#Internacional

Generaciones sin memoria

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Lo que está sucediendo en Latinoamérica en estos momentos, debería ser de vital importancia para las generaciones de la desmemoria. Todo aquel que tenga de 40 años para abajo, considérese parte de la generación de la desmemoria.

Todo aquel que nació en época de las dictaduras o post dictaduras ha sido inyectado con el gen de la ignorancia y la desmemoria colectiva. Pertenecemos a la generación de la negación. Somos producto de un plan cimentado con esa finalidad: crear generaciones vencidas, chambonas, ineptas, ególatras, consumistas e insensibles. Unos peleles en toda la extensión de la palabra.

Nos distraen con lo burdo, porque somos incapaces de pensar, de preguntarnos, de dudar, de desmenuzar conceptos o definiciones que nos fueron impuestos sistemáticamente. Incapaces de formular nuestro propio criterio y peor aún, incompetentes para debatir y totalmente apáticos como para tomar acción. Somos las generaciones perfectas para un sistema mutilador, patriarcal, misógino y capitalista. Que nos aplasta todos los días porque somos incapaces de levantar la cabeza, nacimos viendo hacia abajo y no nos atrevemos a preguntar qué pasaría si levantamos la vista, enderezamos la espalda y caminamos de frente. Si levantamos la voz y despertamos de la modorra para convertirnos en entes de cambio. 


Es obligación de las generaciones de la desmemoria, tener sed, alimentarse de preguntas, de dudas, de análisis propios y en colectivo. Es su obligación, buscar información por sí mismas, seguir a pesar del cansancio, no darse por vencidas: insistir, insistir, insistir, hasta que reviente la estructura patriarcal, clasista, racista, misógina, homofóbica y colonial que nos han impuesto.

Generaciones que niegan su raíz, su origen, que se atreven a apuñalar por la espalda, que sueñan con ser de otro lugar, que sueñan con lo que el capitalismo les dijo que es la vida: llenarse de cosas materiales, aunque las deban, vivir de apariencias, aplastar a quien sea con tal de escalar y ser reconocido (por otro igual o peor) porque lo importante es el escaparate y no la esencia, no lo humano, no la solidaridad. Porque lo importante es todo aquello que se pueda obtener con dinero, con traiciones y poder.

¿Son rescatables estas generaciones vencidas? Sí. Contra todo pronóstico, sí lo son. El ser humano tiene la capacidad de reivindicarse, de cambiar el camino las veces que desee, de volver a iniciar las veces que sean necesarias.

Para que estas generaciones encuentren el camino es necesario que los mayores sean candil, que sean quienes enciendan la mecha, los que bombardeen con preguntas al aire, los que reten, sean los que impulsen, los que les hablen de la otra verdad, de la verdad que oculta el sistema, de la verdad que oculta la impunidad, de la verdad que fue inventada para mantener sedadas e ignorantes a las generaciones de la desmemoria. Con esto ellas solas encontrarán su propio camino, pero necesitan quién las provoque.

Quién les diga en dónde están paradas y por qué, sabiéndolo ellas solas buscarán su lugar en la historia. Estas generaciones necesitan saber que están vendadas, que la verdad les ha sido vedada, que son el resultado de un producto estructural que corresponde a intereses de las oligarquías y los injerencistas es decir; intereses del imperialismo contra una Latinoamérica que no se da por vencida.

Es obligación de las generaciones de la desmemoria, tener sed, alimentarse de preguntas, de dudas, de análisis propios y en colectivo. Es su obligación, buscar información por sí mismas, seguir a pesar del cansancio, no darse por vencidas: insistir, insistir, insistir, hasta que reviente la estructura patriarcal, clasista, racista, misógina, homofóbica y colonial que nos han impuesto. Hasta que despierte la sensibilidad y tengamos la capacidad de observar y percibir con nuestros cinco sentidos la injusticia de un sistema que nos oprime, ¡y hacer algo para erradicarlo!

