#Educación

Otra cosa es con historia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En el debate acerca de la iniciativa llamada “Admisión Justa” -si cabe designar de este modo a una serie de ataques y contraataques públicos entre actores de la oposición y el actual gobierno, cuyo fin es el posicionamiento estratégico-; para ser más preciso, entre las varias aristas del debate, algunas quedan relegadas tras bambalinas. Las aristas efectivamente discutidas son de carácter epidérmico y, en consecuencia, exigen una más urgente tematización. Las otras, supongo que se piensa, pueden esperar, en cuanto no parecen afectar las cuestiones que con urgencia pretendió resolverse. “Pretendió resolverse”, digo, porque el proyecto duerme el sueño de una noche de verano, por ahora, y hasta marzo.

Una de las aristas que me interesa, concierne al hecho que me parece que ambas posiciones -las de la oposición y del gobierno, consideradas grosso modo- tienen un rasgo común, un pie forzado, que, por cierto, resuelven de modos distintos. El pie forzado a que me refiero, es a la posición que cada punto de vista debe hacerle a la historia individual en el argumento respectivo


La derecha parece decir sí a la historia en política educativa, mientras que dice abiertamente no a la historia en materia de derechos humanos

Mientras la iniciativa contenida en la así llamada “Ley de inclusión” del gobierno de Bachelet respecto de la selección, supone que para admitir a un o una estudiante se debe eliminar cualquier información acerca de él/ella y sus familias, es decir, supone lanzar una suerte de velo de la ignorancia acerca de su origen y trayectoria; la propuesta del gobierno Piñera, por su parte, conduce a tomar nota del origen y la trayectoria de cada quien, es decir, sintetiza los avatares materiales y simbólicos del origen y trayectoria personal en el esfuerzo (y su producto, el mérito).

Dicho así, la segunda -la de admisión justa- parece una iniciativa más sensible a la historia individual que la primera posición -la de la ley de inclusión- , a condición que yo consiga hacer que se perciba la diferencia: La propuesta de la derecha es más atenta a las diferencias históricas individuales, por cuanto necesita los guarismos de la relación esfuerzo-mérito a fin de reconocer al mejor; la propuesta de la oposición, entretanto, exige abstraerse de las condiciones de vida de los/as estudiantes, mediante la eliminación de información, con lo que consigue igualar las oportunidades de los/las estudiantes, evitando discriminaciones procedentes de disponer de antecedentes de ellos/as y sus familias.

Pero la primera, contiene una trampa. En efecto, el algoritmo esfuerzo-mérito es ciego al mundo de la vida individual en un sentido especial: subsume el devenir histórico vital en una fórmula general única que impide ver lo que es importante, a saber, el hecho que las personas tenemos orígenes y trayectorias desiguales que deben ser tomadas seriamente en cuenta. En la ley de inclusión perdíamos información con la finalidad de ganar igualdad de oportunidades; en este caso, la síntesis de la trayectoria individual sirve al propósito de reconocer que la desigualdad de oportunidades se distribuye a favor de aquellos/as a quienes el guarismo esfuerzo-mérito ha resultado favorable.

Desde luego, la relación de la derecha y de la oposición con la historia es, en Chile, toda una historia.  Una historia que, quizás, merece ser apuntada, pues algo de luz arroja por contraste. Si hay un asunto en el que la cuestión de la historia juega un rol importante, es en el campo de los derechos humanos. Simplificando: en el ámbito de los derechos fundamentales gran parte del asunto se libra en el lugar que se hace a la historia en la acción de la justicia.

Mientras la derecha ha sostenido una política sistemática que apela a la necesidad de poner la vista en el futuro, a fin de evitar quedarse en “odiosas cuestiones del pasado”; la actual oposición, con matices, ha subrayado la necesidad de revisar el pasado, de “no dar vuelta la página”, como condición de la justicia que merecen las víctimas y sus familias. La revisión del pasado exigida por la actual oposición, pretende ser sensible a la necesidad de información histórica para adoptar una posición justa; la derecha, en cambio, invoca relativizar -si no, negar, francamente- lo ocurrido.

