gritarle su impaciencia frente a su ignominia endémica, ni tampoco fue la pandemia, que entre paréntesis en un comienzo La Moneda tomó con inexcusable liviandad, como la decisión del ministro de Salud de no recomendar el uso de mascarillas ni la suspensión de clases. No, la muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades, y no como se afanaron al unísono todos los residentes palaciegos.

La liviandad con la que el Ejecutivo abordó la aparición de la pandemia en Chile solo es comparable a la premura del alcalde de la ficticia Sucupira, quien rogaba por un primer muerto que le permitiera inaugurar su flamante nuevo cementerio. Cabe recordar que en diciembre del año pasado, cuando en Chile se vivió el segundo mes del estallido social, en China se conocía el primer caso de Covid-19, y su consecuente expansión al resto del mundo. Como era de suponer, el gobierno vio en esa noticia la oportunidad de desviar la atención del público, la que se concentraba en los hechos políticos y sociales que se desarrollaban desde Arica a Punta Arenas.

A comienzos de enero el gobierno anhelaba –tal como Héctor Noguera en Sucupira– un casito de coronavirus para capturar el interés de las siempre ávidas audiencias. Y la oportunidad se dio en el mítico Hospital de Talca, recinto en el que se conoció el primer paciente infectado por el famoso virus; un primer caso que La Moneda recibió y festejó como la ocasión para demostrarle al mundo la eficacia del mejor sistema de salud de la galaxia, y de paso, archivar la revolución de octubre.

Así, a siete meses de ese dato con el que comenzó la pandemia chilena, solo estaría faltando consignar la causa de muerte del gobierno, claro, porque todo lo que vino después del 18 de octubre ha sido el relato del trauma que partió con la negación del hecho por parte del propio afectado y de su fanaticada. El 2 de marzo de 2020 el cadáver del gobierno fue entregado a sus deudos, sin que hasta hoy se haya emitido el certificado de defunción. ¿La razón? Aún –explican los responsables de su emisión– no es posible determinar con exactitud la causa precisa del fallecimiento.

Aunque, según el estilo negacionista del propio gobierno, que también incluye una escasa voluntad de escuchar, lo más probable es que la muerte se atribuya a una enfermedad de base, como la hipertensión arterial que el Ejecutivo comenzó a sufrir desde el 18 de octubre, cuando sus promesas incumplidas le estallaron en la cara. Sin caer en la ilegalidad, el gobierno se ha esmerado con ahínco en su ilegitimidad logrando rechazos sobre el 80% en prestigiosas encuestas; Piñera no vulnera la ley, pero a diario horada la confianza pública.

Mezclando realidad y ficción, este bien podría ser (es) el dramático resumen de los últimos siete meses de la vida de un país muy tensionado por sus demandas sociales, y aquejado por una pandemia inconmensurable. Una realidad demarcada a fuego entre dos fechas precisas: 18 de octubre de 2019 y 2 de marzo de 2020.

Por ello, a partir de tan especial constatación, cabe preguntarse si Chile podría seguir siendo gobernado por un Presidente que entiende muy poco o nada de su realidad circundante, un no líder superado por alcaldes y opinólogos matinales, desmentido por sus propias cuñas; una persona que no posee el liderazgo que se espera de un primer mandatario democrático, que solo puede exhibir su tono patronal e inquisidor que subestima a sus interlocutores; un sabelotodo despreciable que solo provoca rechazo e impotencia. Un ser poseedor de una aberrante incapacidad para delegar roles, sus ministros, intendentes y gobernadores no tienen competencias resolutivas y acaban actuando como marionetas digitadas desde la capital, sin opinión ni proceder propios, figuras decorativas del teatro del absurdo; en suma, un autosuficiente terco, que no admite errores propios pero que fustiga a sus colaboradores. Solo mandatarios de baja estatura intelectual, como Jair Bolsonaro, Nicolás Maduro o Donald Trump, podrían hacer lo mismo que Sebastián Piñera, con la sola excepción que sus connacionales, habituados a sus estilos díscolos y melodramáticos, se los bancan con paciencia y cierta devoción.

Por desgracia para el país y para sus seguidores, en ninguna de sus dos residencias en La Moneda Piñera respondió a sus pergaminos yanquis; ni en la Universidad Católica ni en Harvard le enseñaron a resolver crisis políticas y sanitarias entregando caridad al pueblo. Eso de la cajita feliz, más que una invención del marketing gringo, es una pésima forma de comprender las claves del desarrollo. Un país no avanza hacia su pleno desarrollo repartiendo limosna mientras solo unos pocos acceden a la riqueza, sino abriendo espacios de creación de empleo y crecimiento personal, de exploración y expansión del conocimiento, de respeto por la democracia representativa.

Tampoco avanza hacia ninguna parte con los recurrentes llamados a suscribir infinitos e inacabables acuerdos nacionales. Los chilenos ya están curtidos de las migajas de ese tipo de instancias, de esa cocina zaldivarista solo sale olor a comida y alcohol conocidos, que acaban siendo repartidos entre los mismos convocantes. El último llamado a la unidad realizado por el Presidente Piñera –un grito desesperado desde la morgue– huele a una sospecha demasiado torpe: bajar el plebiscito constitucional. Lo más triste es que muchos se prestarán para ese infundio.

En su defensa, los confabulados saldrán a aclarar en todos los medios y de todas las formas inimaginables que, apremiado por el tiempo perdido y la necesidad de reactivar la alicaída economía, el país no puede enfrascarse en una discusión ad eternum que podría comprometer la permanencia de un nuevo gobierno. Y blá, blá. Viva el statu quo. Adiós Presidente, que le vaya bien.

TAGS: #Coronavirus #CrisisPolítica #EstallidoSocial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
J.A.

31 de mayo

Estimado, el 11 de marzo del año 1990 se acabó la dictadura en Chile, varios gobiernos elegidos han pasado, un país se ha levantado desde una situación deplorable de miseria, analfabetismo, desnutrición y sin fin de males más. Mi generación, hoy ya jubilada o a punto de hacerlo, con mucho sacrificio y penalidades se educó y participo activamente en la construcción de este Chile que queremos, educamos a nuestros hijos y a punta de deuda, hicimos de nuestros modestos sueños realidad, otros muchos no quisieron, no pudieron o simplemente no les importó el futuro, pero el país gracias a esos hombres y mujeres que nos dirigieron nos dieron la oportunidad, y en democracia, por eso, a ellos y al país agradezco sinceramente. Hoy sin embargo, en las nuevas castas políticas no vemos la intención de construir, de hacer un mejor mañana mediante el diálogo, mediante la razón, mediante el amor a esta sociedad, lo que vemos es planes de destrucción y la alegría cuando el enemigo cae, así, cuando más aúlla de dolor ante el ataque, mejor, cada día vemos más y más discursos de odio, eso no es creer en la democracia, ni tampoco creer que el otro, como humano pensante, también puede tener la razón.

01 de junio

Estimado, le agradezco mucho su comentario. Con la misma sinceridad suya quiero contarle que tengo la suficiente edad como para haber vivido antes, durante y después de la dictadura. Por lo mismo, fui testigo del gobierno del Presidente Allende y de cómo la derecha fue horadándolo, incluso antes que el Congreso lo ratificara, asesinando al general Schneider. Y luego padecí los rigores del otro general. Y, créame, lloré cuando me senté con mi esposa a ver la franja del NO. Y, se lo juro, me fui decepcionando de la democracia; de hecho, para los 40 años del golpe, escribí un artículo titulado “Chile celebra 40 años de dictadura”. La democracia es muy linda, pero, para una inmensa mayoría siempre será una quimera. Lo que hoy tenemos es una democracia fascista, una democracia maloliente. Una invención chilena que reparte pobreza y odio; miedo e inseguridad en el más amplio sentido de la palabra. Saludos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras