#Educación

El poder de la élite en los cambios que Chile impulsa

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cuando los hijos de La Legua reciban una educación pública como la que obtienen en la privada, Chile podrá clasificarse como país desarrollado. Lo contrario es, obvio, subdesarrollo.

En la todopoderosa élite ultra conservadora (el 1,11% que se lleva el 57,7% del ingreso total del país), se encendieron todas las luces rojas contra las reformas estructurales que votó el 63% del electorado al elegir a Michelle Bachelet. El poder de facto que posee pasó la línea roja en su intento de moderar la ya moderada reforma tributaria, con una campaña del terror que anuncia el apocalipsis de la economía, vía encuestas “à la carte” y una cascada de desinformación que favorece sus intereses.

El pánico que sufren es porque pagarían más impuestos los que más ganan. En Chile, que posee uno de los sistemas tributarios más inequitativos del mundo, es todo lo contrario: el 50% con menos recursos paga el 16% de sus ingresos totales, mientras el 10% más rico sólo paga el 11,8%. Este sistema tributario regresivo dota al Estado el 18,7% del PIB. La reforma agrega el 3%. Si sumamos, se llega a un paupérrimo 21,7% (el promedio en la OCDE es de 34%).

La presión de esta élite fue de tal envergadura que el gobierno cedió, consensuando la reforma tributaria con los partidos que defienden los intereses de esta élite. ¿Se logrará reunir ese 3%  del PIB (8 mil millones USD) que financie la reforma educacional? La duda queda instalada.

Y ahora van a por la reforma educacional.

El slogan de la derecha es “la libertad y derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos”. Si existe ese supuesto “derecho libertario”, significa que hay varios tipos de educación en Chile: una buena (privada para los ricos), una regular (particular subvencionada con dinero público para la clase media) y una mala (pública para los pobres).

La única certeza es que en esta “libertad y derecho de elegir”, queda consagrada la segregación en el sistema educacional vigente que reproduce y perpetúa el statu quo socioeconómico; y que la cacareada “libertad y derecho de elegir” está determinada por la capacidad económica de los padres: ¿alguien me puede responder si los padres de la desamparada población La Legua, por ejemplo, pueden elegir libremente la educación de sus hijos en una escuela privada de la acaudalada La Dehesa?

En una sociedad donde el 80% de la población recibe un sueldo promedio de entre 608-695 USD, este “derecho” es una falacia tan insoportable como inmoral. Los padres que “eligen” una educación privada es porque la pública es “la peor de la clase”, hipotecándose con préstamos con intereses de vértigo.

La élite, compuesta por los grandes grupos financieros, los super empresarios, los dos partidos de derecha, las cúpulas de las iglesias, y los dueños del duopolio comunicacional, sufrió una debacle electoral en la última elección general. Sin embargo, esta hecatombe no le impide imponer y modificar la agenda política. En rigor, cogobernar.

Qué duda cabe que estos ilustrados despóticos -que se educan en las mejores escuelas y universidades privadas- harán lo indecible para producir el atasco reformador, que cambia lo creado por ellos bajo la total arbitrariedad de la dictadura. Esta omnipotente casta no es sólo dueña de los medios de comunicación y del aparato económico-financiero, es, además, propietaria de un endémico y perverso egoísmo.

¿Es esta avaricia depredadora la que impide realizar un examen racional que le permita ver que las reformas que aprobó el 63% de la ciudadanía no son de izquierda ni de derecha, sino unas reformas impostergables si queremos ser un país desarrollado? ¿Es esta codicia devastadora la que le impide comprender que estas reformas terminan con la segregación del 80% de los estudiantes que no tiene recursos para pagar una educación privada de calidad? ¿No entienden que están dando la puerta en las narices al país y, paradojalmente, a ellos mismos, ya que la reforma educacional mejorará masivamente los recursos humanos que requerirán en un mediano plazo si Chile pretende convivir (y competir) con los países desarrollados de igual a igual? ¿No puede entener estos ilustres autócratas que estas reformas entregan al sistema productivo chileno el valor agregado que en los países desarrollados aportan, masiva y macizamente, tanto los hijos de la élite como toda la ciudadanía, ya hace 50 años? ¿Y no perciben que estas reformas comienzan a institucionalizar la equidad, para disminuir la obscena desigualdad donde el 1,11% más rico percibe el 57,7% del ingreso total del país y el 98,8 recoge un vergonzoso 42,3%, y que, con datos como estos, la bomba de estallido social está lista para activarse si no se hacen, con urgencia, las reformas que la ciudadanía ratificó?

En Europa muchas monarquías, sin poder político sino sólo protocolario, eligen la escuela pública para sus hijos.

Nuestra tan ilustrada como absolutista élite ultra conservadora -una especie de esperpéntica monarquía chilensis anquilosada poco antes de 1789- podrá continuar con la “libertad de elegir” la educación privada elitista para sus vástagos, pero el 98,8%  de la ciudadanía exige tener la libertad y el derecho de elegir la pública que, si este poder fáctico lo permite, deberá ser tan de calidad o mejor que la privada.

Cuando los hijos de La Legua reciban una educación pública como la que obtienen en la privada, Chile podrá clasificarse como país desarrollado. Lo contrario es, obvio, subdesarrollo.


Imagen

TAGS: Reformas Políticas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan Pedro

18 de agosto

Raro. Nadie de la derecha, que yo sepa, se opone a mejorar la educación pública. Pero ningún proyecto del gobierno se refiere a ello.

Luis

19 de agosto

Lo objetivo, es la línea anti reforma de los poderes fácticos, y éstos son de derecha. Nadie que esté medianamente informado de la situación política chilena, pone en duda esta triste realidad.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Lo que me marcó fue conocer jóvenes que tienen un talento artístico y un potencial deportivo enterrado por la ignorancia de las autoridades que no dan oportunidad al desarrollo de disciplinas culturales ...
+VER MÁS
#Política

La última actividad en un Centro de Sename

En consecuencia, ¿es Chile un país violento?, objetivamente tanto los datos a nivel nacional como internacional indican que no lo es, pero desde la subjetividad del temor y del miedo al parecer si lo es.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Es Chile un país violento?

La lucha del mundo feminista no es contra el hombre, ni odia al hombre, ni busca privilegio alguno para la mujer.
+VER MÁS
#Género

El feminismo en acción

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria

Popular

Quienes no entiendan que este joven es producto de un abandono total por parte de las instituciones del Estado y la sociedad civil hablan desde una superioridad moral violenta, con una miopía recalcitrante ...
+VER MÁS
#Ciudad

Narcotráfico y violencia: Un problema estructural

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Las escuelas existen para reproducir las desigualdades sociales; por lo tanto, el mejor predictor del futuro de un niño es el estatus económico de sus padres, más que los logros académicos y la intelige ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Currículum Oculto y la perpetuación del poder socioeconómico

¿Será que efectivamente la autoridad está llamada a hacer algo?, ¿algo distinto a lo que ha generado nuestra incomodidad como ciudadanos?
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Será cierto que no hay mal que dure cien años ni tonto que lo aguante?