Aquí, como se ve, se trata de la misma compleja relación con la historia: hacerle un lugar en la política resulta siempre difícil y, en ocasiones, hace aparente o realmente inconsistente nuestra práctica política. La derecha parece decir sí a la historia en política educativa, mientras que dice abiertamente no a la historia en materia de derechos humanos. La actual oposición elimina la historia mediante la apelación al velo de la ignorancia en política educativa, en tanto que exige atender a ella en relación con los derechos fundamentales.

Con todo, tal vez sólo se trate de apariencias y, a fin de cuentas, la actitud básica de la política de derecha necesita ser irrestrictamente a-histórica, en el sentido de requerir anular la historia mediante algún mecanismo que evite revisarla seriamente, como no sea para sostener la existencia status quo. Es justamente esta necesidad la que la hace consistente y orgullosamente conservador.

La actitud de la actual oposición, en cambio, se deja matizar. Mientras que algunos son manifiestamente partidarios de revisar la historia en todos sus detalles, sin ahorrase ni la sangre ni la miseria para que la política les haga por fin justicia, otros buscan un avenimiento con ella, sojuzgando sus efectos mediante el velo de la ignorancia que cuando menos permite reconocer que, tras el velo, hay algo que podemos -si queremos- desvelar.

En verdad, azar y mérito hacen lo mismo: conjuran la historia. Ambos necesitan dar una imagen históricamente insensible de nuestros niños y niñas, de nuestros jóvenes. La política, si esto es cierto, la política del debate sobre educación, por lo menos, en vez de permitirnos franquear la historia, evita que coincidamos con nosotros mismos. Nos resume en un guarismo o nos esconde tras un velo.

TAGS: #AdmisiónJusta educaci

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Hago una invitación a todos los privilegiados de la escasa buena educación pública, a los que tuvieron mejores oportunidades que nosotros y a cada uno de los chilenos, pero sobre todo a los políticos a ...
+VER MÁS
#Educación

Más que un colegio, un camino. La educación es el foco

Un tarde al regresar de comprar licor y drogas  encontró vacía la casa. Preguntó por sus padres a medio barrio y nadie le pudo decir lo sucedido. De esa forma, Carlitos se quedó sin nadie a quien desan ...
+VER MÁS
#Cultura

Se acabó la fiesta, gordito

El uso de la MTyC en los países desarrollados está asociado a “una insatisfacción creciente junto con la pérdida de la confianza en la biomedicina tecnológicamente sofisticada y, claro, también debi ...
+VER MÁS
#Salud

Medicinas tradicionales y complementarias

De las entrañas de San Joaquín, a los 11 años, me extirparon y re acomodaron en "el centro cívico", a estudiar lejos de mis amigos, de mi casa, de mi entorno socioemocional. Se nos olvidó que ...
+VER MÁS
#Educación

¿Y qué cosa vibra, compañeros?

Popular

Un cambio súbito y no anunciado en la funcionalidad de búsqueda de Facebook ha asestado un duro golpe a toda la comunidad de investigación basada en fuentes de acceso público
+VER MÁS
#Tecnología

Cómo el repentino cambio de Facebook obstaculiza las investigaciones sobre derechos humanos

Nuestro sistema de salud, requiere urgente una reforma, que de una vez por todas, visibilicemos que en Chile estamos vulnerando los derechos humanos
+VER MÁS
#Salud

Sistema de salud, en Chile estamos vulnerando los derechos humanos

Cuento mi historia por todas esas mamás que están buscando información en Internet, un testimonio, una esperanza para sus hijos con alguna anomalía VACTERL
+VER MÁS
#Salud

Nacer y no morir con una enfermedad rara

Una prueba esencial para las democracias no es si afloran o no tales figuras [los líderes populistas y autoritarios], sino si la elite política y, sobre todo, los partidos políticos se esfuerzan por impe ...
+VER MÁS
#Política

La decisión de Chile Vamos