#Género

Identidad de género. Objeciones conservadoras

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La ideología —entendida esta palabra como uno constructo artificial con fines de dominación política— existe, más bien, en aquellas visiones teóricas que son incapaces de abrirse al crisol multicolor de que está hecho el mundo, también en materia de sexualidad

Se discute en nuestro Congreso Nacional el proyecto de ley de identidad de género (boletín Nº 8924-07) que apunta a regular el cambio de nombre y sexo registral de las personas trans, quienes —aclaremos— son todas aquellas que expresan una identidad de género distinta del sexo biológico. Sectores conservadores, especialmente de raigambre católica, se han opuesto fuertemente a este proyecto. Veamos algunas de estas objeciones.

Primera objeción: “Según el proyecto, para cambiar el sexo registral basta la invocación de un ‘mero sentimiento interior’, sin existir ningún punto de referencia objetivo”.

A la luz del concepto de identidad de género y del procedimiento que contempla el proyecto de ley, esto no es efectivo. Lo clave para obtener el cambio de sexo registral es lo que se conoce como “expresión de género”, es decir, manifestar socialmente un género distinto al sexo biológico, disonancia que es fuente de permanentes discriminaciones, especialmente en el ámbito laboral. Y esta disonancia deberá ser probada mediante testigos. La única gran diferencia con la actual ley de cambio de nombres es que no se exigirá un plazo determinado. Y esto es así, porque cualquier plazo resulta excesivo, tratándose de personas (como las trans) que se encuentran en una situación de alta vulnerabilidad social. Por lo demás, si se exige un plazo, y tal como ocurre actualmente en el procedimiento de cambio de nombres, los testigos podrían cometer perjurio, situación éticamente no deseable y que conviene de antemano evitar. Pero la pregunta de fondo es: ¿por qué el Estado debería exigir un plazo para “demostrar” una determinada identidad social? En otras palabras, ¿por qué una determinada identidad social, que surge de la autonomía personal, debería ser “testeada” por el aparato estatal?

Segunda objeción: “No se puede dejar en manos de las personas un asunto que no es subjetivo, sino objetivo. El sexo biológico es estático, no se puede cambiar”.

Nadie cree que el sexo biológico se pueda alterar totalmente. Lo que se dice es que la sexualidad humana no se reduce al plano biológico, sino que se amplía a las esferas corporal (que se puede cambiar parcialmente) y social (la expresión de género). Por otra parte, constituye una caricatura sostener que la identidad de género de las personas trans sea fruto de su mera subjetividad, como si un día cualquiera se levanten hombres que decidan ser mujeres o mujeres que decidan ser hombres. Con la misma naturalidad con que las personas no trans descubren su identidad de género, lo hacen las trans. Se trata de algo que se auto-percibe en la más temprana infancia: a los tres o cuatro años, aproximadamente. Nadie elige, arbitraria y caprichosamente, sentirse de acuerdo a una identidad de género distinta del sexo biológico. Lo que se elige y construye es la vivencia social del género, de la misma manera en que lo hacen las personas no trans.

Tercera objeción: “El proyecto, al reconocer el derecho de las personas a efectuarse operaciones de ‘cambio de sexo’, obligará a los médicos y al Estado a efectuar tales intervenciones”.

Esto no es efectivo. Ante todo, hay que aclarar que desde hace más de 40 años que en Chile se practican diversas intervenciones quirúrgicas que apuntan a modificar la morfología corporal de acuerdo al género vivenciado (por ejemplo: vaginoplastía, mastectomía, etc.). El proyecto de ley de identidad de género sólo apunta a garantizar que esta situación se mantenga, pero con mayor dignidad, por ejemplo, en el marco de la ley de derechos y deberes de los pacientes. En otras palabras, el proyecto busca situar a los pacientes trans en un nivel de horizontalidad con el médico tratante, sin que se les imponga nada que no consientan y sin que sean tratados como sujetos inferiores, por ejemplo, como pacientes de un “trastorno mental”, categoría muy discutida en términos teóricos y ya rechazada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Cuarta objeción: “La identidad de género es una categoría que no se encuentra reconocida por el sistema internacional de los derechos humanos, al menos de manera vinculante”.

No es efectivo que la identidad de género no tenga carta de ciudadanía en el sistema internacional de los derechos humanos, incluso de manera vinculante. La misma sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), en el caso Atala e hijas contra Chile, reconoció la categoría identidad de género (junto a la de orientación sexual) como parte del término “otra condición social” de la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), y como una expresión de la vida privada de las personas, lo que supone la necesidad de prohibir toda interferencia de parte del Estado. Por otra parte, en el Examen Periódico Universal (EPU) de 2009, Chile se comprometió ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU a aplicar los Principios de Yogyakarta de 2007 que contempla la identidad de género como categoría protegida, en particular el derecho a su reconocimiento legal a través del sistema nacional de identificación.

Quinta objeción: “El proyecto debatido es fruto de una ‘ideología del género’ particular que se trata de imponer a toda la sociedad”.

La ideología —entendida esta palabra como uno constructo artificial con fines de dominación política— existe, más bien, en aquellas visiones teóricas que son incapaces de abrirse al crisol multicolor de que está hecho el mundo, también en materia de sexualidad; y que buscan someter las identidades, los cuerpos y la intimidad de algunas personas (las clasificadas como “anormales”) a dispositivos de poder —en particular el estatal, pero también otros, como el psiquiátrico— que han demostrado producir altos niveles de sufrimiento y de atentar de manera grave contra la dignidad humana. La ideología proviene, más bien, de los sectores conservadores que se oponen a la ley, como a todo cambio que altere una visión estrecha de la moralidad y, en particular, de la sexualidad humana. Visión que sí se trata de imponer desde el aparato estatal.

Sexta objeción: “Para terminar con las discriminaciones que afectan a la comunidad trans, no es necesaria la ley de identidad de género. Para protegerse de discriminaciones arbitrarias, las personas trans ya disponen de la ley antidiscriminación, conocida como ‘Ley Zamudio’”.

Esta objeción confunde el objetivo de ley antidiscriminación con el del proyecto de ley de identidad de género. La primera apunta a sancionar una situación de discriminación particular. La segunda al reconocimiento de una determinada identidad social. No se le puede pedir a las personas trans, víctimas de discriminaciones cotidianas (por no poseer un carnet de identidad acorde con su identidad social), que se pasen la vida presentando acciones de no discriminación. Y, en todo caso, si para terminar con discriminaciones estructurales bastara la ley antidiscriminación —a la que, dicho sea de paso, los sectores conservadores siempre se han opuesto— tendríamos que, por ejemplo, cerrar el Servicio Nacional de la Discapacidad (SENADIS) y derogar la Ley Nº 20.422. La razón de esto es que, siguiendo la lógica de esta objeción, la ley antidiscriminación contiene la categoría sospechosa de discapacidad. Lo mismo —mutatis mutandis— habría que hacer para las mujeres, los indígenas, los migrantes, entre otros grupos históricamente discriminados.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
El próximo órgano constituyente debe tener presente que la ciudadanía valora los progresos del país en las últimas décadas, y que el debate constitucional debe ser siempre con altura de miras, sin exc ...
+VER MÁS
#Política

Diálogos para un nuevo proceso constituyente

El próximo órgano constituyente debe tener presente que la ciudadanía valora los progresos del país en las últimas décadas, y que el debate constitucional debe ser siempre con altura de miras, sin excluir a ningún sector político o movimiento social

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos la ...
+VER MÁS
#Política

Sobre la plurinacionalidad y el pluralismo jurídico

¿Qué hacer con los conflictos entre el Estado y las naciones indígenas? ¿Qué formula político institucional debemos prever para evitar que en 20 o 40 años más la vorágine sea aún peor y debamos lamentar no abordar esta situación hoy en una nueva Constitución?

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcción de la nueva Constitución, dando cumplimiento al mandato popular indiscutible

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.
+VER MÁS
#Política

No partimos de cero

En efecto, no podría ser considerado partir de cero cuando de por medio existe un respaldo de más de 4 millones de almas al cambio de Constitución en el sentido que propuso la Convención.

Nuevos

Enfrentamos una realidad económica compleja, marcada por el bajo crecimiento y la alta inflación, donde adquieren todo su valor la existencia de un Banco Central autónomo, y autoridades económicas respo ...
+VER MÁS
#Economía

El desafío económico

El próximo órgano constituyente debe tener presente que la ciudadanía valora los progresos del país en las últimas décadas, y que el debate constitucional debe ser siempre con altura de miras, sin exc ...
+VER MÁS
#Política

Diálogos para un nuevo proceso constituyente

En este hito judicial, enfrentamos una importante impunidad biológica por las muertes de familiares de las víctimas y de los propios victimarios. Esperamos que las instituciones aumenten sus esfuerzos par ...
+VER MÁS
#Justicia

Condena en caso caravana de la muerte: un paso hacia la justicia

Algunos en Brasil se recuerdan de lo ocurrido con Trump y el asalto al capitolio y no dejan de pensar que podrían tener su propio trumpismo caribeño. Ojalá que nada ocurra y que gané Lula en primera vue ...
+VER MÁS
#Política

Brasil: ¿Esperanza o militarismo?

Popular

La etapa que vive Chile y la tarea más patriótica que debiera encabezar sin la menor duda ni vacilación el actual gobierno, es la convocatoria de todas las fuerzas políticas y sociales a la construcció ...
+VER MÁS
#Sociedad

El Chile de hoy

Otro aspecto destacable de la novela es la descripción de los ambientes laborales de la famosa y olvidada bohemia porteña, en efecto, el lector puede recorrer el puerto mientras se sumerge en la vida de l ...
+VER MÁS
#Cultura

Comentario sobre la novela ´Prontuario de la Negra Ester`

Poner bajo la alfombra nuevamente el tema de una nueva Constitución que reemplace la vigente, es desestabilizar el entramado institucional que nos rige y se corre el riesgo de tener un nuevo estallido, con ...
+VER MÁS
#Política

Efectos políticos del Rechazo

La única deuda que tenía el disco antes de esta nueva mezcla y masterización era justamente su sonido y fidelidad, pero  justamente ahora con todo este trabajo que se acaba de publicar,  Animals vuelve ...
+VER MÁS
#Cultura

Animals de Pink Floyd; reseña sobre nueva mezcla y masterización