Porque de nada sirve saber si no se hace nada por cambiar lo que nos ha vuelto objetos de consumo. Y lo que nos hace odiarnos unos con otros, y sentir vergüenza de nuestros orígenes. Y negar nuestra herencia ancestral soñando con ser de otro lugar y solapando a quien nos irrespeta, nos golpea, nos tortura, nos asesina y nos desaparece.

Las generaciones de la desmemoria son rescatables y si saben que están vedadas, si hay un catalizador que las impulse, sabrán encontrar el camino hacia la libertad de los pueblos.

Ahora las preguntas son: ¿Quién quiere ser catalizador aunque esté cansado de luchar y esté desmoralizado y lo haya dado todo? ¿Quién quiere buscar el camino a la libertad, con la humildad de quien desconoce y quiere aprender, para pasar de la pasividad a la acción sabiendo lo que pondrá en riesgo?

TAGS: #Patriarcado Capitalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La rabia de los otros es también –o debería ser- nuestra rabia. Las políticas de violencia racista en el país del norte no son más que un espejo de las nuestras. Los estallidos contra las prácticas ...
+VER MÁS
#Sociedad

La rabia de los otros

La gran pérdida se manifiesta en el poder suave de la imagen y la capacidad de atracción hacia el país norteamericano, como una superpotencia eficiente en el combate de la pandemia
+VER MÁS
#Internacional

La pérdida de soft power estadounidense en el contexto de la pandemia

La DOM de Peñalolén, en fecha 1º de junio de 2020, debido a que las ilegalidades eran muchas, sí procedió a invalidar, tanto el permiso de edificación como la resolución exenta de loteo con construcc ...
+VER MÁS
#Ciudad

El filósofo buscó plusvalía para su terreno pero le fue mal

Bolsonaro no tiene un proyecto ni ideas de peso, salvo armar a toda la población para defender una nación imaginaria que está en campaña contra el marxismo cultural, la ideología de género y la global ...
+VER MÁS
#Internacional

Brasil: Un pacto democrático para detener al fascismo

Nuevos

La rabia de los otros es también –o debería ser- nuestra rabia. Las políticas de violencia racista en el país del norte no son más que un espejo de las nuestras. Los estallidos contra las prácticas ...
+VER MÁS
#Sociedad

La rabia de los otros

La gran pérdida se manifiesta en el poder suave de la imagen y la capacidad de atracción hacia el país norteamericano, como una superpotencia eficiente en el combate de la pandemia
+VER MÁS
#Internacional

La pérdida de soft power estadounidense en el contexto de la pandemia

La DOM de Peñalolén, en fecha 1º de junio de 2020, debido a que las ilegalidades eran muchas, sí procedió a invalidar, tanto el permiso de edificación como la resolución exenta de loteo con construcc ...
+VER MÁS
#Ciudad

El filósofo buscó plusvalía para su terreno pero le fue mal

Bolsonaro no tiene un proyecto ni ideas de peso, salvo armar a toda la población para defender una nación imaginaria que está en campaña contra el marxismo cultural, la ideología de género y la global ...
+VER MÁS
#Internacional

Brasil: Un pacto democrático para detener al fascismo

Popular

En el contexto de la actual pandemia por Covid-19, las redes educativas con foco en la colaboración cobran mayor relevancia frente a los obstáculos que dificultan los procesos cotidianos del desarrollo ed ...
+VER MÁS
#Educación

El poder de las redes colaborativas en el contexto educativo actual

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

No podemos ser un país donde la gente come según la voluntad del otro. No podemos ser un país que depende de la solidaridad.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Pueblo de Chile

Por la pandemia tiene que aparecer diariamente haciendo reportes sobre los avances del COVID-19 en la población, por lo tanto sus declaraciones siguen dando material para los conflictos.
+VER MÁS
#Política

El Ministro Jaime Mañalich suma y sigue