#Género

Unión civil igualitaria

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En las últimas semanas, el debate sobre la naturaleza del matrimonio y el rol del Estado en él se ha tomado la agenda. Así es como tanto las marchas a favor como en contra del matrimonio homosexual han tenido gran repercusión y presencia mediática, al punto incluso de que ya no es políticamente correcto hablar de matrimonio gay sino que el nuevo término es el de "matrimonio igualitario".

Sin embargo, la mayoría de las veces el debate gira puramente en torno a los elementos valóricos o a las creencias personales, y ahí caemos en un profundo error. Primero, porque es imposible llegar a algún mínimo punto de encuentro cuando lo que estamos poniendo sobre la mesa son nuestras particulares creencias -en este caso sobre cuestiones tan íntimas como la divinidad o la sexualidad- y segundo, porque en ese ámbito cada persona es absolutamente libre de pensar lo que quiera y de agruparse con otros que piensen parecido para conformar una creencia o religión. Llevando el argumento al absurdo, yo perfectamente podría pensar en la necesidad de que el matrimonio sea entre un hombre y una jirafa.

El debate debe centrarse en el rol del Estado como garante de que todas las personas, sin distinción, podamos desarrollarnos en libertad de derechos. Porque cada uno puede pensar lo que quiera, cada iglesia puede tener su propia concepción de vínculo, pero el estado no puede apropiarse de ninguna de esas visiones particulares, buscando siempre mantener la neutralidad y la equidistancia entre los valores de todos los ciudadanos.

Según el Código Civil, el matrimonio es un vínculo o contrato que se celebra entre un hombre y una mujer. Lo primero que podemos extraer es que el matrimonio es un contrato firmado frente al Estado. Entonces, ¿por qué sólo pueden firmarlo algunas personas y no todas? La única explicación razonable es que ciertamente nuestra cultura -influida por la Iglesia Católica y otras instituciones- ha entendido durante mucho tiempo que este vínculo sólo se celebra entre hombres y mujeres. Sin embargo, hoy día, cuando la Iglesia se separó del Estado hace 86 años, cuando de hecho hay muchas parejas homosexuales conviviendo y generando familias, cuando cada día hay más legislaciones en el mundo que avanzan hacia el matrimonio igualitario, vale la pena preguntarse si existen razones de peso para mantener dicha discriminación.

A todas luces, no hay ninguna. Exigir que el matrimonio civil siga estando solo al alcance de un hombre y una mujer es como exigir que solo algunas escuelas reciban la subvención pública o que solo determinadas personas puedan atenderse en los hospitales. Los valores y creencias deben desarrollarse en la conciencia de cada persona y colectivamente en los credos. El Estado no puede imponer creencias a la población, debe garantizar que todos puedan disfrutar de las suyas, salvo que pasen a llevar a otras personas, cuestión que no está en discusión en este caso.

Saldado este punto, retomo la idea de que cada credo es libre de tener una posición particular respecto del vínculo entre dos personas. De esta forma, si el problema -como algunos plantean- es que se pase a llevar la palabra o el concepto "matrimonio", estableciendo una nueva sigla para las uniones homosexuales (por ejemplo "unión civil"), debemos debatir sin tapujos sobre quién es el dueño de la palabra matrimonio, pero no podemos permitir que el Estado discrimine y establezca dos formas distintas de establecer el vínculo para diferentes personas. Sería como retroceder al tiempo de los hijos legítimos e ilegítimos, y no hay que darse muchas vueltas para comprender lo dañino que sería para nuestra sociedad.

Efectivamente, el término "matrimonio" tiene sus orígenes en la Iglesia Católica, es un sacramento de ella y fue introducido por medio de la costumbre y de la utilidad práctica a nuestro ordenamiento legal. Si el problema es ese, creo que estamos a tiempo incluso de devolverle a la Iglesia el concepto de matrimonio y pensar en un nuevo término para el vínculo civil, siempre y cuando sea igual para todos.

No hay razones para que el Estado siga discriminando. O "matrimonio civil" para todos o "unión civil" para todos. No estamos para medias tintas ni discriminaciones forzadas.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
carolonline

01 de agosto

Muy buena reflexión.

04 de agosto

interesante

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El Gobierno ha perdido el control de la Agenda y extrañamente su demora en retomarlo le está golpeando bajo su línea de flotación
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Piñera y oposición imaginaria

Chile no cuenta con una política ambiental que haya sido debatida en regiones, de manera participativa, donde se plasmen diversas opiniones que definan la orientación definitiva que el país debe tener no ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Algunas cuestiones ambientales y la política ambiental que nos falta

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes

Todas las instituciones de educación superior debemos comprometernos con asegurar la protección de quienes denuncian, generar instancias de acompañamiento de las víctimas, así como agilizar los procedi ...
+VER MÁS
#Educación

Equidad de género universitaria: Dialogar para avanzar

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

La solución para el escenario de crisis que enfrentan los medios tradicionales pasa por fortalecer y por creer en los equipos que convierten las ideas en contenidos
+VER MÁS
#Medios

Cierre de medios de comunicación: Pantalla fría, páginas en blanco