#Educación

El día después del SIMCE

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si somos seres humanos inteligentes, buscaremos formas para hacer de la educación un método que varía de escuela en escuela, de estudiante en estudiante. Que propone constantemente, enseña y aprende de la misma. Necesitamos nuevas instituciones para guiar un accionar conjunto.

Quienes hemos vinculado nuestras redes a contextos educacionales, hemos recibido excesiva información del instrumento SIMCE. Quienes hemos impartido clases en un 4° año, no hemos necesitado ver Facebook para conocer sus efectos. Preguntas como ¿Por qué nace el SIMCE? y ¿qué sucede al aplicarlo? han sido redactadas ampliamente, pero escaso material acerca del futuro de este método evaluativo ha surgido.

El SIMCE caerá porque no escucha a quienes evalúa, porque ha tomado el papel de protagonista (y los verdaderos están molestos).

En la sección de preguntas frecuentes de la página de la Agencia de Educación, se declaran dos interesantes “términos y condiciones”: es posible afirmar que, por sí solos, los ejercicios de preparación entendidos como ensayos SIMCE no tienen impacto alguno en los resultados, y haciendo referencia a las actividades de preparación es importante que ellas no sobreexijan a los estudiantes y no le quiten tiempo a otras asignaturas.

Entonces, ¿por qué los personajes que sufren malestares ampliamente difundidos últimamente por las redes se someten a las actividades de preparación? Vislumbro dos respuestas.

1) El SIMCE ha errado en su afirmación acerca de los resultados favorables al utilizar ensayos. Francisco de Goya y su obra “La letra con sangre entra” critica el sistema educativo de su época dibujando un profesor dedicado al azote de traseros que logra “reencantar” a cualquier alumno disidente de sus métodos.

2) El SIMCE no ha relacionado las metodologías de los profesionales que imparten educación, con los resultados obtenidos al ritmo que la mayoría de ellos puede ofrecer en su trabajo. Me viene a la mente la restricción del uso de leña que tiene Temuco. ¿Se imaginan capear unas horitas de frío desde las 17 a 23 horas un día de invierno? Está clara la buena intención de la medida, pero no lo repentino y falto de opciones para una población acostumbrada al uso de este combustible y de su ritmo de uso.

Ya sea “(1) por sí sola” – “(2) por sí sola” – “Ambas juntas, (1) y (2)” o “Se requiere información adicional”, la propuesta de este abucheado instrumento para medir la calidad de la educación como una oportunidad para mejorar, en la práctica ha segregado a los alumnos y profesores (incluso dentro del establecimiento) y desencantado el deseo de aprender y enseñar con otras metodologías.

Los deseosos de desechar éste método que ha sido implementado en función de su finalidad y no la de proponer nuevos caminos para mejorar las respuestas erradas y faltantes en la hoja de respuestas, se unen para arrinconar cada día un poco más a su rival invisible, a su malestar canceroso. Campañas como “Alto al simce” unen las odiosidades hacia el medidor de la calidad de la educación, para articular argumentos y compartir aún más razones en contra de la medida.

¿Cuánto tiempo más necesitan aquellos que encasillan la calidad de la educación para atender los argumentos de muchos protagonistas de la misma? Con esperanza, respondo “poco, sigamos adelante”; con certeza “¿falta poco, cierto?”.

Ahora, vamos “al infinito y más allá”: ¿Qué hacer después del SIMCE?

Si somos inteligentes, evitaremos evaluar a los niños y niñas de Chile más de lo necesario. Evitaremos invertir nuestro tiempo en señalar y remendar los culpables que dieron origen al SIMCE.

Si somos seres humanos inteligentes, buscaremos formas para hacer de la educación un método que varía de escuela en escuela, de estudiante en estudiante. Que propone constantemente, enseña y aprende de la misma. Necesitamos nuevas instituciones para guiar un accionar conjunto.

Buscaremos más apoyo y momentos de reflexión para quienes estructuran diversos contenidos a ser enseñados en 40 horas pedagógicas a la semana, 32 semanas al año. El profesor de Chile necesita más tiempo y apoyo.

Buscaremos reunirnos todos los protagonistas de la estructuración de la enseñanza y decidir los siguientes pasos para intentar nuevas estrategias que serán opcionales a elegir en cada establecimiento. Necesitamos momentos oficiales para consensuar.

Buscaremos incluir en nuestro curriculum visible y el oculto, la realidad que motiva a los niños y niñas a estudiar. Aportar a nuestra comunidad a través de la educación trabajando con instituciones como hogares de ancianos, la cárcel, etc. Necesitamos redes para educar.

En definitiva, necesitamos crear roles imprescindibles en la educación para crear estrategias que incluyan a todos, con tiempo y apoyo para dirigir a quienes tengan la libertad de decidir.

Es lo que necesitamos definir de manera concreta el día después del SIMCE, porque existe mucho poder sin un camino definido por todos y todas, porque seguiremos luchando incluso si no podemos redactar un breve texto con el sentido de nuestras motivaciones en alguna dimensión de lo que hoy nos congrega:  la educación.

 

TAGS: #SIMCE

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir