#Cultura

Defensa a los artistas del Barrio Lastarria

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Desde hace días acumulo rabia. Pero en este espacio solo intentaré calmarla y racionalizarla para expresar aquel sentimiento que me invade diariamente y que debe ser expresado de alguna manera.


«si el país tuviera más Barrios Lastarria repartidos por diferentes comunas en la capital, o en otras ciudades existieran lugares así, nuestro país sería un país mucho más desarrollado, porque tendría la cultura que hoy no tiene»

Soy testigo diariamente de la represión a los artesanos, artistas, vendedores callejeros de comida vegana o vegetariana, vendedores de libros usados y variados oficios artísticos que solo se pueden encontrar en un lugar como el Barrio Bellas Artes y Lastarria.

Me presenté a una Junta de Vecinos en la que se hablaron temas de permisos, obras y basura, pero también se tocó el tema de la permanente molestia de vecinos por “el ruido” provocado por ellos y la acción de Carabineros contra los individuos que allí se pusieran a ofrecer sus cosas.

Habló uno que otro vecino, el Alcalde, el Jefe de la Junta de vecinos que organizaba el evento y el Jefe de Carabineros que supervisaba esa zona, respecto a este punto. El Alcalde se refirió a los músicos como “esos que se saben tres canciones y las repiten y las repiten con volumen alto” y al Barrio como “un Barrio Sexy”.

Uno de los vecinos, asustando al vecindario con el típico argumento del terror de la derecha, argumentó que el barrio se convertiría en “El nuevo Bellavista 2”. Yo levanté mi mano e hice dos preguntas: «¿Cuántos artistas hay en esta reunión?» De un salón con unas 58 personas, solo 6 levantaron la mano tímidamente. El director de reunión, y de la junta de vecinos comenzó a ponerse nervioso y me dijo: “¿Qué quieres decir?”. Hice la segunda pregunta: «¿Hay en la mesa de autoridades alguien que represente el área de cultura?». El mismo Alcalde enfatizó: «¡A Ver Señora!, Por favor. ¡Vaya al punto!».

Yo comencé a atacar desde nuestra debilidad. Aclaré que la convocatoria a esa reunión, si era democrática, debiera haber involucrado a los artistas y artesanos que trabajan en el barrio, porque es importante saber cuál es la situación que ellos viven y el motivo por el cuál insisten en ponerse en esas calles a vender.

Lamentablemente, después de la reunión fui entendiendo que los artistas, vendedores de libros y otros, no eran escuchados y que ya estaban cansados de asistir a reuniones no productivas. Luego, le dije al Alcalde: «Si usted cree que son unos músicos amateur, que solo tocan un par de canciones, ¿porque no conversamos?, mire que yo conozco a varios y la mayoría de ellos son unos artistas de primera calidad, que lamentablemente deben salir a sustentarse económicamente porque este país no da espacio ni oportunidades laborales a los artistas».

También aclaré que no era un barrio “Sexy”. Pensé en decirle al Sr. Alcalde que un Barrio Sexy era el Barrio Rojo de Holanda o Providencia con José Manuel Infante. Pero preferí solo aclararle que Lastarria y Bellas Artes eran Barrios bohemios, artísticos, de comida Gourmet, Cosmopolitas y “Open Mind”. Un Barrio necesario para la sociedad chilena considerando el poco espacio que se da a la diversidad y el arte como expresiones necesarias de cualquier ciudad, y que jamás sería un Bellavista 2, porque no eran iguales. Cada Barrio, como el Brasil, Yungay, Italia o Bellavista, eran y serán siempre diferentes, porque tienen diversas historias, vecinos y desarrollo.

Por último, le dije al Alcalde, que si el país tuviera más Barrios Lastarria repartidos por diferentes comunas en la capital, o en otras ciudades existieran lugares así, nuestro país sería un país mucho más desarrollado, porque tendría la cultura que hoy no tiene.

Las pocas intervenciones que generaron, no me impresionaron en lo absoluto. Una de ellas fue el asuntito ese del pago de impuestos. La derecha siempre está pensando en cobrar algo y jamás en lo que aporta el trabajo del artista o artesano a la sociedad.

Mientras yo hablaba, el vecindario comenzó a cacarear como un conjunto de gallinas al momento de ser visitadas en el gallinero. Incluso recordé la primera parte de Rayuela, cuando el protagonista, buscando algo que se cayó debajo de la mesa, sentía el cacareo de las personas presentes en el restorán, como un conjunto de gallinas ruidosas.

No hubo respuesta ni “feed back” a mis preguntas y propuestas. Más bien se incomodaron, sonrieron con una mueca estúpida y le dieron la palabra a otra gallina.

Les moleste o no lo que estoy escribiendo a aquellos que estaban en esa reunión, quisiera, por sobre todo, dejar en claro que mi intención fue solidarizar con todos los artistas que han sido reprimidos cada día con más fuerza en aquel mágico barrio al cuál le están borrando la magia de un modo primitivo, asquerosamente represivo y desconsiderado. Ya no es novedad ver camionetas y hasta un camión con Carabineros persiguiendo algún chico que vende algo a la salida del metro Bellas Artes y que tuvo el coraje que tienen también los transeuntes, de decirles a los carabineros alguna clase de improperio. Esto genera rabia, mucha impotencia y rabia.

Yo no dejaré de dar cuenta de esta represión innecesaria, que por lo visto, se está extendiendo otros sectores de Santiago Centro. La diferencia es clara: en estos Barrios, se cultiva el Arte. Lo que se vende son espectáculos y productos de belleza única, originales y creados por las mismas manos de quienes los ofrecen. No son simples vendedores ambulantes.

Propongo dar un espacio de debate y expresión de opiniones frente a este problema, pero insisto que es urgente que se deje trabajar a este grupo de creativos que le dan vida, belleza y sentido al barrio, y sobre todo magia. Que se les deje estar ahí hasta que «creativamente» (que es justamente lo que les falta), la Alcaldía de una solución objetiva y compartida también por los artistas.

La magia de este barrio es sumamente necesaria hoy y siempre, porque es un “Espacio de libertad y diversidad”, aquello que en este país escasea y que no pueden ni debe desaparecer.

TAGS: #Ciudad Arte Patrimonio Santiago

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
carlos

27 de abril

Entiendo completamente el pensamiento de los vecinos, pero los ciudadanos tienen derecho a dormir. Cuando no los dejas dormir, la gente se estresa, se pone de mal humor y reclama. Lo más probable es que la escritora de la nota vive en otra comuna y duerme tranquila, por lo tanto viven otra realidad. Respeto mucho el trabajo de los músicos, pero ellos viven una realidad mucho más relajada de la mayoría de los chilenos que se tiene que levantar temprano y por último vivir en paz. Estos músicos deberían ser regulados, ya que además hoy en día cualquiera se cree músico por pegarle a un par de tarros. Y bueno, para la escritora de la nota un poco menos de odio y que se ponga en el lugar de los vecinos, donde también hay niños y abuelos que quieren vivir en paz.

Sofia coo

10 de abril

Hola soy estudiante de antropología de la universidad alberto hurtado y estoy haciendo mi tesis respecto al arte callejero en particular murales y consumo cultural en barrio lastarria quisiera saber si estarias interesada en hablar de los mismos temas y opiniones que expusiste en esta columna, sobre todo si es que sigues siendo vecina del barrio, estaría muy agradecida ya que tienes un punto de vista bastante interesante. Por si acaso mi correo es [email protected]

Sofia coo sanhueza
Estudiante de antropologia
Quinto año
Universidad Alberto Hurtado
Santiago.

Alex

13 de enero

Hola, estimada esta fotografía me pertenece, sería por favor tan amable de referenciar, pues tiene derechos de autor.

Saludos!

14 de enero

Estimado Alex,
La fotografía se referenció oportunamente cuando se publicó la columna. Al hacer clic en la palabra imagen direcciona a tu Flickr.

Saludos,

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

los propietarios podrán ejercer las acciones judiciales respectivas, exigiendo una justa indemnización, en contra de esa municipalidad por haber otorgado un permiso contrario a derecho y en contra del fon ...
+VER MÁS
#Ciudad

Los socavones en las dunas afectaron a edificios ilegales

En un contexto en que los discursos de odio van en aumento y continúan marcando aún más las desigualdades de nuestra sociedad, es de suma urgencia que Chile avance en esta materia, de lo contrario las co ...
+VER MÁS
#Justicia

Aprobar la reforma a la Ley Antidiscriminación puede salvar vidas

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

La finalidad reeducativa y reintegradora de la pena debe ocupar un lugar central en la recuperación del recluso para la sociedad, que favorezca las condiciones para consolidar en este el respeto por las re ...
+VER MÁS
#Justicia

Rescate y reinserción social

Popular

Un Estado laico tiene la obligación de separar las creencias religiosas de las leyes, en el entendido que, las creencias son asuntos personales y de ciertos grupos que no representan a toda la sociedad, en ...
+VER MÁS
#Política

En un Estado laico legalizar el aborto y eutanasia es obligación

Se requiere, entonces, hoy más que nunca, la prudencia y sensatez del liderazgo político. No el griterío o altisonancia, de una minoría incondicional, sino la voz tranquila y con peso, de las grandes ma ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ecos de la cuenta

¿Porqué la molestia de tal diario? Debido a que se acordó incorporar nuevas inversiones que habrían obligado a retrasar la presentación de las ofertas, pero sin mencionar que esas obras tienen como obj ...
+VER MÁS
#Ciudad

A propósito de una autopista, se le aclara al diario El Mercurio

La seguridad pública y la justicia no solo se logran con la represión del delito sino también con prevención y la protección de los derechos de los ciudadanos
+VER MÁS
#Justicia

Cuenta pública 2024: un compromiso en justicia, seguridad social y derechos humanos