#Economía

El difícil camino de la responsabilidad social empresarial

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Qué ha pasado en los últimos años en nuestro país en materia de RSE es casi un misterio. La verdad es que pocas empresas han acogido el llamado del gobierno y los incentivos tributarios son insuficientes al respecto y solo aquellas empresas que por su naturaleza o vínculo con la comunidad internacional y que son conocedoras de la experiencia generada por los países mas desarrollados, han recogido el guante y han implementado acciones de RSE en nuestro país. Sin embargo, la tendencia es clara a reconocer que la RSE es y será cada vez mas importante para aquellas empresas que deseen proyectarse al futuro y ser validadas por la sociedad y comunidades en las cuales se encuentran insertas.


Las empresas se centran en medir e informar sobre contribuciones financieras a programas sociales, voluntariado corporativo (tiempo dedicado) y donaciones, aunque la información sobre los impactos de la inversión social es muy escasa.

Recordemos que la ISO 26000 es una norma internacional que proporciona orientación para todo tipo de organizaciones, independientemente de su tamaño o localización sobre asuntos relacionados con la responsabilidad social; integración, implementación y promoción de un comportamiento socialmente responsable en la organización y en su esfera de influencia a través de sus políticas y prácticas; identificación e involucramiento con las partes interesadas y comunicación de compromisos y desempeño relacionados con la responsabilidad social. Esta Norma Internacional pretende ayudar a las organizaciones a contribuir al desarrollo sostenible y tiene como propósito fomentar que las organizaciones vayan más allá del cumplimiento legal, reconociendo que el cumplimiento de la ley es una obligación fundamental para cualquier organización y una parte esencial de su responsabilidad social.

La ISO 26.000 no tiene propósito de ser certificatoria, regulatoria o de uso contractual, sino que más bien define información detallada sobre los asuntos conceptuales relacionados a responsabilidad social. De esta manera se plantean como beneficios esperados de la implementación del estándar, el facilitar el establecimiento, implementación, mantenimiento y mejora de la estructura o marcos de responsabilidad social en organizaciones que contribuyan al desarrollo sustentable, contribuir a incrementar la confianza y satisfacción en las organizaciones entre los accionistas y grupos de interés (incluyendo a los gestores); incrementar las garantías en materia de responsabilidad social a través de la creación de un estándar único aceptado por un amplio rango de stakeholders; fortalecer las garantías de una observancia de conjuntos de principios universales, como se expresa en las convenciones de las Naciones Unidas, en la declaración de los principios del Pacto Global, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en las declaraciones y convenciones de OIT, en la declaración de Río sobre el medioambiente y desarrollo, y en la Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción y por ultimo facilitar las liberaciones del mercado y remover las barreras del comercio (implementación de un mercado abierto y libre), complementar y evitar conflictos con otros estándares y requerimientos de responsabilidad social ya existentes.

 

La Norma, incluye dentro de sus más de 300 recomendaciones menciones explícitas al trabajo decente que deben propiciar las organizaciones como parte de sus prácticas laborales y de derechos humanos hacia los empleados, instando también a prestar atención a su cumplimiento también en la cadena de valor, en lograr que la responsabilidad social llegue al corazón de la estrategia organizacional y se vele por la  transparencia de la gestión de la compañía. Este último, no es un tópico menor, sino que es uno de los valores que las organizaciones deben desarrollar con más perseverancia y que pone en juego otras cuestiones de importancia, como su reputación corporativa.

La rentabilidad generada por la RSE

 En una reciente edición de Sustainable Insight de KPMG (una red global de firmas de servicios profesionales con presencia en 156 países) se analizan los enfoques utilizados por empresas y fundaciones para medir y reportar la inversión social privada. El documento examina informes y reportes corporativos emitidos entre 2012 y 2013 por las 100 mayores empresas del mundo y sus fundaciones en 10 sectores de la industria, donde las empresas y sus fundaciones invirtieron en promedio el equivalente a 2.5% de sus ganancias (sin impuestos) en programas de inversión social. La mayor contribución fue realizada por la industria farmacéutica. Los resultados también muestran que las empresas se centran en medir e informar sobre contribuciones financieras a programas sociales, voluntariado corporativo (tiempo dedicado) y donaciones, aunque la información sobre los impactos de la inversión social es mucho menos común.

El estudio también deja claro que todavía es un desafío para las empresas contar con una estrategia de inversión social con metas e indicadores. Solo 32% de las empresas analizadas contaban con una estrategia formal de inversión social, además de incluir ejemplos de proyectos de evaluación del impacto social en los que KPMG ha trabajado y un marco para ayudar a las empresas a mejorar los procesos de medición y presentación de informes.

Referentes a nivel internacional

Algunos ejemplos destacados a nivel internacional de empresas en materia de RSE lo constituyen Femsa, Bimbo, Siemens México y Walmex.

En el caso de Femsa, el año 2012 marcó un antes y un después en la RSE de la empresa, ya que fue el primer año que estableció una estrategia de sostenibilidad transversal de largo plazo. Entre sus programas más ambiciosos se encuentran ‘Coordenadas para vivir’, un proyecto social que involucra a niños y jóvenes de entre 10 y 18 años a los que se les imparten conferencias y talleres sobre temáticas variadas, tales como acoso escolar, abuso de alcohol y drogas, educación sexual, entre otros.

El caso de Bimbo, que es una de las compañías de alimentos más importantes del mundo, con presencia en 19 países y con una facturación de más de 13 mil millones de dólares por año, desarrolla la RSE desde una perspectiva industrial. El programa de RSE de la empresa la ha llevado a reutilizar 70% del agua que consume en sus más de 14 plantas en México y a invertir el parque de energía eólica Piedra Larga, para aprovechar la generación de energía renovable.

En otro enfoque de RSE, Siemens ha apostado por un edificio verde en México. El complejo utiliza 30% menos electricidad y 20% menos agua para funcionar que un edificio convencional gracias al uso de focos con tecnología led y a un sistema de tratamiento de aguas residuales.

Por su parte, Wal Mart México ha adoptado varios programas sociales para combatir el hambre en comunidades de bajos recursos, como la donación de alimentos, que superó las 23 mil toneladas en 2012, así como su programa de “seguridad alimentaria”, que beneficia a 19 mil familias mexicanas.

TAGS: ISO 26000 responsabilidad social empresarial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador