#Ciudadanía

El poder sanador del gobierno de Piñera

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Sanar “consiste en aprender a conocernos a nosotros mismos, internamente y externamente, reconociendo las funciones de nuestro cuerpo biológicamente y espiritualmente de cada órgano, de cada parte de nuestro cuerpo, aprender a respirar, comer sanamente, escuchar y ver atentamente los mensajes que nos está enviando constantemente nuestro cuerpo, desde el interior y el exterior”. Esta es la definición que encontré por azar en Internet, mientras buscaba material para mi tesis.
 
Los cuerpos humanos se pueden sanar después de un arduo trabajo, cuya empresa se calibra y ajusta respecto a la magnitud del daño. Lo mismo sucede en la actualidad con lo que estamos viendo respecto al “organismo ciudadano”.
 
Lacerantes silencios guardados en pos de optar por el mal menor, reiteradas esperanzas alentadas para probar que los “parches curadores” que permitirían al modelo neoliberal retardar la gangrena del paciente, han fallado.
 
La alfombra está en la cúspide de un cerro de polvo que se ha procurado cubrir, las alcantarillas revientan por frustración, la verdad indesmentible se toma las calles, las escuelas, las fábricas, las ciudades. La red esparce información en formatos amigables dando significado, repartiendo conocimiento, como una gran represa que estalla y no se puede contener.
 
La derecha se descoloca, se llena de muletillas que no tienen audiencia, da palos de ciego, porque no sabe cómo avanzar, porque fue arrogante y no respondió a lo que prometió, porque ser Presidente no es lo mismo que ser Gerente General.
 
La Concertación, a través de la prensa y en el fragor de las movilizaciones, empieza a repartir la torta municipal. Con el cuchillo afilado establece las tajadas. No decepcionan, poco y nada se espera de ellos y ellas. A esta altura da igual.
 
Pero la ciudadanía despierta del letargo, abre un ojo luego el otro, las redes sociales empiezan a activar el movimiento cardiaco, le vuelve el color y el alma al cuerpo. Ya no le basta con el ofrecimiento de la clase política: “les vamos a resolver el problema”. La ciudadanía se quiere sentar en la mesa, quiere ser parte de la decisión. Es que el cobre es de ella y no son los poderosos los que tienen la última palabra para decidir en qué se gasta o no los recursos que solo a ella debiera beneficiar. Es que la cosa ya no es solo como el señorito dice.
 
La ciudadanía limpió la garganta de los residuos dejado por los acuerdos mal paridos y no se calla, porque sabe que tiene razón.
 
Boaventura de Sousa Santos señala que se requiere de una dimensión especial de la justicia, aquella que denomina justicia cognitiva, que está ligada con la comprensión que quienes ejercen el poder tienen y deben integrar y validar las reflexiones y demandas que levantan aquellos a quienes han silenciado a través de la fuerza o a través de los mecanismos que han excluido a la ciudadanía de hacer llegar su palabra a quienes les gobiernan.
 
No se puede tapar el sol con un dedo, se debe reconocer que las “cañerías” parlamentarias y del ejecutivo están podridas y oxidadas, y que el torrente ciudadano necesariamente tenderá a salirse de los cursos que hasta ahora los han normado.
 
En este sentido, el gobierno de Piñera ha sido sanador, porque es muy difícil que una ciudadanía que presenta claros signos de mejoría y sanación, vuelva nuevamente a la UTI. La ciudadanía goza de buena salud y guste a quien le guste, ya no hay vuelta atrás.
 
* Erika Silva es miembro de la Comisión de Redes Sociales de la Asamblea de Investigadores en Postgrado de la Universidad de Chile y miembro de la Comisión de Educación de los Padres y Apoderados del Liceo 1
—————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El intelectual contribuye a la toma de conciencia de la función histórica de la clase de la cual depende, pero a la vez entrega los elementos para que esta clase ejercite su hegemonía.
+VER MÁS
#Política

Gramsci y los intelectuales

¿Cuándo normalizamos pretender que hombres del mundo privado de una determinada área mejorarán la gestión del mundo público de esa misma competitiva área?
+VER MÁS
#Salud

Jaime Mañalich, el Gerente General ´en pausa`

Las miradas cortoplacistas de las izquierdas peleándose la coyuntura de una absurda autenticidad hegemónica, no dan el ancho en el inquietante panorama actual de regresión política,  global y local.
+VER MÁS
#Política

La ´izquierda boba`: el caso español (y chileno)

Sala Cuna (No) Universal
+VER MÁS
#Género

Proyecto de Ley de Sala Cuna ¿Universal?

Popular

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

En el momento que se comienza a pensar y usar su propia inteligencia en busca del libre albedrío, te vuelves peligroso para el sistema; peligroso para esas personas que están en el poder
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pensamientos desde el fondo de la estupidez global

No debe ser fácil para quienes creen ser dueños de la realidad y lo “posible”, que una vez más sea una política comunista la que venga a demostrar que no puede haber “consenso” cuando hay cierta ...
+VER MÁS
#Política

Camila Vallejo, la gran pesadilla de Piñera