#Educación

El fracaso fecundo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La mayor parte de nosotros tiene la sensación de estar frente a un Chile que no entiende. Por una parte, están el conflicto estudiantil, la baja aprobación del gobierno y de la oposición y un alto grado de incertidumbre económica y social tanto nacional como internacional. Por otra, escandalosos  niveles de inequidad que conviven con buenos indicadores de crecimiento económico y empleo. Todo ello nos hace difícil comprender qué sucede y hacia dónde puede evolucionar nuestro país.

Nos cuesta vivir en la incertidumbre. El desconcierto nos incomoda y buscamos estrategias para sentirnos más seguros y protegidos. Algunos negamos la realidad, tratamos de seguir funcionando como si nada pasara, apostando a que, por alguna vía, las dificultades pasarán y se resolverán. Otros tratamos de entender, de analizar lo que pasa, de racionalizar y desentrañar la relación entre distintos fenómenos, sus causas y efectos. Lamentablemente, ninguna de las dos estrategias nos permite encontrar una respuesta satisfactoria.

Es probable que esto tenga que ver con que estamos acostumbrados a convivir con la búsqueda del éxito, del acierto y la certidumbre. Eso es lo que nos han transmitido, que debemos evitar, no reconocer y ocultar el fracaso.

Un país que oculta el dolor y la tristeza, no tiene ninguna posibilidad de avanzar. Al contrario, mirar madura y honestamente lo realizado, especialmente si no ha funcionado, genera más posibilidades de crecer y conseguir las metas que se ha propuesto.

Chile debe volcarse a vivir el fracaso fecundo, el error que da a luz una mejor solución, que permite un crecimiento más sólido. Debemos construir un país que se mira con honestidad, reconoce lo que queda por hacer y permanentemente aspira a una mejor solución.  Si seguimos buscando sólo el éxito y ocultando el fracaso, la incertidumbre, el desconcierto. Si estamos más preocupados de dar respuestas que de hacer preguntas, no lograremos salir de los actuales conflictos, quedaremos atrapados en la generación de las mismas soluciones, disfrutando del sabor pasajero del éxito transitorio.

————

Foto: *USB* / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Chile ha estado en crisis, no desde el 18 de Octubre, el país ha estado en crisis durante años debido a un sistema de representación que no da cabida a las necesidades de la sociedad
+VER MÁS
#Sociedad

La revolución de la dignidad

Porque nuestra América es la región más desigual y violenta del mundo, aunque a usted lo tengan todavía con los ojos vendados
+VER MÁS
#Sociedad

Indignante indignidad

¿Por qué sonrío en pleno toque de queda? Porque estoy luchando con aquellos con los que nunca pensé estar
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de vivir en paz

Esta semana los gremios de la salud han convocado a una movilización nacional. Si el foco va a estar en disminuir la inequidad, no basta con pedir más recursos, hay que enfocarse en soluciones concretas
+VER MÁS
#Salud

Injusticias del sistema de salud chileno

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Chile no era un oasis como sostenía hace pocas semanas el mismo Presidente. Era más bien una jungla en la que los más humildes, los invisibles sobre todo, deben sobrevivir día
+VER MÁS
#Sociedad

El oasis y la guerra imaginaria

Como sus muchas ocupaciones no le permiten empatizar con la gente, inventa un enemigo común, para que junto a él luchemos contra la violencia y la delincuencia
+VER MÁS
#Política

Cómo reconocer a un Dictador en El Principito

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual