#Educación

La calidad de la escuela no es solo académica

0
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En enero pasado asistí a la graduación de mi sobrino de su jardín infantil. Era un acto, un rito, que marca el paso desde una etapa a otra en la educación. El acto estaba organizado como cualquier acto tradicional en una escuela pública: himno nacional, formación de los niños, padres, apoderados y familiares en el público, palabras de los directivos y algunas profesoras. Y, por supuesto, las actuaciones de los niños y niñas en colectivo. Esta vez fue el turno de un baile. Me vi emocionado al ver a mi sobrino ‘bailar,’ al igual que el público que presenciaba la performance. Sin embargo, en el contexto del academicismo del baile, la actuación de los niños no podría sino estar lejos de lo que un profesional encontraría ‘de calidad.’ Pero para muchos, incluyéndome, eso no era lo importante; lo importante era el rito con el cual se marca el término de una etapa y se inicia otra.

Las escuelas están llenas de ritos similares, ritos que son significativos para las familias y que se contagian entre los y las estudiantes. No hay mucho de ‘control de calidad’ en esos ritos, sino mas bien harto de formar comunidades, de conversar entre las familias, de organizar proyectos colectivos, y de mostrar los resultados de esos empeños a la comunidad. Cualquier acto de graduación escolar incluye en parte el producto del trabajo acumulado y experiencia de niños, niñas y jóvenes y sus profesores(as) durante un tiempo extendido. La creatividad se pone a prueba en esos esfuerzos, muchas veces (si no todas) sin ser considerada en los indicadores de calidad que tanto fetichizan los diseñadores de políticas educacionales. Lo más probable es que cualquier recién egresado de pedagogía deba ser parte de la organización de esos esfuerzos en sus escuelas, especialmente si son públicas: desde organizar campeonatos deportivos, talleres de cueca, de teatro, de ciencias, de música, de baile, de juegos, actos oficiales de la escuela, salidas a museos o a otros lugares. Incluido con eso, debe saber tratar con los apoderados, organizar y liderar la recolección y utilización de recursos sociales y financieros para llevar a cabo las actividades sociales, así como también lidiar con los problemas que surjan a partir de esas interacciones. Debe también poder responder a las vicisitudes diarias de la enseñanza: los niños y niñas que llegan sin desayuno a la escuela, los que tienen problemas conductuales y familiares, los que se enferman y van a la escuela de todas formas, etcétera.

Nada de lo que he mencionado se mide con la prueba INICIA ni con la evaluación docente. A pesar de ser una actividad central e importante de la vida escolar, no existe en las mentes de los sesudos desarrolladores de política educativa un solo ápice o mención de estas habilidades que deben manejar los profesores. ¿Será que en las escuelas privadas donde muchos de ellos estudiaron esto no era problema? Cualquiera sea el motivo, es imposible pensar realísticamente en la actividad docente hoy en día sin incluir las dimensiones extraacadémicas del trabajo de un(a) profesor(a). Antes de exigir excelencia académica, pensemos también en la excelencia del trabajo humano de las y los profesores. Está claro que en colegios donde se acuña el poder, la excelencia académica es lo que menos importa. ¿Por qué se la exigen a los pobres entonces? La escuela como concepto es mucho más que esa excelencia, y si por un momento lo vislumbraran, tal vez el ansiado camino al desarrollo que piensan las sesudas mentes del poder esté más cercano a la creatividad colectiva que al reduccionismo curricular de tanta medición estrecha que pulula en las bocas de los medios y los políticos.

—————

Foto: Mini machi – Maulon!Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cómo explicarnos que en el siglo XXI se apliquen prácticas crueles e inhumanas y quiten la vida a personas que hacían una tarea; cómo explicarnos que corten de tajo los sueños y aspiraciones
+VER MÁS
#Internacional

Qué hacemos. Aquí #NoSonTresSomosTodxs

El logro para que Chile se ubique en ligas avanzadas de producción de patentes y propiedad industrial, es de urgencia, ya que el desarrollo depende de este contexto, considerando que es por todos sabido qu ...
+VER MÁS
#Tecnología

Día internacional de la propiedad industrial. La importancia estratégica que tienen las patentes para Chile

Debe pues acordarse un nuevo contrato social donde cada región administrará los recursos que genera y aquellas ciudades o regiones que no les alcance para su subsistencia, pues negocien con aquellos prés ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Chile debe impulsar una ley de regionalización pareja

Son más de 70 permisos viciados, con inversiones privadas del orden de unos cuantos miles de millones de dólares, con utilidades conjuntas aproximadas de 500 millones de dólares, teniéndose presente que ...
+VER MÁS
#Ciudad

Otros guetos verticales ilegales en Santiago

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado