#Educación

La Democracia Cristiana y la libertad de enseñanza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La opinión pública se pregunta, ¿la Democracia Cristiana está o no por los cambios estructurales en educación? Los voceros de la colectividad se han manifestado en todo momento que sí está por el cambio estructural, pero cada vez que se puede, se transmite la preocupación por el resguardo a la “libertad de enseñanza”.

Luego de algunos hechos particulares, como el conflicto generado a partir del nombramiento y posterior renuncia de Claudia Peirano como Subsecretaria de Educación, desde diversos sectores se ha apuntado a la Democracia Cristiana como la “piedra de tope” para las reformas en educación. Esto ha reactivado en el debate público el rol que jugará la DC en estas reformas. Y es que Peirano representaba a ese sector de la DC que, beneficiándose del sistema, hace de la educación un negocio muy lucrativo, en total oposición a las propuestas del nuevo gobierno. Esto pareciera instalar en el escenario público a la DC como una especie de guardián del “statu quo” dentro de la Nueva Mayoría, convirtiéndola en el blanco perfecto para las críticas y acciones como la realizada por la coordinadora de las ACES.

Con el reemplazo de Peirano, personeros de la DC manifestaron su preocupación por la “poca representatividad del partido en el área de educación”, aun teniendo el partido la presidencia de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, a cargo del diputado Mario Venegas, en un año clave, en tanto que se deberá cumplir con las metas de los cien primeros días autoimpuestas por la Presidenta Bachelet. ¿A qué tipo de representatividad se habrán referido?

La opinión pública se pregunta, ¿la Democracia Cristiana está o no por los cambios estructurales en educación? Los voceros de la colectividad se han manifestado en todo momento que sí está por el cambio estructural, pero cada vez que se puede, se transmite la preocupación por el resguardo a la “libertad de enseñanza”, que más allá que se use discursivamente para desmarcarse del Partido Comunista, tiene una importancia conceptual e histórica.

Y es que la libertad de enseñanza en la Democracia Cristiana tiene un doble relato, uno en oposición a los cambios estructurales que anhela la ciudadanía.

El relato no oficial, pero que más visibilidad tiene, por cuanto es minoritario pero está sobre-representado en la colectividad, es entender a la libertad de enseñanza como una “libertad de emprendimiento”, que se ha traducido en la colocación de un lucrativo negocio que involucra colegios, institutos, universidades y agencias de asistencias técnicas en todo el país, cuyos dueños han sido importantes personeros del partido.

Por otra parte, la concepción demócrata cristiana oficial, a la que se le debe sumar la praxis, es entender a la libertad de enseñanza como una libertad de conciencia y política, la que permite a la familia escoger donde educar a sus hijos (no que las instituciones escojan a las familias para entregar educación), permitiéndoles seleccionar los establecimientos educativos más acorde a sus valores y fines, en contraposición a la monopolización por parte del Estado.

Esta versión oficial no es azarosa. Ha sido fruto de arduos y constructivos consensos al interior de la falange. Así, como suele citarse tras cada polémica de orden ideológico, ésta tiene su sustento a partir del último Congreso Ideológico y Programático de la DC. Se definió que en educación el lucro debe estar excluido, al igual que todo requisito de entrada en los colegios. Del Congreso Ideológico (254): “La  educación  privada,  que  recibe  financiamiento  estatal,  debe  ser administrada  por  personas jurídicas  sin  fines  de  lucro,  este  no  debe  estar presente  en  la  educación  subvencionada.  Como humanistas cristianos entendemos que el lucro no contribuye al verdadero espíritu de la labor educativa, que no es otra que colaborar a la formación integral de las personas y comunidades, y para ello es necesario que los recursos que se destinen a la educación sean usados integralmente para ese fin”; (257) “hay que propender a eliminar las barreras que se conviertan en obstáculo familiar para matricularse y asistir a las escuelas”.

Esta es la libertad de enseñanza que la Democracia Cristiana debe propiciar y promover. Y que tiene directa relación con el rol primordial del Estado en educación (rol que tenía antes de 1980), entendida como Patricio Aylwin lo expresó, cuando era senador, frente a la reforma constitucional de 1970: “por primordial se entiende no, que le pertenezca en primer término, sino que es una función, entre las del Estado, de alta prioridad”.

Con todo, desatendiendo la historia y los acuerdos políticos, persiste un sector al interior de la falange, grupo sobre-representado y con amplios poderes e influencias, que insisten en ver a la educación como un bien de consumo y no como un derecho.

Con todo, desatendiendo la historia y los acuerdos políticos, persiste un sector (sobre-representado) al interior de la falange, que no comprende que la educación es un derecho. A esos militantes que hacen caso omiso a los planteamientos doctrinarios: menos individualismo, más solidaridad.

—————-

Imagen: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

La construcción de esta institucionalidad obedeció a un trabajo colectivo de años, en el que participaron diversos actores institucionales e individuales [...] este carácter colectivo debe marcar el que ...
+VER MÁS
#Ciencia

¿Un ministerio sin memoria?

Popular

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine

La certeza jurídica que se exige para fines privados, por encima de los intereses de la sociedad, es la base que genera segregación, abuso y un estado de derecho al servicio de unos pocos
+VER MÁS
#Justicia

Certeza jurídica

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?