#Economía

Cárcel y libre competencia: ¿Existe un verdadero compromiso?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En las indicaciones recientemente formuladas por el Ejecutivo al proyecto de ley que fortalece el sistema de libre competencia, se dio un giro relevante al tratamiento de las sanciones de carácter penal aplicables a quienes incurran en conductas categorizadas como “carteles duros”. En la nueva versión del proyecto, se introduce una serie de modificaciones de la mayor relevancia, pero nos gustaría llamar la atención, particularmente, sobre una de ellas.


Consideramos que las indicaciones presentadas por el Ejecutivo para intentar morigerar los efectos de dos problemas menores, introducen un riesgo sistémico muchísimo mayor y el remedio puede terminar siendo bastante peor que la enfermedad.

El nuevo artículo 61 que se propone incorporar a la ley de libre competencia (Decreto Ley N° 211 de 1973), establece como un presupuesto para la configuración del tipo penal, que el acuerdo haya sido calificado como colusorio en sentencia ejecutoriada dictada por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (“TDLC”). Con esta modificación se vincula la calificación jurídica efectuada por dicho Tribunal con lo que eventualmente deberá resolver un Tribunal de Juicio Oral en lo Penal después.

Esta modificación intentada por el Ejecutivo, en nuestra opinión, se explica por dos razones. En primer lugar, por el temor que diversos académicos, políticos y operadores del sistema de libre competencia han mostrado ante la posibilidad de que ambos sistemas adopten soluciones contradictorias para un mismo caso. En segundo término, como una fórmula para prevenir eventuales contiendas de competencia e interferencias entre los órganos del sistema penal y los de libre competencia, como los que se generaron recientemente y que terminaron con un enfrentamiento entre el Ministerio Público y la Fiscalía Nacional Económica en el Tribunal Constitucional.

El supuesto problema que traería aparejada la posibilidad de soluciones contradictorias para un mismo caso, nos parece nimio. Pues se trataría simplemente de una consecuencia de las diferencias que existen entre ambos regímenes sancionatorios. Las responsabilidades perseguidas en cada sede son distintas; el estándar de convicción requerido en sede penal es mayor; las garantías procesales en sede penal son más exigentes, etc. Cualquiera de estas diferencias, y más aún todas ellas en conjunto, podrían explicar la adopción de soluciones contradictorias en un caso particular y, de hecho, podría ser sano que así ocurriera, ya que implicaría que no existe un prejuzgamiento por parte de los tribunales con jurisdicción en lo penal, o bien, que ambos sistemas cuentan con diferentes presupuestos o exigencias para la atribución de responsabilidad.

Consideramos que el segundo problema, debiese solucionarse con un correcto diseño regulatorio entre agencias u organismos del Estado, en que se ofrezcan ámbitos de deferencia recíproca y se reconozcan las especialidades y competencias particulares de cada uno. Para mayores resguardos, incluso, podría adoptarse la fórmula anterior consistente en mantener en el Fiscal Nacional Económico el gatillo de la acción penal. Consideramos que es un error supeditar completamente un sistema al otro.

El riesgo que se corre con la supeditación del sistema penal al de libre competencia, en la forma propuesta por el Ejecutivo, es en concreto, que en vez de separar absolutamente las lógicas propias de cada sistema, tal como estaba establecido en la versión inicial del proyecto, éstas se terminen uniendo indisolublemente. Si la calificación jurídica de un ilícito efectuada por el TDLC terminará teniendo consecuencias de carácter penal, resulta plausible que el sistema penal completo, con sus exigentes estándares de convicción y garantías aplicables, se traslade a la litigación ante el tribunal especializado de competencia.

Ello, por una parte, disminuirá las posibilidades de detección y sanción de los carteles duros y, por otra, dificultará la tarea de la Fiscalía Nacional Económica, organismo que deberá enfrentar juicios más caros, más desgastantes y bajo una lógica en la que no es especialista. Todo lo cual trae aparejada consecuencias muy negativas para el bienestar de los consumidores y de la población en general.

De este modo, consideramos que las indicaciones presentadas por el Ejecutivo para intentar morigerar los efectos de dos problemas menores, introducen un riesgo sistémico muchísimo mayor y el remedio puede terminar siendo bastante peor que la enfermedad. Esperamos que en el curso de la discusión se adopten los resguardos correspondientes para que se mantenga la autonomía y complementariedad de ambos sistemas.

TAGS: Carteles Colusión Fiscalía Nacional Económica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza