#Política

Cuando el odio se instala a través de una columna de El Mercurio.

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No es primera vez que el profesor Rojas es llamado a terreno para preguntársele  por  qué  destila tanto odio contra sus enemigos políticos, como ocurrió en días pasados cuando el sacerdote Percival Cowley escribió una carta al director de El Mercurio para referirse a la publicación titulada “Los comunistas y el dinero”, de su columnista Gonzalo Rojas. El sacerdote dijo, entre otras consideraciones: “Suponiendo que el señor Rojas se define como cristiano y católico, me pregunto el por qué de tanto odio (en esta columna y en tantas otras)  y, a la vez, a partir de sus descalificaciones universales, solo le pregunto ¿por dónde y cómo el amor le interesa a él”

Bueno, como esto le diera pábulo al señor Rojas  para escribir  un nuevo articulo, esta vez con la clara finalidad de responderle al cura Cowley, hemos leído con nuevo estupor su artículo ¿Cuándo se odia?, que nos viene a demostrar la pertinacia de los atributos intelectuales  que este señor le concede al acto de odiar.

De un hombre al que le importa tanto saber si una persona es de un mundo o de otro, es muy poco lo que la sociedad puede esperar para su redención definitiva, si no es el temor a la segregación, a la persecución y a la denuncia, como en los peores momentos de la dictadura.

Leyéndolo,  no cabe otra sensación que la de estar frente a un monumento de la barbarie. Está claro que no se interesó por darle cristiana satisfacción al sacerdote Cowley, al contrario, en su respuesta se esfuerza por demostrar que tiene fundadas razones para odiar, y que su odio está dirigido contra los que no piensan como él; que odia para “ distinguir entre la vertiente pura y la charca podrida (sic), entre cristianismo y marxismo”, y porque “no hay mejor reactivo que el odio, para saber quien es quien; o quienes buscan construir y quienes…  destruir” (sic).  ¡Extrema facundia!

Otro párrafo para el bronce: “En Chile se ha reactivado el debate sobre las ideas. En buena hora: es la única manera de mostrar la superioridad de un orden social libre sobre los proyectos de corte socializante”. Unas líneas que lo dibujan como el misionero de un único orden aceptable para la convivencia entre los chilenos. Por cierto, es tan burda como esta otra: “Odian los que adjudican una maldad estructural al corazón de otros”. Lo dice como si no se diera cuenta de su fallo de contradicción. Como si él mismo no destilara un odio sin remisión posible, que cual iluminado, lo consolida semana a semana como un hombre de extremos, cuyos dichos son una verdadera agresión a la lógica del sano discurso.

De un hombre al que le importa tanto saber si una persona es de un mundo o de otro, es muy poco lo que la sociedad puede esperar para su redención definitiva, si no es el temor a la segregación, a la persecución y a la denuncia, como en los peores momentos de la dictadura.

¿Cómo habrá tomado esta respuesta el sacerdote Cowley? ¿Habrá sentido que se trata de una oveja oscura que no está ni ahí con el amor?

Para Rojas ―un cínico maniqueo―, el debate de las ideas será siempre bueno, porque ayudará a demostrar que los otros están equivocados. Curiosa dialéctica de un fanático que no se arredra ante quienes lo censuran.  Concordamos  en la inutilidad de esta denuncia;  pero, como quien calla, otorga,  se hace necesario su desenmascaramiento, en un acto dirigido a jóvenes no contaminados de entre sus propios discípulos, que por tratarse de jóvenes, debe haber muchos. Y menos cuando, para sus seguidores, parece tocado de una aureola de integridad. No es menor que este señor ocupe una columna semanal en el diario El Mercurio, y  que haga clases en una Universidad tan simbólica, como lo es, para ciertas facciones del poder, la Universidad Católica de Chile.

De modo que, desde estas modestas líneas, no queda sino que elevar la voz para solicitar de quienes cobijan a este comentarista, evalúen su comportamiento ético y la disfuncionalidad de su dialéctica, con el sencillo y sano objeto de alertar a los jóvenes, y a aquellos desprevenidos que se dejan atrapar, sin objeciones, en las redes de su maliciosa manera de interpretar el mundo. Y lo hagan por la vía de invitarlo a una reunión de pauta para fijar espacios éticos razonables de expresión corporativa (porque eso de lavarse las manos para que otros digan lo que no se puede decir sin violencia, es la peor decisión editorial que puede adoptar un medio).

Por cierto que, no se trata de amordazar a este intelectual de extrema derecha, ni de impedirle que haga uso de su legítimo derecho a expresarse, que eso es sagrado para los que suscribimos la democracia. En todo caso, es reconocible que el señor Rojas es un líder de opinión entre esa minoría extrema que justifica las atrocidades que, por estos días, recuerda la sociedad chilena.

TAGS: El Mercurio

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de Septiembre

DE ACUERDO EL ODIO ES UN MAL CONSEJERO;MAS AUN SI SE INSTALA DENTRO DE LA ESENCIA DEL SER
HUMANO Y LO PROYECTA DESDE LO MAS INTIMO DE SU ALMA,SIN DARSE CUENTA QUE SE DESTRUYE E
EL MISMO Y SUS NEURONAS VAN MURIENDO.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Nuevos

Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad