#Ciudadanía

El poder sanador del gobierno de Piñera

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Sanar “consiste en aprender a conocernos a nosotros mismos, internamente y externamente, reconociendo las funciones de nuestro cuerpo biológicamente y espiritualmente de cada órgano, de cada parte de nuestro cuerpo, aprender a respirar, comer sanamente, escuchar y ver atentamente los mensajes que nos está enviando constantemente nuestro cuerpo, desde el interior y el exterior”. Esta es la definición que encontré por azar en Internet, mientras buscaba material para mi tesis.
 
Los cuerpos humanos se pueden sanar después de un arduo trabajo, cuya empresa se calibra y ajusta respecto a la magnitud del daño. Lo mismo sucede en la actualidad con lo que estamos viendo respecto al “organismo ciudadano”.
 
Lacerantes silencios guardados en pos de optar por el mal menor, reiteradas esperanzas alentadas para probar que los “parches curadores” que permitirían al modelo neoliberal retardar la gangrena del paciente, han fallado.
 
La alfombra está en la cúspide de un cerro de polvo que se ha procurado cubrir, las alcantarillas revientan por frustración, la verdad indesmentible se toma las calles, las escuelas, las fábricas, las ciudades. La red esparce información en formatos amigables dando significado, repartiendo conocimiento, como una gran represa que estalla y no se puede contener.
 
La derecha se descoloca, se llena de muletillas que no tienen audiencia, da palos de ciego, porque no sabe cómo avanzar, porque fue arrogante y no respondió a lo que prometió, porque ser Presidente no es lo mismo que ser Gerente General.
 
La Concertación, a través de la prensa y en el fragor de las movilizaciones, empieza a repartir la torta municipal. Con el cuchillo afilado establece las tajadas. No decepcionan, poco y nada se espera de ellos y ellas. A esta altura da igual.
 
Pero la ciudadanía despierta del letargo, abre un ojo luego el otro, las redes sociales empiezan a activar el movimiento cardiaco, le vuelve el color y el alma al cuerpo. Ya no le basta con el ofrecimiento de la clase política: “les vamos a resolver el problema”. La ciudadanía se quiere sentar en la mesa, quiere ser parte de la decisión. Es que el cobre es de ella y no son los poderosos los que tienen la última palabra para decidir en qué se gasta o no los recursos que solo a ella debiera beneficiar. Es que la cosa ya no es solo como el señorito dice.
 
La ciudadanía limpió la garganta de los residuos dejado por los acuerdos mal paridos y no se calla, porque sabe que tiene razón.
 
Boaventura de Sousa Santos señala que se requiere de una dimensión especial de la justicia, aquella que denomina justicia cognitiva, que está ligada con la comprensión que quienes ejercen el poder tienen y deben integrar y validar las reflexiones y demandas que levantan aquellos a quienes han silenciado a través de la fuerza o a través de los mecanismos que han excluido a la ciudadanía de hacer llegar su palabra a quienes les gobiernan.
 
No se puede tapar el sol con un dedo, se debe reconocer que las “cañerías” parlamentarias y del ejecutivo están podridas y oxidadas, y que el torrente ciudadano necesariamente tenderá a salirse de los cursos que hasta ahora los han normado.
 
En este sentido, el gobierno de Piñera ha sido sanador, porque es muy difícil que una ciudadanía que presenta claros signos de mejoría y sanación, vuelva nuevamente a la UTI. La ciudadanía goza de buena salud y guste a quien le guste, ya no hay vuelta atrás.
 
* Erika Silva es miembro de la Comisión de Redes Sociales de la Asamblea de Investigadores en Postgrado de la Universidad de Chile y miembro de la Comisión de Educación de los Padres y Apoderados del Liceo 1
—————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President