#Economía

¿Teletrebajo o morir en el intento?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

De pronto el mundo cambió. Nuestras dinámicas laborales han cambiado para siempre. El café de negocios de la mañana no existe. La información de pasillo no tiene mayor relevancia. Pareciera que la tercera ola de la revolución industrial ha llegado para quedarse definitivamente,

¿Tercera ola?

Si, tercera ola.


Las principales ventajas se encuentran la eficiencia, flexibilidad horaria, accesibilidad y beneficios medioambientales derivados de lo innecesario de traslados masivos

La tercera ola de la revolución industrial, corresponde a aquella en que los individuos efectúan su actividad laboral desde el domicilio particular; lo que hoy llamamos teletrabajo. Y claro, existe también una cuarta ola, que podemos ejemplificar como aquellas actividades que se realizan desde cualquier parte y para múltiples empleadores.

Pero por lo pronto preocupémonos de la tercera ola. La pandemia provocada por el Covid, ha acelerado la adopción de mecanismos de teletrabajo, debido a las restricciones de movilidad a la que nos hemos visto sujetos por las medidas sanitarias.

El teletrabajo, modalidad conceptualmente presente desde la década de los 80s, se había logrado posicionar en los últimos años, bajo mecanismos híbridos de trabajo presencial y trabajo remoto. Por ejemplo, uno o dos días de reuniones en la oficina -dependencias del empleador- y el resto desde el domicilio del empleado. Pareciera que dicha modalidad se estaba logrando hacer un espacio en el mercado laboral, lentamente.

Hasta antes de la pandemia, la realidad de la región señalaba que Brasil lideraba el teletrabajo con casi 12 millones de empleados bajo esta modalidad. Le seguía México y Argentina con alrededor de 2 millones de cupos, y luego Chile con casi 500 mil individuos en esta dinámica. Todas estimaciones que no hacen más que reflejar lo precario de la presencia del teletrabajo en la región.

Ante las restricciones de movilidad, y la natural necesidad de sobrevivencia de las empresas, el teletrabajo surge como una solución factible de “darle la pelea” a la nueva realidad. La mayoría de los países, incluidos los países ricos de la Unión Europea (marzo de 2020), aceleraron legislaciones apuntando al reconocimiento y fomento de esta nueva modalidad de relación laboral. Y claro, siempre la legislación va por detrás de la realidad, aunque a algunos les cueste reconocer.

El teletrabajo nos ofrece algunas ventajas, y algunos desafíos que superar. Entre las principales ventajas se encuentran la eficiencia, flexibilidad horaria, accesibilidad y beneficios medioambientales derivados de lo innecesario de traslados masivos. La mayoría de los desafíos a superar, obedecen a los mismos aspectos recién señalados, pero desde una mirada de abuso por parte del empleador.

En términos de eficiencia, la modalidad de trabajo que tratamos, permite focalizar en espacios de tiempo concretos las actividades propias de la actividad. Así se acabaron los relatos de desayuno en las oficinas, las conversaciones de carácter personal en medio de la jornada, las visitas médicas e innumerables trámites personales que se repiten día tras día en los espacios de trabajo tradicionales.

La flexibilidad, horaria principalmente, tiene dos miradas. Por una parte es posible conciliar las actividades domésticas y personales con las actividades laborales, lo cual redunda en individuos menos tensos o preocupados por cuestiones de carácter personal. Esto podría resultar beneficioso, por ejemplo, en el compatibilizar la educación y formación de los hijos con el trabajo, y por contraparte, también podría resulta un sesgo a los roles tradicionales de la sociedad; por ejemplo, mujeres preocupadas por la educación de los hijos, lo cual podría significar un desmedro de su desempeño profesional.

En cuanto a la accesibilidad, quizás el factor de mayor relevancia se encuentra en las personas que tienen dificultades de acceso, por redundante que parezca; por ejemplo, los discapacitados tendrían acceso ilimitado a actividades laborales que con anterioridad solo le ofrecían restricciones.

Por último, es bueno recordar que la Región Metropolitana, específicamente Santiago de Chile, durante 2020 ha mostrado los mejores registros de contaminación ambiental, desde que existe catastro de los mismos. El traslado laboral es significativo, entonces, al momento de establecer parámetros de contaminación.

Así las cosas, pareciera ser imperioso que los emprendimientos y las organizaciones de mayor complejidad adopten definitivamente modalidades de teletrabajo. Los beneficios directos y obvios (uso de espacios y costos asociados), como los aspectos indicados precedentemente, más las restricciones sanitarias que probablemente nos acompañen hasta bien avanzado el año 2021, solo nos permiten declarar: ¡¡Bienvenido Teletrabajo!!

Tan solo imaginemos todo el escenario existente, sin la existencia de la internet… vaya… sería el fin del mundo, o de gran parte de la población mundial.

TAGS: #Coronavirus #Teletrabajo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

12 de Septiembre

Una diferencia con tu análisis: no incluyes lo único que en realidad podría ser la fuerza motriz que impulse la institucionalización masiva del teletrabajo. La posibilidad de disminuir el costo de la fuerza de trabajo y también obviamente otros ahorros materiales, que le reporta al empleador capitalista. Así, la mejor, sino la única, motivación del empleador privado, para decidir mandar al contador Juan Pérez a trabajar en su casa será lo que ahorra (y aumenta en ganancias), con él por allá. En el caso del empleador estatal, ocurrirá lo mismo, con un no menor esfuerzo accesorio, tendrá al mismo tiempo que lograr que el jefe de Pérez y un montón de otras jefaturas, logren superar esa cultura laboral de tener al funcionario en la oficina de al lado, para poder convocarlo presencialmente a su oficina por cada cosa que necesite de él. Yo tiendo a pensar que la explosión de teletrabajo de la pandemia, en muchos ámbitos laborales (y con mucha fuerza en el estatal), será solo un veranito de San Juan

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad