#Internacional

Un día para recordar

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El 11 de septiembre de 1973 fue una fecha fatídica cuyos ecos siguen resonando en Chile y el mundo.

Lo recuerdo bien. Yo vivía en la calle Huérfanos, en el centro de Santiago y apenas comenzaba el día cuando sonaron las primeras ráfagas. Al asomarme a la ventana pude ver a los soldados sobre las terrazas de los edificios vecinos y comprendí de inmediato lo que venía después. Mi hija era muy pequeña y estaba asustada, no comprendía por qué teníamos que arrastrarnos por el piso del departamento sin levantar la cabeza pero yo sabía del riesgo de recibir una bala perdida. Aun cuando la amenaza de golpe había flotado en el ambiente desde hacía un tiempo, para quienes vivíamos la aparentemente sólida democracia chilena la sola idea de una asonada militar era inconcebible.

Sin embargo, sucedió. Durante los siguientes días el caos fue total, el pánico de no saber los límites exactos de la represión, los informes boca a boca sobre quema de libros en grandes piras en plena calle, las frenéticas llamadas telefónicas y la aventura de desplazarse por la ciudad buscando a los familiares y amigos, todos dispersos, era surrealista. 


La búsqueda de personas sospechosas de pertenecer a partidos de izquierda –algo legal y legítimo hasta el día anterior- se operaba con minuciosidad en sectores residenciales de clase media y en barrios populares. Las capturas eran masivas y los camiones del ejército, que pasaban durante las noches cubiertos con lonas para proteger de miradas curiosas su carga de muerte, provocaban escalofríos. También los cuerpos tirados a la vera del río Mapocho.

La búsqueda de personas sospechosas de pertenecer a partidos de izquierda –algo legal y legítimo hasta el día anterior- se operaba con minuciosidad en sectores residenciales de clase media y en barrios populares. Las capturas eran masivas y los camiones del ejército, que pasaban durante las noches cubiertos con lonas para proteger de miradas curiosas su carga de muerte, provocaban escalofríos. También los cuerpos tirados a la vera del río Mapocho.

Cuando se habla del golpe de Estado contra el gobierno de Salvador Allende, por lo general se suele aludir a los hechos más impactantes, como el ataque aéreo y terrestre contra el palacio de la Moneda y la posterior muerte del presidente Allende. Sin embargo, para quienes vivimos esos momentos, uno de los sentimientos predominantes, más que el miedo a la represión, fue el estupor. Un desconcierto absoluto al presenciar este hecho inédito para nuestra generación y las anteriores, con el rompimiento de una línea histórica de tolerancia y activismo político sin más cortapisas que las establecidas por la ley. Y de pronto, esas leyes supuestamente inmutables cambian y se vuelven contra un pueblo sorprendido en medio de la noche.

Las políticas de Salvador Allende y su equipo de gobierno, aun cuando no satisfacían todas las aspiraciones de una ciudadanía mayoritariamente capitalina, constituían un avance significativo para los sectores más pobres, campesinos y obreros. Lo que jamás perdonaron los círculos de gran poder económico fue el desafío de plantear reformas que reducirían su cuota de influencia y los colocaría en el plano de un interlocutor más, después de haber dominado la escena política durante décadas.

La estrategia de la extrema derecha chilena, con la complicidad de partidos de centro, se basó en una campaña mediática masiva y el bloqueo económico interno, al establecer alianzas con ciertos sindicatos como el del transporte terrestre que hoy también amenaza a la estabilidad de Chile, y el gran socio de aventuras golpistas: el Departamento de Estado, con Henry Kissinger a la cabeza, en una urdimbre de tácticas efectivas que acabaron con el ensayo del socialismo en libertad.

Chile nunca volvió a ser una nación verdaderamente democrática. Las desigualdades y las limitaciones actuales en aspectos tan fundamentales como la salud y la educación son herencia de una dictadura tan bestial que sus ecos aún perduran en la mente y el imaginario de buena parte de la población. Nunca como hoy se vieron en ese país los extremos tan distantes entre ricos extremadamente poderosos y pobres de miseria, con un gran contingente de jóvenes enfrentados a un futuro incierto pero con la voluntad de participar de los cambios que el país necesita para retomar, algún día, el camino hacia una democracia más justa y equilibrada.

Las juventudes chilenas serán quienes cambien la polaridad y retomen la ruta hacia un sistema más justo.

Audio: El quinto patio 

TAGS: #11Septiembre #DictaduraMilitar

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva Larrain

14 de Septiembre

Francisco, una verdad a medias es una mentira completa, a usted le cuentan cuentos mutilados que resultan una falacia, incoherentes, a mi nadie puede contarme lo que he vivido: Estábamos a punto de una guerra civil y el golpe fué un alivio para casi todos los chilenos, es asi y por mas que lo intente no podrá cambiarlo. Para usted y muchos de la izquierda se vive en un pais cada vez mas incomprensible, incongruente, y a las generaciones venideras les será aún peór, porque el relato histórico mas cercano a la verdad es el mas coherente. Hay un video que circula ahora que refleja bien esto:

https://www.youtube.com/watch?v=vJ0vyKOiTPw&t=21s

15 de Septiembre

Josecito, cada persona vive los eventos que le toca vivir de una forma diferente, así como también cada uno se forma su propia opinión de hechos como el golpe, por tanto tu “verdad” es otra falacia y petulancia de tu parte. Si supuestamente el pueblo tenía forma de hacer frente a un ejército de aviones y tanques, donde están entonces los documentos que acrediten eso, cuales eran los comandantes en pugna? , como fue en la guerra civil de balmaceda, o ahora aparte de creerte económista eres historiador?

19 de Septiembre

Don Eduardo Banda nose que necesita para darse cuenta que sí estábamos muy cerca de una guerra civil. Yo no le pido que crea en mi palabra, mis relatos, recuerdos o cuestiones que dependan de mi percepción. Ni al Mercurio o publicaciones de la derecha. Pero puede creer en los mismos desclasificados de la CIA, bajo otro cometario tengo un video que incluye el link directo de la fuente original, puede creer en los testimonios de Pascal Allende y decenas de valientes guerrilleros que lo relatan con orgullo, puede creer en los discursos del mismo presidente Allende o las resoluciones de su partido con la la determinación de la lucha armada como el único camino, en fin, ¿le parece insuficiente?. Digame ud. que necesitaria para convencerse

derechiste

15 de Septiembre

puro blablablablay mas blabla…..para engrupirnos y seguir con la mentira derechista el plan zeta y otras imbecilidades por el estilo….a la sra teresa .esta…..no le creo un rabano su comentario……me basto con leer ( lo cual me ratifico lo que ya sabiamos de antemano) en el diario la tercera del 2013 en el reportaje completo a las razones de la asobada militar, los informes del depto de estado norteamericano que desclasifico todo lo referente al chile del 70 al 73……..practicamente los mismos causantes de este suceso…..confesando sus culpas…….el resto de los que defienden el golpe para mis es solo basura politica y punto…….ah tengo 64 años ….vivi esa epoca sin ser de izquierda , ni marxista, ni cubano, ni venezolano……asi que creo saber medianamente bien de que hablo…….

15 de Septiembre

Desmentir no es simplemente decir que es mentira, es demostrar que es mentira. A su edad debería saberlo. Es usted el que habla del plan Z, desmiéntase solo. ¿se molesto en ver los desclasificados antes de hablar de ellos? ¿sabia que esos desclasificados demuestran que el pronunciamiento militar es una gesta sólo de los chilenos donde los norteamericano no tuvieron nada que ver? Los norteamericanos hicieron mil planes y como podían promovían “la causa”, pero el 11 de septiembre de 1973 las FFAA de Chile se pronunciaron por solicitud expresa del pueblo chileno, que se manifestaron a través de una resolución del poder legislativo el 22 de Agosto de 1973. Infórmese de lo que habla antes de hablar para no quedar como ignorante amigo mio. Vea algo de los desclasificados y después habla:

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Para el sistema de seguridad social del Estado, las personas trans no existimos; no existen datos de cuántos somos, de como accedemos a la salud, de la inclusión a la Ficha de Protección Social
+VER MÁS
#Género

Disidencia e inestabilidad laboral: El dúo precarizante

Un arma estratégica, que resulta ser mucho mejor que mandar un ejército para imponer sus normas, son los Tratados de Libre Comercio, tratados que obedecen principalmente al interés de los grandes inverso ...
+VER MÁS
#Economía

Nuevos imperios y el Tratado de Libre Comercio como arma

Este sistema educativo ha llevado a un profundo desapego del cuerpo y por lo tanto a una amnesia sensorio-motriz generalizada.
+VER MÁS
#Educación

Actividad física, juegos y aprendizajes

Para poner coto a los permanentes atropellos de las minorías que tienen el poder económico, las mayorías engañadas tienen que decir basta con denuncias ante los tribunales de justicia, pues si no ejerce ...
+VER MÁS
#Ciudad

Echen a los funcionarios que hacen bien la pega

Popular

Nuestro sistema de salud, requiere urgente una reforma, que de una vez por todas, visibilicemos que en Chile estamos vulnerando los derechos humanos
+VER MÁS
#Salud

Sistema de salud, en Chile estamos vulnerando los derechos humanos

Cuento mi historia por todas esas mamás que están buscando información en Internet, un testimonio, una esperanza para sus hijos con alguna anomalía VACTERL
+VER MÁS
#Salud

Nacer y no morir con una enfermedad rara

Un cambio súbito y no anunciado en la funcionalidad de búsqueda de Facebook ha asestado un duro golpe a toda la comunidad de investigación basada en fuentes de acceso público
+VER MÁS
#Tecnología

Cómo el repentino cambio de Facebook obstaculiza las investigaciones sobre derechos humanos

Las redes sociales se han transformado en una panacea, en parte, porque las personas se sienten movilizadas por cualquier causa sin salir de su zona de conforto, frente al computador o recostados en un sill ...
+VER MÁS
#Medios

Los cambios se disputan en las calles, no en las redes sociales