#Política

Convención Constitucional y Participación Ciudadana

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Tal cual hoy están las cosas, el próximo domingo 25 de octubre ganará ampliamente la opción Apruebo y será la Convención Constitucional la instancia a través de la cual se dé forma a la Nueva Constitución.

Una vez más y pese a todas las dificultades, venciendo los temores provocados por la pandemia y el sesgo cómplice de un gobierno poco amigo de los derechos humanos, el pueblo chileno ratificará una vez más su voluntad de cambio en paz.


Para que el proceso de deliberación gane en legitimidad, será necesario  incentivar la participación de la sociedad en medio del proceso deliberativo y no solo al final de éste, que será un año después de su inicio</strong>.

Así, con Plebiscito de entrada y otro de salida se abre un proceso trascendental para el futuro de la convivencia en Chile. Sin duda, un avance importante respecto al modo cómo en el país  se han resuelto  habitualmente los temas de la convivencia y sus crisis: cocina en el mejor de los casos; violencia en otros.

Era que no. Para enredar el proceso,  se ha dicho majaderamente por los mismos que se han opuesto a los cambios,  que Chile se paralizará en dos Congresos. Se ha dicho, además, que es mejor que los recursos necesarios para el funcionamiento de la Convención Constituyente “se destinen a resolver los problemas de la gente”.

Ni el Congreso se paralizará ni “los problemas de la gente” se resolverán por la vía habitual de un bono más o menos. Si tuvimos que llegar a echar mano al 10% de nuestros ahorros previsionales, ello ha sido, por un lado, debido a la inoperancia del Gobierno para manejar las crisis, pero lo de fondo, por el otro, es que la pandemia no ha hecho más que poner al desnudo las falencias estructurales del modo en que bajo la actual Constitución está organizada nuestra convivencia.

Para el día después  del 25 de Octubre, sin embargo, necesario será abordar los problemas más de fondo que en el plano político están aún sin resolverse. El primero de ellos es que la oposición debe terminar de convencerse  que su unidad debe intentar resolverla a partir de las necesidades de la sociedad y no de ellos mismos. Importa, en ese sentido, más el proceso político global que una Alcaldía; importa más un futuro en común más armónico y pacifico que  un candidato que empiece a marcar en las encuestas de una próxima presidencial.

Si los tiempos cuentan algo en política, entonces prioricemos y aterricemos las expectativas en relación a aquello que cuenta y determina el proceso político de hoy hacia el futuro, recordando que un país sin salida política al colapso que lo ha llevado el neoliberalismo, solo será  sujeto de convulsiones sociales sin precedentes y conocerá mayor violencia.

En consecuencia, lo básico para las  fuerzas de oposición que se reclaman del cambio, es construir un mínimo común entre ellas. Un mínimo común, que les permita fijar un marco de entendimiento maduro, capaz de racionalizar políticamente sus  diferencias sin que su tratamiento o intereses subalternos le allanen el camino a la derecha para seguir en el poder. Poder por el poder?  Al contrario, se trata de superar la política autorreferida  y reconectarla con la sociedad.

Elementos de la realidad para avanzar hacia una visión común  abundan como nunca antes a partir del 18-0. Son esos insumos  los que deben servir para comenzar a amalgamar un programa político representativo del pueblo chileno. Pero quien se siga resistiendo al peso de la historia, de que en Chile, debido a la naturaleza arcaica e hiperideologizada de  la derecha chilena, se requieren grandes alianzas para producir cambios duraderos y sustentables, solo permitirá entregarle en bandeja la capacidad de veto que esta sabe utilizar sin medias tintas.

Pero por lo demás, en el escenario de desprestigio actual de la política Institucional en su conjunto, ninguna fuerza política hoy existente, ya sea que se trate de la izquierda tradicional e histórica o las nuevas expresiones que surgieron para reemplazarla, tienen fuerza por si mismas para dirigir el proceso que está en marcha ni conducir al país por el derrotero de transformaciones que necesita.

Sin embargo,  y aunque la política no resuelve todo,  en base a ella es posible construir caminos que ayuden a repolitizar el escenario anclándolo al proceso general que  vive el país. A continuación, dos ejes en esa dirección:

Pluralismo y Diversidad. Una oportunidad concreta de evidenciar una disposición distinta al ostracismo y despolitización  existente en el régimen político partidario hasta antes del 18-O, es facilitar cupos y recursos para la elección de delegados constituyentes independientes, que sabemos, pese a su valor y aporte, encuentran mayores dificultades de ser electos convencionales en medio del poder del dinero con que la derecha y su Gobierno, junto al  gran empresariado, intentarán torcer el rumbo del proceso. Es  la oposición y dentro de ella a las culturas de izquierda, las que deben asumir las banderas del pluralismo y la diversidad en toda su amplia dimensión y riqueza.  El peor momento para arrogarse representación es este.

Fomentar Participación. Es postura de este autor, el buscar acortar las brechas entre el Chile profundo de los territorios y la ciudadanía y las formas Institucionales de representación política.

En ese sentido, si bien la Convención Constituyente emergente es la instancia que merece todo nuestro respaldo, porque ahí radicará la soberanía del pueblo chileno, para que el proceso de deliberación gane en legitimidad, será necesario  incentivar la participación de la sociedad en medio del proceso deliberativo y no solo al final de éste, que será un año después de su inicio.

La visión  tanto de individuos como de organismos sociales, académicos y profesionales del más diverso tipo y tamaño, tienen mucho que aportarle a un proceso que, para que sea de verdad histórico y profundo, debe nacer enraizado  en el alma de Chile y ser representativo de todos los sectores proclives al cambio y la transformación democrática del país.

En concordancia con lo anterior, la misma Convención Constituyente podrá acordar en su reglamento instancias de participación ciudadana, que hoy, gracias a la variedad de canales de comunicación  que nos ofrece Internet, puede abarcar gran parte del territorio nacional y dar cabida a una amplia variedad de participantes en las discusiones temáticas propias de la deliberación constitucional.

Así, podrán constituirse Comunidades virtuales, foros de discusión por capítulos o temas asociados a la Nueva Constitución tanto como y en combinación con otras formas presenciales de participación. De este modo, los miembros de este lado de la Convención, podrán fortalecer sus propias convicciones personales y representar a un universo mucho más amplio a sus legítimas fuentes de origen. Hoy, como nunca antes, necesitamos  ir más allá de nuestras propias fronteras.

Por eso, la oposición debe jugársela poniendo a disposición de la más amplia participación ciudadana todos sus  recursos políticos y de representación a su alcance, en todos los niveles y subniveles del Estado (Municipalidades, Alcaldes y Concejales; Parlamento, Diputados y Senadores) además de recursos  técnicos, académicos  y profesionales acumulados al servicio del proceso constituyente y la participación ciudadana. Desde ya, desde las Instituciones en las que exista representación, explorar formas de financiamiento orientado a la participación ciudadana  en este proceso histórico,   considerando que este es tiempo de discusión Presupuestaria del año 2021, año que zanjará el nuevo marco político de nuestra convivencia.

 

TAGS: #NuevaConstitución #ParticipaciónCiudadana #ProcesoConstituyente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación

En las mujeres los orígenes del fenómeno tienen que ver con la socialización de estereotipos de género y cómo estos se reproducen en la escuela, universidad, trabajo y en las mismas familias
+VER MÁS
#Género

El Síndrome del Impostor y cómo afecta a las mujeres

Ac­tual­men­te se pu­ri­fi­can dia­ria­men­te 130 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, uti­li­zan­do unas 21.500 plan­tas desa­li­ni­za­do­ras, que ope­ran en más de 130 paí­ses.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Desalinización de aguas: ¿Es una respuesta adecuada a la escasez del recurso hídrico?

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Emulando la canción de John Lennon, de estas dos crisis debe surgir una sociedad mejor y más solidaria, con un capitalismo renovado inclusivo y sostenible. 
+VER MÁS
#Sociedad

La única forma de superar nuestros desafíos es trabajando juntos