La falacia de la inmigración como causal de delito - El Quinto Poder
#Ciudadanía

La falacia de la inmigración como causal de delito

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La inmigración de ninguna forma constituye por si sola causal de delito. Si insistimos, por el contrario, en el “sentido común” de algunos y otros, el único resultado posible, como lo comprueba la cotidianeidad, será mayor violencia en su forma de discriminación y racismo frente al inmigrante.

Los lamentables enfrentamientos entre connacionales en la plaza de armas de Santiago y Arica, producto del fallo de la Corte Internacional de Justicia, dejaron entrever lo peor de la sociedad chilena: el racismo. Para cada quien, la violencia étnica en contra del inmigrante en general y el peruano en particular, será postura cultural marginal, focalizado en algunos pocos chilenos. Sin embargo, se podría esgrimir en forma válida, que la discriminación dirigida al extranjero suele ser tácita. En la cotidianeidad, sin estímulos de por medio, se retrotrae; basta, por el contrario, un estímulo determinado con costos asociados para concretarla en la acción. De este modo, emergen relaciones antojadizas del inmigrante con la inseguridad pública, en las formas de criminalidad contra las personas y la propiedad. Ese sujeto externo es depositario de la prostitución, tráfico de drogas, robo, hurto, homicidio y sensación de inseguridad, entre otros.

En definitiva, se establece una correlación causal entre inmigración e inseguridad pública. En otras palabras, que a mayor o menor cantidad de inmigrantes, mayor o menor delincuencia asociada. Los inmigrantes presentarían una incidencia delictiva significativa en relación a la población nacional.

Un primer antecedente. Según el Censo 2012 – consideremos sus datos, en lo que a población total se refiere, de manera relativa pero como punto de referencia válido-, del total de la población nacional, esto es poco más de 16.500.000 de habitantes, el 2,4% corresponde a extranjeros. Desagregado y en orden decreciente los inmigrantes proceden de Perú, Argentina, Colombia, Bolivia y Ecuador. Al 2013, se contabilizaron 398.251 extranjeros residentes, según estadísticas de la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (2013). Chile fue el país que más creció por concepto de inmigración a nivel sudamericano desde 1990, año en el cual solo se contabilizaron 107.501 extranjeros en suelo nacional.

La procedencia y origen étnico de la población penitenciaria de un determinado país es uno de los argumentos utilizados para justificar lo que se supone es una relación causal entre inmigración e inseguridad. De este modo, si una proporción de origen étnico externa privada de libertad  sobrepasa la media de aquellos nacionales en igualdad de condiciones, se demostraría que los inmigrantes tendrían una incidencia delictiva importante (Herrera – Lasso y Artola, 2011).

Algunos pensarían que en países donde los procesos migratorios están intrínsecamente ligados al tema de seguridad nacional, pública o fronteriza, según sea la óptica de la autoridad competente en materia de políticas públicas, como es el caso de Estados Unidos y su problemática, infundada por cierto, respecto de la “ola café” (Huntington, 2004), la población carcelaria inmigrante sería igual, superior o, por lo bajo, significativa respecto de la nacional. Sin embargo, la realidad pareciera no converger con esta pretensión. No habría causalidad entre la inmigración, inclusive ilegal, y los índices de criminalidad en la potencia mundial. Un estudio publicado por la American Immigration Law Foundation demuestra que la tasa de encarcelamiento es cinco veces mayor entre estadounidenses que entre extranjeros.

La situación chilena viene a corroborar esto. En base a datos presentados por los organismos de orden, seguridad y justicia, sintetizados en una presentación del Centro de Estudios de Derecho Penal de la Universidad de Talca (Salinero, 2012), el promedio de detenidos extranjeros en ínfimo. Según estadísticas de Carabineros,  en el período 2006 – 2011 el número de detenidos extranjeros fue de 6.700 con un índice promedio de 1,3% en relación al total de detenidos. Para la Policía de Investigaciones, el promedio fue de 3,131 detenidos con un índice promedio de 4,5% en el mismo período de tiempo. La Defensoría Penal Pública consigna que entre 2008 y 2012, el índice promedio de imputados fue de 9,7% (1.575) del total de ingresos extranjeros.  Finalmente, Gendarmería de Chile revela que la población penitenciaria inmigrante alcanzó un promedio para el período 2002 – 2012 de 4% respecto del total.

Tal como formulan Herrera – Lasso y Artola,  no existe evidencia empírica alguna que demuestre que la inmigración en general represente o haya representado un riesgo per se o una amenaza para la seguridad pública de los Estados.

Ahora bien, la inmigración puede tener correlación causal con la inseguridad pública de manera directa, si y solo si los inmigrantes que llegan a Chile son prófugos de la justicia o, de otro modo, son personas cuyo propósito explicito es delinquir (Swing, 2012). Un ejemplo es el crimen organizado transnacional en su figura particular de narcotráfico o trata de personas.  A partir de lo que se deprende de las encuestas de victimización de mayor importancia o continuidad temporal (Paz Ciudadana –  Adimark y ENUSC) y de las agencias policiales nacionales, esta modalidad delictiva no se ha desarrollado en Chile, al menos a la escala de los países del triángulo norte (El Salvador, Guatemala y Honduras). El proceso inmigratorio en si mismo de ningún modo constituye una amenaza a la seguridad.

Por otra parte, existe una relación causal entre inmigración e inseguridad pública en su manera indirecta mediante una variable intermedia. Esto es, si a la falacia causal ya mencionada –inmigración conlleva inseguridad–  agregamos esta variable adicional, en efecto, la inmigración podría traer consecuencias negativas en la seguridad urbana objetiva y subjetiva de ciudadanos nacionales y extranjeros. Esta tercera variable clave corresponde a la vulnerabilidad socioeconómica.

Antes de seguir, consideremos los siguientes datos. Las zonas de residencia de personas nacidas en el extranjero según país de nacimiento son la comuna de Santiago para argentinos y ecuatorianos; zona sur para colombianos; zona oriente para europeos y estadounidenses; y zona norte para peruanos (CASEN 2009). En esta línea, las comunas del norponiente de Santiago son las que concentran mayor presencia peruana: Independencia, Estación Central, Recoleta, Lo Prado y Quilicura. Si esta información la cruzamos con la tipología tradicional utilizada para clasificar la sociedad en grupos socioeconómicos, encontraremos que estas comunas se ubican en los segmentos C3 y D, es decir, un nivel socioeconómico medio bajo.

Las comunas del sur, surponiente y norponiente comparten, de manera relativa según el territorio particular que se trate, ciertas variables socioeconómicas, a saber: pobreza, trabajo e ingreso precario, desigualdad, desempleo y segregación residencial. Tomando en cuenta, como ya se dijo,  que estos sectores son el destino de gran parte de inmigrantes que recalan a territorio nacional, a excepción de europeos y norteamericanos,  no es extraño por tanto concluir que tanto chilenos como extranjeros son susceptibles a ser cooptados por las dinámicas delictivas que desde estos contextos de precariedad brotan.

La relación causal entre inmigración (A) e inseguridad (B), como aquella entre pobreza (A) y delincuencia (B) son sencillamente falacias. Por el contrario, agregar una tercera variable (C) – socioeconómica – sería el criterio indicado para explicar el porqué de la incidencia delictiva del inmigrante y del chileno que habita en contextos de precariedad. Una explicación plausible en esta línea, mínimo, consideraría tres (o más) variables y no solo dos.

Hasta aquí, el panorama realista de los hechos se aclara un poco, a la vez que se aleja del “sentido común” de ese prototipo de chileno discriminador en determinadas coyunturas y a partir de ciertos estímulos. Empero, y según el Informe Regional de Derechos Humanos 2013 – 2014 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (2013), las variables socioeconómicas –ingreso, pobreza, desigualdad y empleo– causarían conductas delictivas solo de manera relativa y no en términos absolutos como a primeras la lógica podría establecer. Las variables de índole socioeconómica serían necesarias pero no suficientes. Existiría otro factor determinante, derivado del elemento socioeconómico, en el inicio y desarrollo de la actividad criminal y violenta en contextos de pobreza: la capacidad de consumo. Pero primero veamos las causalidades que el mencionado informe cuestiona. Estas son:

a. El ingreso precario es causa de actividad delictiva: Entre países con un ingreso promedio de US$5.000 – 10.000, el 25% de ellos tiene tasas de homicidio por sobre 10 cada 100.000 habitantes. En países con un ingreso promedio menor a US$5.000, solo un 13% tiene altas tasas de crímenes mortales (2013; 17)

b. Altos niveles de pobreza provocan altos niveles de delincuencia: Tanto Honduras como El Salvador tienen altos niveles de pobreza con altas tasas de homicidio; Bolivia y Paraguay, en semejantes condiciones de pobreza, tienen las tasas más bajas de la región en lo que a homicidio se refiere (2013; 17).

c. La desigualdad provoca delito y violencia: La disminución de la desigualdad no ha reflejado una disminución en el delito y violencia. Teniendo Costa Rica y Paraguay un coeficiente de Gini de 0.51,  este posee una tasa de robo de 18 por cada 100.000 habitantes mientras que aquel una de 975 cada 100.000 habitantes (2013; 19).

d. Menores niveles de desocupación causan niveles bajos de delito: La correlación es baja. La mayoría de los internos en reclusión (60% para Chile) trabajaban al mismo tiempo que delinquían. El robo se constituía como una actividad generadora de ingresos complementaria y no sustituta (2013; 22).

A manera de síntesis, y como muchos estudios lo avalan, queda desmentida, por una parte, la causalidad inmigración-inseguridad y, por otra, pobreza–delincuencia. A la vez, los puntos enumerados plantean empíricamente la posibilidad que la variable socioeconómica entendida en su conjunto, esto es en su forma multidimensional, sería la causal de delito. Pero además, se incluiría la capacidad de consumo como elemento relevante.

Este elemento de consumo da origen al delito aspiracional (PNUD, 2013). Este se constituye por una divergencia entre las expectativas de consumo ampliadas en el último tiempo en diferentes sectores sociales y una falta de desarrollo y estancamiento en la movilidad intergeneracional –el origen económico y social de los padres y el entorno social donde se nace definen el futuro-  del individuo: “la capacidad de consumir se convierte en un factor clave en la percepción sobe la condición social”.

En resumidas cuentas, la inmigración de ninguna forma constituye por si sola causal de delito. Si insistimos, por el contrario, en el “sentido común” de algunos y otros,  el único resultado posible, como lo comprueba la cotidianeidad, será mayor violencia en su forma de discriminación y racismo frente al inmigrante. En esta línea estaremos contribuyendo a la segregación étnica, territorial y social con sus consecuencias para la vida y expectativas de los involucrados.

———-

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

28 de enero

Comparto plenamente tu punto de vista. Chile no posee política migratoria, si miramos hacia el lado Argentina tiene unas de las mejores del mundo, no nos costaría mucho imitar un buen ejemplo de un país vecino que comparte algunas características con nuestro país. Mientras los medios sigan estigmatizando y relacionando a la población extranjera con delitos, y no se materialice una política migratoria sólida seguiremos tal, y quizás peor a como estamos ahora

erwin

29 de septiembre

en el 2011 fui a stgo por un tema de trabajo … a lo lejos se veía un negrito dando vuelta, este años 2016 viaje por temas de un concierto… y me encontré con una cantidad de inmigrantes increíble… se ve la despreocupación del gobierno por temas de inmigración, y el bajo control del mismo, no es racismo simplemente se vela delincuencia que ha aportado este grupo de inmigrantes al país, y la vista gorda que hacen los políticos del gobierno de la nueva mayoría en el afán de caerles bien a toda latino américa por integración de sud america, como si eso les importara a los demás países, principalmente no me interesa… ese cuento de caerles bien a todos…. como chileno no estoy de acuerdo con tanta inmigración.

Gonzalo

23 de noviembre

No soy estadista ni mucho menos, soy un ciudadano común, pero me interesa el tema migratorio. Usted dice: “en el período 2006 – 2011 el número de detenidos extranjeros fue de 6.700 con un índice promedio de 1,3% en relación al total de detenidos”. Tengo una consulta. Es obvio que el índice de delitos cometidos por extranjeros en Chile tiene que ser mucho menor que al de chilenos, debido a que el porcentaje de extranjeros en Chile es tan solo del 2,4% de la población total. Sin embargo, en Chile hay alrededor de 46.000 presos, que equivaldría como al 0,27 % de la población total. Si en Chile hay alrededor de 410.000 extranjeros, 6.700 detenidos equivaldría al 1,59% de la población total del país. ¿Eso no querría decir que, proporcionalmente hablando con respecto a la población total del país, hay más extranjeros detenidos en Chile? Es decir, que el porcentaje de extranjeros que cometen delitos en Chile es más alto que el de los propios chilenos. Me gustaría saber que tan cierto es esto. Gracias.

Alejandro Berrios P

29 de noviembre

Expresar este sólido argumento en términos resumidos, simples orientado a la comprensión suscinta de la gran mayoría, pasa a convertirse en tarea fundamental para poder desmentir el slogan manipulador que utilizarán algunos políticos de cara a las próximas elecciones en referencia a la inmigración y apelando a la xenofobia de algunos…

30 de noviembre

Queda claro que resulta equivocado justificar la necesidad de restringir con el agumento de que parte importante de los inmigrantes resultan ser delincuentes, sin embargo la razón por la cual la inmigración debiera ser mucho mas acotada y restringida de lo que actualmente es en Chile, radica en su efecto destructivo de ingresos para los chilenos mas vulnerables y esto último es lo que efectivamente genera mas delincuencia.
Nadie podría negar que cuando la mano de obra sobra, los sueldos bajan y cuando la mano de obra escasea los sueldos suben, por lo que la inmigración de personas no calificadas agrava el peor problema que tiene Chile, esto es la inequidad en la distribución de su riqueza.

Allan Rossi

01 de diciembre

Demasiado largo el artículo, no pude leerlo entero. La inmigración en sí misma no es causal de aumento del delito, es cierto, pero tampoco debemos cerrar los ojos y creernos el mejor pais para recibir inmigrantes. Chile es un pais pobre, no industrializado y con pocos recursos naturales. El inmigrante por definición es una persona que no tiene o no tuvo oportunidad en su país, por tanto, viene a lo que sea, a sobrevivir. El autor de este artículo no puede negar que hay muchos delincuentes extranjeros y más aún colombianos y que al que se pille delinquiendo debe ser expulsado inmediatamente.

10 de diciembre

Está claro que nadie delinque por ser inmigrante. El delincuente de bajo nivel ( no hablamos acá del que es inversionista internacional, gran estafador, ladrón de recursos naturales, etc) delinque porque es pobre, marginado de los sistemas de protección social, marginado de la educación y porque es parte de los sectores que quedan al margen del reparto de la enorme riqueza que produce Chile.
El problema es que gran parte de los inmigrantes, especialmente de los inmigrantes ilegales (o “irregulares” como se les ha llamado), son justamente personas pobres, marginados de los sistemas de protección social, marginados de la educación y, por supuesto, marginados de mecanismos de acceso igualitario (como casi todos los chilenos) a las enormes riquezas que produce nuestro país.
Por tanto, o les damos protección social, educación , salud y otros etc. a todos los que lleguen, para que no sean abusados económicamente por nuestros empresarios (grandes o chicos, a todos les gusta tener mano de obra casi esclava ) o regularizamos su ingreso a cifras que sean posibles de manejar en un rango humano decente. Respecto del inmigrante legal, DEBEMOS hacerlo, porque cumplió con todos los requisitos que le pusimos. ¿Debemos hacer lo mismo por el inmigrante ilegal, que entró pasando la frontera pagándole a un delincuente (un “coyote”) o diciendo que venía como turista y luego se quedó?
¿Tenemos capacidad para hacernos cargo de los problemas económicos y sociales de estos seres humanos?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La protección de los derechos humanos y la protección del planeta son dos caras de la misma lucha. El cambio climático exacerbará las desigualdades existentes.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los países ricos no pueden seguir fingiendo que el Cambio Climático no los afecta

Con lo poco que poseen y con lo mucho que se desarrollan, “no importa la sala de clases, lo que importa es el libro que lees”, me dijeron.
+VER MÁS
#Sociedad

Alamar, descripción de una comuna Cubana.

Contar con una mayoría electoral y parlamentaria es condición necesaria, pero en ningún caso suficiente para emprender un programa de reformas que aspirasen a alterar las bases sobre las cuales se susten ...
+VER MÁS
#Internacional

Recordando el ocaso de la Primavera de Praga

La idea de un Museo de la Democracia, donde los ciudadanos podamos ver como han evolucionado los primeros postulados en Atenas sería interesante
+VER MÁS
#Política

Izquierda y democracia

Popular

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

El mundo civil carece de normas para controlar los montos y procedimientos que se siguen en la compra de armas, es decir, la industria de la muerte sigue un principio del Neoliberalismo que es la “desregu ...
+VER MÁS
#Política

¿Le sirve a Chile mantener un gran ejército?